Notable para las bibliotecas de la UCO, aunque la wifi sigue siendo asignatura pendiente

Notable para las bibliotecas de la UCO, aunque la wifi sigue siendo asignatura pendiente


Los estudiantes se muestran satisfechos, en líneas generales, con los fondos, recursos digitales, servicios e instalaciones de las distintas bibliotecas de la UCO y salas de estudio de esta universidad; aunque apuntan que la conexión disponible a internet y la red wifi, así como el número de tomas de corriente para enchufar portátiles y dispositivos móviles, sigue siendo la gran asignatura pendiente, salvo en las bibliotecas que han sido recientemente reformadas como las de la Facultad de Filosofía y Letras, y Medicina y Enfermería.

La biblioteca Maimónides.

La biblioteca Maimónides.

Así lo señalan el Consejo de Estudiantes (CEU) de la UCO y varios universitarios consultados, que coinciden en afirmar que el estado actual de las bibliotecas “es muy adecuado”, aunque también alertan de la masificación que se produce en época de exámenes, y que la UCO intenta paliar con su habitual calendario de aperturas extraordinarias.

Actualmente, la Biblioteca Universitaria de la UCO está formada por ocho bibliotecas y salas de estudio: la biblioteca general, ubicada en el campus de Rabanales; la biblioteca Maimónides, también en Rabanales, dirigida especialmente a los estudiantes de los Centros que se ubican en este campus (Ciencias, Veterinaria, Agrónomos y Politécnica); y otras seis bibliotecas en cada una de las Facultades restantes que forman la UCO (Medicina y Enfermería, Educación, Derecho y ADE, Filosofía y Letras, Ciencias del Trabajo y Politécnica de Belmez).

Servicios e instalaciones de las bibliotecas de la UCO

Por lo que respecta a los servicios bibliotecarios, instalaciones y fondos disponibles los alumnos consideran que son de notable. “Hay mucho material y las instalaciones son grandes y cómodas para estudiar”, sobre todo en la biblioteca Maimónides del campus de Rabanales -la más grande existente en la ciudad de Córdoba-, opinan José Manuel Jiménez y Julia Leyva, estudiantes de segundo de Química.

Desde la izq., Julia Leyva, Verónica González, José M. Jiménez y Fco. Miguel Pastor en bibliotecas.

Desde la izq., Julia Leyva, Verónica González, José M. Jiménez y Fco. Miguel Pastor.

Por su parte, Verónica González, también de Química; y Severiano Real, alumno del Máster de Ingeniería Agronómica, recuerdan los problemas de conexión a la red y la falta de enchufes, “que hace que en ocasiones tengamos que usar bases múltiples de enfuches y alargaderas triples”, sobre todo en época de exámenes.

Asimismo, la necesidad de mayor calefacción y, sobre todo, aire acondicionado en una ciudad como Córdoba también forma parte de las mejoras que apuntan los estudiantes, como señala Juan José Ruiz, ex alumno de Relaciones Laborales y Recursos Humanos y actualmente opositor que utiliza las bibliotecas de la UCO, y Francisco Miguel Pastor, estudiante en la Facultad de Ciencias.

Juan José Ruiz opina sobre las bibliotecas de la UCO.

Juan José Ruiz.

Severiano Real valora las bibliotecas de la UCO.

Severiano Real.

María Cuenca en bibliotecas.

María Cuenca.

En relación a la masificación que se suele registrar en época de exámenes, ésta varía según la biblioteca de cada Centro y las horas a las que se haga referencia, aunque, como afirma María Cuenca, de cuarto curso de Ingeniería Agroalimentaria y del Medio Rural, “a no ser que vengas a las siete de la mañana, a veces es difícil coger sitio, porque en exámenes las bibliotecas están siempre llenas, sobre todo la del campus de Rabanales“.

Las bibliotecas de la UCO, bien valoradas

No obstante, y como apunta el representante estudiantil de la Comisión de Bibliotecas del CEU, Francisco Javier Reina, el servicio de bibliotecas de la UCO está “muy bien valorado y se puede decir que los estudiantes estamos contentos”; aunque esta Comisión también ha trasladado este curso varias propuestas de mejora al vicerrector de Estudiantes, Alfonso Zamorano, del que depende este servicio.

Propuestas que, básicamente, se centran en tres aspectos: la reordenación del mobiliario en algunas salas, como en la de la Facultad de Ciencias de la Educación, “que permita instalar más puestos de lectura”; facilitar un cauce que permita al estudiantado “solicitar y recomendar nuevo material bibliográfico”; y conseguir una renovación de las infraestructuras en bibliotecas como la de Maimónides “en cuanto a puntos wifi y mesas con tomas de corriente”.

Peticiones en las bibliotecas de la UCO

Asimismo, los estudiantes de la UCO suelen realizar sus peticiones, reclamaciones y sugerencias respecto a las bibliotecas por diversos medios, bien a través de los consejos de estudiantes, o de forma directa e informal en las propias bibliotecas, aunque “de forma preferente” lo hacen a través de las redes sociales como Twitter y Facebook, como señala la directora de la Biblioteca Universitaria de la UCO, María del Carmen Liñán.

Carmen Liñán, directora de bibliotecas, junto al vicerrector Alfonso Zamorano.

Carmen Liñán junto al vicerrector Alfonso Zamorano.

Ya de manera más formal y por escrito, Liñán indica que las quejas o reclamaciones son pocas, y que apenas han llegado a la decena este curso.

A través de los consejos estudiantiles, “las peticiones se vinculan sobre todo a las aperturas extraordinarias”; mientras que las principales cuestiones que llegan de manera más informal a través de las redes o en persona suelen estar relacionadas con petición de información sobre servicios bibliotecarios, incidencias con préstamos, información bibliográfica y documental, asesoramiento sobre análisis bibliométrico, petición de adquisiciones y mejoras en instalaciones, “basicamente en cuestiones de calefacción y aire acondicionado”, explica Liñán.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *