30 años investigando sobre arquitectura

30 años investigando sobre arquitectura



La Fundación Universitaria San Pablo CEU ha hecho entrega del XXII Premio Ángel Herrera a la Mejor Labor de Investigación en el Área de Arquitectura e Ingeniería al catedrático de Composición Arquitectónica de la Universidad CEU San Pablo y académico de número de la Real Academia de Doctores de España, Pablo Campos Calvo-Sotelo. Este premio busca reconocer la labor del catedrático Campos por sus 30 años de dedicación investigadora a la Arquitectura de la Educación.

El trabajo galardonado, “Arquitectura, Urbanismo y Educación: hacia una dimensión didáctica del espacio”, es fruto de investigaciones teóricas y praxis proyectual y propone el paradigma del “Campus Didáctico”: una herramienta teórico-práctica, estructurada en 18 principios, llamados a optimizar el diseño de los “Espacios del Saber”. De comprometida vocación proactiva, los 18 principios se constituyen en expresión de transversalidad, coordinándose para incrementar la sensibilidad de los lugares donde se produzca el trascendental proceso formativo.

El encargado de hacer entrega del premio ha sido el catedrático de Proyectos de la Escuela de Arquitectura de Madrid, Premio de Arquitectura Española Internacional 2015 y Doctor Honoris Causa por la Universidad CEU San Pablo, Alberto Campo Baeza.

Arquitectura de la Educación, un campo al que dedicarle la vida

El reconocimiento del XXII Premio Ángel Herrera se ha centrado en la experiencia in situ de más de 500 campus de todo el mundo, dos Tesis Doctorales y una veintena de diseños de complejos docentes que ha llevado a cabo Pablo Campos Calvo-Sotelo. Así, este galardón, reconoce además dos publicaciones científicas del catedrático; una en la revista Space and Culture ‘The Spatial–Experiential Archetype of the “Quad”: Project Design Interpretations in New Campuses’ y en AULA-Revista de Pedagogía de la Universidad de Salamanca, titulado ‘La optimización del aprendizaje en la Universidad a través de su Arquitectura: planificación, escala humana y comunidad vivencial’ .

Tal y como expone en su trabajo Campos, la calidad de la Educación está vinculada con la calidad de su Arquitectura, la cual que contribuye activamente a optimizar la formación humana. La misión última de las instituciones docentes es la formación integral de la persona. Para alcanzarla, necesitan un cuerpo urbanístico-arquitectónico cualificado; pero debe adquirir una virtud “didáctica” añadida: transmitir valores per se, aumentando el potencial educativo y creando ambientes que despierten bienestar psicológico y sentimiento de pertenencia.

XXII Premios Ángel Herrera

En el acto también se han entregado los XXII Premios Ángel Herrera a la Mejor Labor de Investigación en las Áreas de ‘Ciencias Experimentales’ y ‘Humanidades y Ciencias Sociales’, así como en las categorías de ‘Solidaridad’, ‘Ética y Valores’, ‘Innovación Pedagógica y Didáctica’ y ‘Alumni CEU’.

Los Premios Ángel Herrera nacieron en 1997 con la intención de reconocer la labor social, docente e investigadora de personas o grupos pertenecientes a los diferentes centros del CEU. Sin embargo, desde su XX edición, se ha querido premiar también la labor de personas e instituciones que han destacado por su contribución a la mejora de la sociedad y la promoción del bien común.


Compartir