AppTC Moverse, una aplicación web con origen multidisciplinar

AppTC Moverse, una aplicación web con origen multidisciplinar


Dos estudiantes de la Universidad Pablo de Olavide, bajo la supervisión de profesores del Departamento de Deporte e Informática, han desarrollado la aplicación web AppTC Moverse, destinada a formantar los hábitos saludables en el entorno laboral. Esta aplicación es resultado de una tarea colaborativa que han llevado a cabo en la elaboración de sus respectivos Trabajos Fin de Grado.

La creación del proyecto destaca por su multidisciplinariedad, siendo la primera vez que en la UPO se unen un estudiante del Grado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, Adán González, y un alumno del Grado en Ingeniería Informática en Sistemas de Información, Joaquín Roiz, para redactar y presentar sus proyectos finales de carrera. Con este proyecto se ha podido estudiar así un mismo tema desde las diferentes perspectivas de estudiantes de diversas ramas de conocimiento.

En palabras de Adán González “proyectos como este fomentan la interdisciplinariedad, el emprendimiento, el rodearte de personas de carreras diferentes y aprender de su sector, la creación de importantes proyectos o la conjunción de distintos puntos de vista. Este es ser el ideal de Universidad”. Por su parte, Joaquín Roiz expone que “la colaboración entre ramas diferentes para llegar a un objetivo común es algo realmente enriquecedor. Ambas partes hemos podido aprender continuamente uno del otro, gracias al buen ambiente y espíritu de equipo que hemos mantenido”.

Ambos alumnos coinciden además en la idea de que con la vinculación de diferentes materias se puede proporcionar un abanico más amplio de conocimientos para el futuro laboral y personal del estudiante. “Otro de los aspectos positivos que vemos es que estamos ante un acercamiento al entorno laboral, donde cada experto de áreas diferentes aporta su conocimiento en un trabajo que necesita de colaboración interdisciplinar”, subraya Joaquín Roiz.

En este sentido, los estudiantes resaltan como una de las funciones de la Universidad, que es la transferencia de conocimiento para la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos, manteniendo que “me quedo con la satisfacción de realizar un TFG de muchísimo valor para la sociedad, que es al fin y al cabo lo que busca el estudiante, hacer algo que tenga una repercusión social”, declara Adán González.

Tanto los profesores como los estudiantes implicados en este proyecto consideran que este es el primer paso para futuras colaboraciones, incluso con otras facultades de esta universidad.

Un proyecto multidisciplinario

Este trabajo multidisciplinar es fruto de la especial asociación que se da en el Departamento  de Deporte e Informática, al que pertenecen la profesora de la Facultad de Ciencias del Deporte, África Calvo, tutora de Adán González, y el profesor de la Escuela Politécnica Superior, Roberto Ruiz, tutor de Joaquín Roiz.

Por su parte, Roberto Ruiz señala como “hace algo más de un año, en un Consejo de Departamento donde se aprobó la renovación de un contrato 83 LOU de la profesora África Calvo relacionado con estilos de vida, fue cuando empezamos a hablar y decidimos mantener una reunión para ver opciones de colaboración. África colaboraba desde hacía años con la empresa Acerinox relacionada con ‘salud laboral’, y yo, por otro lado, junto con alumnos internos, había escogido ‘estilos de vida’ como tema para practicar con la aplicación de técnicas de inteligencia artificial”.

Y así, ambos profesores pusieron en contacto a los estudiantes. Joaquín Roiz comenzó a trabajar entonces en un sistema de recomendación inteligente para estilos de vida saludables, que sirve de herramienta al TFG de Adán González, que focaliza su tarea en la actividad física desarrollando una batería de ejercicios con el objetivo de mejorar la calidad de vida de los trabajadores. 

Los resultados del trabajo conjunto se presentan en la app AppTC Moverse, donde se proyecta una batería de ejercicios integrada en un sistema de información web que ofrece la posibilidad de gestionar patologías tratables por parte de los monitores, ejercicios físicos a efectuar, así como la planificación y seguimiento individualizado. Además, se aporta un sistema experto que da soporte al profesional, recomendando una serie de ejercicios a realizar por el trabajador según el perfil patológico al que pertenezca. “La aplicación móvil guía las sesiones de entrenamiento de los trabajadores, donde se marca inicio, fin y nivel de desarrollo, que supone una retroalimentación del sistema para la mejora del modelo de recomendación en la toma de decisiones futuras”, explica Joaquín Roiz.


Compartir