80 historias personales para lograr ‘300 días de vacaciones al año’


Fruto de su trabajo Fin de Máster, Jorge Serr y Jorge Gil presentaron hace unos días en la Universidad de Almería su libro ‘300 días de vacaciones al año: el autoempleo del S. XXI’. Una publicación con cerca de 400 páginas en las que estos dos jóvenes recogen todo lo que han aprendido con sus propias vivencias empresariales y sus aventuras en visitas a más de 30 países, y las han plasmado junto con más de 80 entrevistas realizadas a personas que han sabido convertir sus hobbies y talentos en sus medios de vida.

Y es que, pese a su juventud, 28 y 29 años respectivamente, ambos tienen una dilatada experiencia en la creación y puesta en marcha de proyectos y coordinación de equipos humanos y han llegado a la madurez profesional. Al igual que algunos de los entrevistados, pues han sabido aprovechar las ventajas que ofrece el S. XXI en comunicación y transporte para disfrutar, en la medida de lo posible, de una vida de éxito obteniendo un excelente equilibro entre tiempo libre e ingresos. De este modo, con este libro cuentan experiencias de personas que han alcanzado el éxito profesional partiendo de cero y ahora disfrutan de su pasión día a día.

José Ángel Aznar, director de su trabajo de Fin de Máster, fue el encargado de presentar el acto y en su intervención señalaba que la perseverancia de Joser Serr, que a pesar de que seis profesores rechazaron dirigir su idea, no tiró la toalla y continuó con lo que tenía en mente y que ha dado como resultado este libro; calificaba este libro de “oportuno, necesario y útil”. Además, hacía autocrítica sobre la falta de preparación tanto de las universidades como de la sociedad para transmitir “las herramientas necesarias para ser emprendedores”.

Por su parte, sus autores defienden que el autoempleo es más sencillo de lo que se puede llegar a imaginar. Aseguran que las pautas para trabajar para uno mismo se pueden aprender, igual que se aprende a nadar o a montar en bicicleta. Algo que en España cuesta entender, no tanto como en otros países a los que se ve a los emprendedores “como auténticos héroes”, apuntaba Jorge Gil, ingeniero Industrial que ha apoyado a su amigo en este proyecto aportando su conocimiento sobre finanzas.

A lo largo de su trabajo, han visto cómo los sistemas educativos se centran “en la lógica matemática y la verbal lingüística”; dejando de lado las aptitudes emocionales, a su juicio, necesarias para cualquier emprendedor. Por ello Jorge Serr, licenciado en INEF, señalaba tres cosas que ayudan a ser un buen emprendedor:

“La primera es viajar. Cuando viajas te das cuenta de cosas que pasan en otras ciudades que no pasan en la tuya”.

En segundo lugar apuesta por “observar a los mejores”, y en tercer lugar por la actividad física porque “trabaja el lado derecho del cerebro, el de la creatividad, y la creatividad nos permite conocernos a nosotros mismos, saber qué nos gusta”. Algo imprescindible para llegar a los ‘300 días de vacaciones’ que proponen con su libro, el cual les llevó alrededor de dos años tener listo para salir al mercado.

De este modo, a través de sus vivencias y palabras, los autores ofrecen a jóvenes de entre 18 y 35 años, con ganas de emprender, las claves para disfrutar de un autoempleo que les permita vivir constantemente como si estuvieran de vacaciones; haciendo lo que les gusta y ganando dinero por ello. Una alternativa a trabajar para otras personas 8 horas al día durante 11 meses al año.

Además en su libro, disponible en las librerías Picasso, Nobel, Bibabuk y a través de Amazon o El Corte Inglés, enseñan a lanzar lo que denominan “minas de oro”. Concepto que se traduciría como proyectos autosostenibles que requieren de una inversión inicial mínima de tiempo y de dinero y que ofrecen una rentabilidad posterior “eterna”, otorgando un equilibro entre ingresos anuales y tiempo libre.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *