“Hay que hacer ver que el feminismo no es otra cosa que igualdad y que ser homosexual no es un delito”

“Hay que hacer ver que el feminismo no es otra cosa que igualdad y que ser homosexual no es un delito”


El amor libre y la libertad en todos los sentidos son los temas que llevan por bandera ‘Al óleo’, la ópera prima de Pablo Lavado. Protagonizada por Sarah Benavente, José Pastor y Jesús Moya, la película se encuentra en la sección oficial fuera de concurso Málaga Premiere del Festival de Cine de Málaga. Graduado en Arte Dramático por la ESAD, con 23 años, Lavado estudia actualmente el Máster en Creación Audiovisual y Artes Escénicas de la UMA. Aunque ha realizado otros proyectos audiovisuales, como varios videoclips o anuncios para marcas como Bruce Devin, ‘Al óleo’ es su primer largometraje. Para acercanos a este primer film hablamos con su autor sobre las ideas que le han llevado a realizar este proyecto.

¿De dónde surge la historia de la película? 

Nace de cómo yo imagino que hubiera sido la vida de mi madre, si hubiera decidido estudiar lo que le gustaba, que era Bellas Artes. Es la historia de ella si hubiera nacido en esta época. Mi madre dice mucho “yo no debería haber nacido cuando nací, tendría que haber nacido ahora”. Ella aún no ha visto la película, pero creo que llorará.

¿Qué quiere reivindicar con la historia? 

Queremos reivindicar el amor libre y la libertad absoluta. Tratando temas como el machismo, el feminismo, el amor LGBTI o el amor familiar. Cómo, por ejemplo, todos nos encontramos situaciones difíciles ante nuestros padres y tenemos que contextualizarlos. Los padres necesitan un proceso de aceptación cuando de repente se encuentran con que un hijo les dice que es gay, o que una hija empieza a reivindicar el feminismo. No es malo que unos padres necesiten un mes para asimilar ciertas cosas. Lo que no puede ser es que se estanquen en la realidad con la que ellos crecieron.

¿Siempre pensó en Sarah, José y Jesús como protagonistas de la película? 

Soy muy de trabajar con lo que tengo y, a partir de saber los ingredientes con los que cuento, montar la historia. Sí es verdad que desde un primer momento el personaje de Sarah lo vi para la protagonista, ya que tiene un aire parecido a mi madre. José Pastor también lo tenía en mente para el personaje. A Jesús es al que en el proceso de casting encontré casi de forma aleatoria. Sin ellos la historia hubiera sido muy diferente. Los actores han sido los que le han dado ese “punto justo de sal” que necesitaba la película. La esencia que le han dado al personaje, es cosa suya.

Ha sido su primera vez en un largometraje, ¿cómo lo definiría?

Maravilloso. Lo he vivido con una ilusión brutal. Todo lo que me está pasando ahora mismo aún no me lo creo. Han sido muchas horas de trabajo, de coche, de rodaje, de no dormir, de llamadas y preocupaciones… Pero todo con satisfacción. Todo lo he hecho con ganas, no hay ninguna parte del proceso de la película que lo haya hecho por hacer, siempre con la máxima ilusión. Todo porque creo que el mensaje que quiere transmitir la película debe ser escuchado por la máxima cantidad de personas posibles.

Es una película con un presupuesto pequeño y trabajada con gente muy joven, ¿la hace esto especial?

El ingrediente principal para que la película haya salido adelante ha sido el empeño, la ilusión y las
ganas que le ha puesto el equipo entero. Fue un rodaje de muy poquito tiempo. Sí es verdad que con un presupuesto mayor hubiera sido, quizás, una película con mejor calidad técnica, pero ya no sería ‘Al óleo’. Nos hemos centrado en contar la historia, en las miradas, en las pausas, en cómo los personajes viven desde dentro lo que no se dice pero está ocurriendo.

Habiendo alcanzado ya al Festival de Málaga, ¿Quiere llegar más lejos con ‘Al óleo’? 

Cuanta más vida tenga la película mejor. No por su calidad técnica, sino por lo que cuenta y lo que quiere transmitir. Tiene conversaciones un poco chocantes, porque he buscado la naturalidad de una familia de campo de toda la vida. Cuantas más personas puedan ver que el feminismo no es otra cosa que igualdad, que ser homosexual no es delito y que un padre y un hijo se pueden dar un abrazo y decirse te quiero no es algo malo, mucho mejor.

Además, sigue con sus estudios en el Máster en Creación Audiovisual y Artes Escénicas de la UMA ¿Cómo lo compagina todo?

Lo hago con pocas horas de sueño. Pero también es verdad que lo que estoy aprendiendo, y la oportunidad que la Universidad de Málaga me da, lo estoy aprovechando para ver nuevas vías de comunicar. Aunque no lo use de forma literal, lo puedo introducir para transmitir de otra forma.

Respecto a su formación como actor, ¿alguna vez se ha planteado dirigirse a si mismo?

Es algo que sí que he pensado, ya que soy actor. Por su puesto, me veo dirigiéndome, pero para ‘Al óleo’ no lo he visto compatible. Me requería tanto esfuerzo y energía emocional dirigir la película que hubiera sido imposible. Aún así, no lo descarto para alguna que otra cinta.

¿Qué le diría a una persona de su misma edad que se encuentre en la misma situación?

Le diría que nada es imposible. Haz lo que puedas con lo que tengas con todo tu amor y todas tus ganas. Son los ingredientes perfectos. Nunca te quedes con la duda de ¿y si hubiera hecho esto? No considero que hayas ideas buenas o malas. Pienso que cada idea es como un color. Hay colores para todos e ideas para todos. El arte necesita más guerreros, luchar por lo que quieres y por tus sueños.


Compartir