La mitad de los estudiantes de la UCO solicitan beca MECD, que es denegada en el 35% de los casos

La mitad de los estudiantes de la UCO solicitan beca MECD, que es denegada en el 35% de los casos


“Los criterios de la beca MECD deberían ajustarse más a la realidad de cada titulación y controlar más la economía sumergida”, indica Ángel Beltrán, uno de los muchos estudiantes de la UCO que ha visto denegada su solicitud de beca en algunos cursos a lo largo de la carrera por no cumplir con los requisitos académicos.

La mitad de los alumnos de la UCO, que cuenta con una comunidad estudiantil cercana a los 18.000 estudiantes -unos 15.500 de Grado-, viene solicitando la beca MECD del régimen general del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte en los últimos cursos, aunque esta beca es denegada en torno al 35% de los casos, ya sea por no cumplir los requisitos económicos o los requisitos académicos que cada año viene estableciendo el Ministerio.

Así, y según datos facilitados por el Vicerrectorado de Estudiantes de la UCO que se muestran en la tabla adjunta, y a falta de datos concretos de solicitantes y concesiones de este año, unos 9.000 estudiantes vienen pidiendo beca MECD en los tres últimos cursos, oscilando entre el 64,79% y el 68,05% el porcentaje de becas concedidas. Es decir, entre el 35,21% y el 31,95% las denegadas.

En concreto, durante el pasado curso, de los 9.451 solicitantes, 6.432 obtuvieron este tipo de becas en la UCO, con una cuantía media recibida por alumno de 2.955 euros, incluida matrícula, según se desprende de los datos facilitados por esta universidad. No obstante, al hablar de esta media, hay que tener en cuenta que son muchos los alumnos que sólo reciben beca para la matrícula, unos 700 euros; mientras que otros pueden recibir la máxima, unos 5.000 euros.

En todo caso, y de los poco más de 19 millones de euros que recibieron los citados 6.432 estudiantes de la UCO el pasado curso; 4,1 millones de euros fueron en concepto de precios públicos (matrícula), que van directamente a las arcas de la universidad; mientras que 14,9 millones de euros fue la cantidad total que estos alumnos recibieron en sus bolsillos. Un incremento del 9,6% y del 14,75% en ambas partidas, respectivamente, en relación al curso anterior, según se señala desde la UCO.

Sin beca MECD

Cifras aparte, con el endurecimiento de los requisitos académicos para obtener beca MECD registrados en los últimos años, de elevación de nota media y/o de número de créditos aprobados necesarios para su concesión; desde el Consejo de Estudiantes de la UCO (CEU) vienen señalando la problemática a la que se enfrentan muchos alumnos que, cumpliendo los requisitos de umbral económico, se les deniega la beca por tema académico, cuando, por posibilidades económicas, necesitan verdaderamente la ayuda para poder seguir estudiando.

Para contribuir a paliar este problema, desde el CEU se ha aplaudido -y el propio vicerrector de Estudiantes de la UCO, Alfonso Zamorano, también resalta-, la puesta en marcha hace tres cursos de las denominadas becas solidarias de la UCO, dentro del Plan de Becas Propio de esta universidad.

De éstas, las becas solidarias de matrícula de Grado y Máster, y de transporte y alojamiento, intentan dar respuesta a aquellos alumnos que, cumpliendo los requisitos económicos fijados para la beca MECD, finalmente ven denegada su beca de régimen general. El pasado curso, de las 488 solicitudes de estas becas solidarias, fueron concedidas 211 de matrícula, por un montante total de 188.335 euros, y una media de 892 euros por beneficiario; y 118 de alojamiento y transporte, por 20.000 euros en total, con una media de 169 euros por estudiante. De las denegadas, el 87% no cumplía el requisito económico.

Becas propias vs ausencia de beca MECD

De igual manera, también la UCO cuenta con una línea de becas para casos en riesgo de exclusión social, que está abierta durante todo el curso y destinada exclusivamente a situaciones extremas.

“En cuanto a estas becas de exclusión social, el 80% de las solicitadas se concedió el pasado curso, atendiendo a análisis muy individualizados de la situacion socio-económica de cada unidad familiar y de cada estudiante”, indica Alfonso Zamorano.

Con todo, estas becas solidarias no pueden atender al 100% de los casos en los que el MECD deniega la beca por cuestiones académicas, por lo que la continuidad para poder seguir estudiando en la universidad se hace más complicada según qué casos.

Pérdida de la beca MECD

Casos como el de Ángel Beltrán Morillas, estudiante de quinto curso de Medicina en la UCO, procedente de Quesada (Jaén), y uno de los muchos estudiantes que, llegando con beca a la universidad, y cumpliendo su familia con los requisitos de umbral económico, ha visto denegada su solicitud de beca MECD de régimen general en algunos cursos por no cumplir con los requisitos académicos, al faltarle unos pocos créditos por aprobar para llegar al mínimo exigido.

Ángel Beltrán llegó a la UCO en el curso 2012-2013 con Matrícula de Honor, y por tanto con exención del pago de la matrícula, a la que se le sumó la beca MECD de residencia y la fija y variable por umbral económico. Sin embargo, en segundo curso la perdió por haber suspendido 2 asignaturas de 12 créditos; aunque en tercer curso volvió a recuperar la condición de becario del Ministerio; para volver a perderla en cuarto curso por otras dos asignaturas que representaban 18 créditos.

Ya en quinto curso este año ha vuelto a recuperar la beca MECD, -aunque este mismo mes ha tenido que alegar porque por error no ha recibido la ayuda de residencia que le corresponde-, pero con el citado recorrido en cuanto a becas se refiere afirma que no hubiera podido seguir estudiando en la universidad “sin el gran esfuerzo económico de mis padres”, a lo que se sumó el pasado curso el apoyo que también recibió mediante la concesión de una de las becas solidarias de matrícula de la UCO, por lo que pudo recuperar a finales de curso la matrícula abonada al principio.

Ángel Beltrán, en una de las aulas de la Facultad de Medicina y Enfermería de la UCO.

Ángel Beltrán, en una de las aulas de la Facultad de Medicina y Enfermería de la UCO.

A esto se le suma, además, que en los cursos en los que sí ha recibido beca general, señala que la cuantía, “aunque fundamental e importante, no cubre el 100% de los gastos“; ya que en su caso, al proceder de otra provincia, tiene que hacer frente, entre otros, a los gastos de alquiler en un piso compartido, manutención propia y los propios libros y materiales que requieren los estudios de Medicina, normalmente más costosos de media que en el caso de otras titulaciones de Grado.

Es por ello por lo que, atendiendo no sólo a su caso sino también al de otros compañeros, afirma que, junto a una mayor cuantía, también sería necesario que los criterios de la beca MECD se ajustaran “más a la realidad de cada titulación”, pues no todos los Grados tienen el mismo nivel de exigencia y la misma estructura de asignaturas y créditos. En su caso, recuerda que las dos asignaturas por las que perdió la beca en cuarto curso sumaban por sí solas 18 créditos.

De igual manera, y por encima de su caso concreto, señala que el Ministerio también debería tener en cuenta casuísticas concretas, como por ejemplo el hecho de que un estudiante haya estado enfermo durante un curso, y, al no aprobar, que no se le deniege la beca para el siguiente. “Y también un mayor control de la economía sumergida, porque en ocasiones se conceden becas a estudiantes que verdaderamente no la necesitan, porque sus familias presentan unos datos de renta que no son reales”.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *