Descubrimos la nueva biblioteca de la US, un espacio de grandes tesoros

Descubrimos la nueva biblioteca de la US, un espacio de grandes tesoros


La Universidad de Sevilla alberga tesoros ocultos. Hace unos meses conocíamos el traslado de los fondos de la Biblioteca General a la nueva Biblioteca Rector Antonio Machado y Núñez y salían a la luz las grandes reliquias bibliográficas que la Hispalense alberga en este nuevo espacio. Desde Aula Magna hablamos con Eduardo Peñalver, el “guardián” del Fondo Antiguo y Archivo Histórico de la US, una pieza clave en la labor que la Biblioteca realiza para la custodia de ejemplares de tanto valor como la Biblia de Gutenberg o el documento con dos firmas de Cervantes hallado en la institución hace un año. Peñalver nos ha abierto las puertas de una de las colecciones bibliográficas históricas más importantes de España con más de mil manuscritos, trescientos treinta y dos incunables, cerca de ocho mil libros del siglo XVI y aproximadamente treinta mil volúmenes de los siglos XVII a XIX.

Expedientes de limpieza y pureza de sangre

Traslado-de-la-biblioteca

La US ha trasladado este año sus fondos bibliográficos desde la Fábrica de Tabacos hasta la nueva biblioteca

El olor a libro antiguo impregna el nuevo depósito ordenado con estanterías repletas de facsímiles, boletines, prensa antigua y ejemplares entre los que predominan los libros religiosos, de oratoria sagrada o sermones. De asegurar las condiciones de conservación y  dar a conocer estos volúmenes se encarga Peñalver, que nos explica que estos libros deben estar a una temperatura adecuada, en torno a los 20 grados, y con un 48 o 50 por ciento de humedad.

Una parte de este fondo, compuesta por  joyas bibliográficas que son verdaderas piezas de museo, se encuentra custodiada en una cámara de seguridad. Con el permiso adecuado y justificación cualquier investigador de la comunidad universitaria puede acceder a los volúmenes que allí se encuentran.  Así, por ejemplo la Hispalense guarda con orgullo la Bula del Papa Julio II que autorizó la erección del Colegio Santa María de Jesús ( que constituye el origen de la Universidad de Sevilla) y  daba permiso a la institución para la enseñanza de Artes, Lógica, Filosofía, Teología, Derecho Canónico y Civil y Medicina. Además de esto, la US sigue custodiando las primeras constituciones del Colegio, actas de claustro o su primer libro de matrículas. Llaman bastante la atención los expedientes de limpieza y pureza de sangre por los que, a pesar de la negativa del fundador Rodrigo Fernández de Santaella (Maese Rodrigo), la institución solicitaba a los aspirantes a ingresar en ella su acreditación como “cristianos viejos” y la “no ascendencia morisca, judía o de personas de malas costumbres”. Peñalver nos explica que el aspirante debía rellenar un impreso y jurar “que estaba limpio” y el Colegio, antes de admitirle, mandaba a una comisión  que estudiase su situación. Estos expedientes comenzaron realizarse poco después de la muerte de Maese Rodrigo, en 1509, y se extendieron hasta después del siglo XIX por lo que son numerosos los ejemplos almacenados en el depósito.

Valiosos ejemplares

Entre la parte más valiosa del fondo destacan los manuscritos e incunables, libros impresos entre la invención de la imprenta y comienzos del siglo XVI. El ejemplar más  importante es la Biblia de Gunteberg, tomo considerado generalmente como el primer libro impreso. En España solo se tiene constancia de la existencia de este ejemplar del Nuevo Testamento en la Hispalense y de otro en la Universidad Pública de Burgos, donde se conserva el Antiguo Testamento. Además, la Universidad de Sevilla cuenta con un Brevarium Carmelitanum, un ejemplar único impreso sobre vitela, piel de la ternera no nata destinada sólo para ejemplares especiales.

Entre las colecciones destacadas se encuentran también la de los libros de mapas. Peñalver nos enseña uno de los primeros atlas existentes: El Theatro de la tierra universal, editado en 1588 por Abraham Ortelius, geógrafo oficial de Felipe II. Un mapamundi “muy bien hecho” de 1584 incluido en la obra muestra “el conocimiento del planeta tan curioso que tenían” ya que en esta época se creaban territorios en zonas desconocidas para compensar la masa terrestre.

Tomos de varios

Uno de los tipos de libros más abundantes y llamativos que también custodia la Biblioteca de la Universidad de Sevilla son los tomos de varios, obras que desde el punto de vista de impresión y calidad de papel no son destacadas pero si se observan desde la calidad patrimonial e histórica tienen gran interés y valor incalculable. Los tomos de varios recopilan juntas una serie de obras y que traen detrás la idea de “conservarlas mejor porque de no ser así serían difíciles de guardar”, destaca el encargado del Fondo Antiguo. Uno de los ejemplos puede ser el que contiene diversas relaciones de sucesos impresas en Sevilla:  “suelen ser ejemplares muy raros y muchas veces únicos”, decía Peñalver.

Importantes Donaciones

ejemplo-de-biblia-para-la-biblioteca

Biblia Vulgata

La Biblioteca de la Universidad de Sevilla nació en el mismo momento en el que se creó el Colegio de Santa María de Jesús  y estaba formada por los libros que allí dejó su fundador. A este núcleo original se fueron sumando donaciones de antiguos colegiales y profesores y  en el siglo XVIII se produjo una concesión importante del Cardenal Luis Antonio de Belluga y Moncada, que fue tan grande que hubo que hacer obras en el Colegio.

Más tarde, en 1770,  se produjo la expulsión de los jesuitas de España y en Sevilla la Universidad se quedó con el edificio de la Casa Profesa de la Compañía de Jesús y con sus bibliotecas, lo que supuso un aumento considerable de sus fondos. Además,  a principios del siglo XIX se incorporaron a la Biblioteca de la US todos los fondos de los conventos cerrados por la Desamortización de Mendizábal que, junto con los legados de las personas vinculadas a la historia de la ciudad (Luis y Santiafo Montoto, duque de Osuna, Antonio de Ulloa), han enriquecido el patrimonio bibliográfico de la Universidad de Sevilla.

Exposiciones Virtuales

La Biblioteca de la US inauguró hace menos de un mes ExpoBus, un espacio virtual de exposiciones con el objetivo de sacar a la luz sus importantes fondos. Gracias a este espacio expositivo la US permite adentrase, a través de la pantalla del ordenador, en sus numerosas colecciones.

Esta iniciativa se enmarca dentro del proyecto de creación de un Laboratorio para la Investigación en Patrimonio Documental y Bibliográfico, subvencionado por el Ministerio de Economía y Competitividad, el Fondo Europeo de Desarrollo Regional de la Unión Europea y la aportación de la propia universidad. El desarrollo de este espacio se ha realizado gracias a la aplicación OMEKA, que permitirá alojar además de las diversas exposiciones temáticas, otras actividades de difusión de la Biblioteca Universitaria.

Fuentes: Biblioteca de la US y Dirección de Comunicación (fotografías)


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *