Analizan cómo afectan los terremotos a los emplazamientos con centrales nucleares


La Universidad de Jaén participa en la actualización de la caracterización sísmica de los emplazamientos de las centrales nucleares españolas. El proyecto Seismic Characterization of NPP sites in Spain tiene por objeto analizar y valorar la peligrosidad asociada al movimiento del suelo producido por los terremotos en aquellos lugares donde hay ubicadas centrales nucleares. Concretamente será el profesor José Antonio Peláez, responsable del grupo de investigación Riesgo Sísmico y Tectónica Activa de la UJA, quien participe como asesor científico-técnico en la actualización de este tipo de datos.

Este proyecto nace como consecuencia de la decisión del Consejo de Seguridad Nuclear de actualizar la peligrosidad sísmica de las centrales nucleares de Almaraz I y II, Ascó I y II, Cofrentes, Santa María de Garoña, Trillo y Vandellós II. Peláez explica que el trabajo se dividirá en dos fases. Una primera en la que se recopilará y analizará toda la información sismotectónica de interés, a partir de la cual se elaborará una detallada base de datos. En esta fase se recopilará toda la información disponible hasta este momento, y si se considera necesario, se realizarán estudios ex profeso de tipo geológico o geotécnico. En la segunda fase se llevará a cabo un análisis probabilístico de la peligrosidad sísmica utilizando los datos disponibles y siguiendo las directrices de la International Atomic Energy Agency.

El trabajo del profesor tiene, en este sentido, dos objetivos, por un lado la revisión técnica de los datos, modelos y métodos utilizados, cuidando que todas las decisiones técnicas estén adecuadamente justificadas y documentadas. Y por otro, la revisión del proceso en sí mismo, asegurando que el proyecto sigue las directrices propias de una evaluación de estas características. En los últimos años, terremotos importantes han afectado a las centrales nucleares de diversos países, como es el caso de Japón. Los más importantes han sido los de Niigata-ken Chuetsu-oki en 2007 y el de Tohoku-oki en 2011. El investigador de la Universidad de Jaén señala que es fundamental incluir la información obtenida en estos casos recientes en las futuras revisiones de la evaluación de la peligrosidad sísmica en este tipo de infraestructuras.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *