“La mayoría de nuestros jóvenes no se ha enfrentado a la frustración y tienen miedo al fracaso”

“La mayoría de nuestros jóvenes no se ha enfrentado a la frustración y tienen miedo al fracaso”


Pedro Santamaría, psicopedagogo coordinador de los seminarios del Colegio Profesional de la Educación, persigue el objetivo de conseguir ‘aulas felices’. Un nuevo tipo de aula en el que familia, alumnos y profesores han de trabajar en equipo. Ese será el tema de su charla titulada ‘La Felicidad en el Aula’ que impartirá el próximo 4 de marzo en el Speaker Corner del Salón Internacional de Postgrado y Formación Continua. Antes de que de comienzo su intervención Santamaría ofrece algunas claves para conseguir esas aulas felices.

¿Qué son y cómo conseguir aulas felices?

¿Tenemos en España Aulas Felices?
Claro que tenemos aulas felices. Lo que es más importante, tenemos profesores y alumnos con valores muy positivos que son los generadores de la felicidad en las clases. Cada vez más, las investigaciones sobre educación introducen las emociones en el aula como factor imprescindible a la hora de mejorar la calidad del proceso de enseñanza-aprendizaje. Eso si, hay que ser conscientes de que los docentes tienen que tener optimismo e ilusión. Para que así se puedan seguir generando mentes predispuestas a aprender no solo la lección del día sino también valores colectivos de generosidad. Es muy importante y, siempre insisto en los cursos programados sobre la Felicidad en el Aula: hay que “cuidar” a los profesores.

¿Qué papel han de desarrollar profesores y alumnos para alcanzar la felicidad en el aula?

El profesor, y aquí incluyo a los equipos directivos escolares, son imprescindibles para conseguir aulas felices. Motivación, afectividad, predisposición, inteligencia emocional… estas son algunas herramientas que se deben activar en el aula para conseguir nuestro objetivo, que no es otro que el de crear un ambiente positivo en los colegios. Así, los alumnos estarán más predispuestos a participar, a ayudar a sus compañeros y a aprender, porque los alumnos detectan la aptitud con la que los maestros se desenvuelven en las clases y estos son receptivos a sus estímulos.

¿Desempeñan los familiares del alumnado algún papel?

Los escolares de hoy tienen unas necesidades específicas derivadas de los cambios sociales, sobretodo los que se han producido en el entorno familiar. Efectivamente la familia juega un papel importante pero no en el entorno escolar sino en el hogar. La familia debe inculcar valores positivos a sus hijos: de compañerismo, de responsabilidad, de respeto al profesor… con esas transmisiones todo más fácil cuando llegan al aula. Es verdad que debido a los cambios sociales y familiares los alumnos llegan a las aulas con alguna que otra carencia y por eso el profesor tiene que estar fuerte, y motivado día a día y saber que cuenta con el apoyo del equipo directivo y de sus compañeros para saber manejar las situaciones más complejas de la mejor forma posible.

El funcionamiento de las aulas felices

¿Cómo es el funcionamiento de un aula feliz?

En un aula feliz el profesor tiene que formar con sus alumnos un gran equipo.  Es verdad que se empieza trabajando con un ‘grupo’, pero el objetivo es crear un gran equipo en donde se sepan aprovechar las capacidades de unos y de otros. El docente es la autoridad dentro de la clase. Tiene que ser el líder, el que guía al grupo que finalmente será su equipo.  Es como crear una ‘familia educativa’. Introducir atención a la diversidad, métodos de enseñanza ajustados a las edades, diferenciación de los estilos de aprendizaje y las inteligencias múltiples.

¿Cómo se puede motivar a los alumnos para alcanzar este aula?

Fomentar la imaginación y la creatividad desde la infancia es un buen camino para ir modelando jóvenes preparados para el futuro, adolescentes motivados y con iniciativa propia. El afecto es también uno de los ingredientes que hay que trabajar. Desde pequeños hay que ayudarles a tener interés por las cosas, utilizando la ilusión y el optimismo.

¿Cómo se puede combatir los problemas que acarrean las aulas hoy en día desde esta dinámica?

Uno de los grandes problemas que arrastran nuestros jóvenes es que la mayoría no se ha enfrentado a la frustración y tienen miedo al fracaso. No son conscientes de que el fracaso te hace aprender, te hace madurar; desde las aulas también tenemos que educarles a que sepan encajar los malos resultados y que ellos mismos sepan que con esfuerzo y sacrifico van a salir adelante.

El aula ideal

¿Cuál sería el profesor modelo de esta clase?

El profesor modelo para conseguir aulas felices es el que está a gusto consigo mismo, el que se respeta. El que guía al alumno en su aprendizaje. La felicidad es un estado interno y si estamos bien con nosotros mismos, a pesar de las dificultades, lograremos transmitir nuestro estado de ánimo positivo y motivador a los alumnos. Es verdad que todos tenemos nuestros días difíciles, pero cuando tenemos una reunión importante o una ponencia tenemos que dejar nuestras preocupaciones fuera. En el caso de los docentes, estos tienen que dejar sus miedos nada más cruzar la puerta de la clase e ir lo más predispuestos posibles a activar sus mentes.

¿Y el alumno?

El alumno debe saber respetar: respetarse a sí mismo, al profesor y a sus compañeros. Y debe saber que cuenta con el apoyo del profesor que es la persona que va a confiar en sus capacidades y en sus habilidades.

¿Este modelo a qué niveles educativos resulta válido?

Se puede introducir en cualquier nivel educativo.

¿La sociedad valora un entorno educativo feliz o en lo que se fija es únicamente en el resultado académico?

Más lo último. Nosotros trabajamos por la consecución de un entorno feliz de aprendizaje. Nos dirigimos al profesorado de una manera ilusionante y resaltando el espíritu emprendedor del profesor. La sociedad necesita estímulos positivos para crecer. A diario ya nos ‘bombardean’ con noticias negativas que ponen impedimentos a nuestros objetivos, a nuestros sueños. Llegando en muchas ocasiones a bloquear a nuestras mentes. Necesitamos gente positiva, gente con talento, gente que proponga, que no tenga miedo a equivocarse, que sepa debatir y dialogar; solo así lograremos el crecimiento social. Es verdad que el resultado académico es importante porque es una manera de valorar el rendimiento, pero hay que completar esas pruebas con las entrevistas personales, conocer de primera mano las motivaciones del alumno, sus habilidades y su capacidad para integrarse en equipos de trabajo.

Speaker Corner, un punto de encuentro

Su ponencia será el próximo día 4 ¿Con qué tipo de público le gustaría contar?

Me gustaría encontrarme con gente positiva, profesores en activo o futuros profesores que quieran contarnos su experiencia personal. Tanto si es positiva como si no, porque de los fallos también aprendemos. Gente que sea curiosa y que quiera conocer cómo poder conseguir alumnos: el perfil perfecto del docentes que la sociedad necesita. Maestros motivados y felices en su clase, que dialoguen, que se interesen por seguir aprendiendo y sobretodo que quiera pasar un rato agradable.

Para finalizar si pudiese ¿qué diría a los lectores para que acudiesen al Speaker Corner?

Me gustaría hacer un llamamiento a todos los profesores, órganos directivos, orientadores escolares… y en definitiva, a todos los que quieren seguir aprendiendo a crecer como profesionales. A los que no se rinden ante los imprevistos que pueden surgir en clase y al fin y al cabo quieren rodearse de alumnos felices y motivados ya que eso redunda en el propio estado de felicidad del docente.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *