La adolescencia, una etapa no tan mala

La adolescencia, una etapa no tan mala


La adolescencia se suele asociar con una etapa de rebeldía y de malestar general, donde las preocupaciones se tornan retos y la incomprensión envuelve a los jóvenes en su camino a la vida adulta. Pero no todo es negativo en esta etapa, así lo ha revelado un estudio de la Universidad de Córdoba que expone como ser adolescente es compatible con sentirse bien, con estar satisfecho con el contexto en el que se vive y con las relaciones personales.

El estudio, realizado por las investigadoras de la UCO Rosario Ortega Ruiz, Carmen Viejo y Mercedes Gómez López, presenta un instrumento de medición, bajo el paradigma teórico de la psicología positiva, que analiza los niveles de bienestar psicológico de los adolescentes andaluces. Las posibilidades estadísticas que ofrece esta nueva herramienta han sido publicadas recientemente en la revista International Journal of Environmental Research and Public Health, con la que se desvela que los adolescentes tienen un nivel alto de bienestar y no son los eternos rebeldes.

Tal y como señalan las investigadoras, ya existían instrumentos para “medir el bienestar” de las personas adultas, pero era necesario adaptarlas a las necesidades y realidades de los adolescentes. La visión científica del estudio se crea de este modo combinando diferentes variables para delimitar el complejo fenómeno objeto de estudio que puede llegar a ser la adolescencia.

investigadoreas sobre adolescencia en la uco

Las investigadoras de la UCO Rosario Ortega Ruiz, Carmen Viejo y Mercedes Gómez López

Una herramienta para ‘medir la adolescencia’

El avance de este estudio se basa en el instrumento de medición del ‘bienestar’ en la adolescencia, el cual ha permitido obtener los resultados que defiendan las conclusiones. Para llevar a cabo el estudio se ha tenido en cuenta una muestra de 1590 adolescentes andaluces, de los que el 51% eran chicas, con edades comprendidas entre los 13 y los 19 años. 

Las dimensiones que configuran el ‘bienestar’, según el estudio de la UCO, serían la autoaceptación, las relaciones interpersonales, la autonomía y capacidad para tomar decisiones, y el desarrollo vital, es decir, el sentido que el adolescente da a su vida y la autopercepción del entorno y del futuro. De este modo se pudo configurar un cuestionario con 20 ítems validado estadísticamente y reconocido científicamente por sus propiedades psicométricas. Al ser un cuestionario de formato corto, esta herramienta permitirá valorar el nivel de bienestar de los y las adolescentes y medirlo en relación con variables como las relaciones de pareja, el éxito personal o el consumo de drogas, entre otros ejemplos.

Los resultados finales concluyen, tal y como expone la investigadora Mercedes Gómez, que los adolescentes “tienen un nivel de bienestar alto, una percepción positiva de sí mismos y de sus relaciones sociales, y son capaces de controlar su comportamiento y de tomar decisiones importantes”. Una postura que choca con la idea general de frustración y malestar vital, posición que no deja de lado la defensa de la argumentación que señala como los jóvenes se enfrentan a numerosos cambios y riesgos presentes en la sociedad y es un “periodo vital de transición a la adultez muy positivo, con muchas potencialidades”.

Gracias a este estudio y a la herramienta creada se podrá avanzar en el desarrollo de nuevas investigaciones, no sólo para equipos de investigación del país, sino también a nivel internacional y con estudios cross-culturales, comprobando, por ejemplo, si el bienestar es entendido de la misma manera por los adolescentes en diferentes lugares y culturas.


Compartir