Bicicletas eléctricas, autobuses, coches compartidos y otras formas sostenibles de bajar al campus

Bicicletas eléctricas, autobuses, coches compartidos y otras formas sostenibles de bajar al campus


La Universidad de Jaén hizo ayer entrega de 17 bicicletas eléctricas a los alumnos ganadores del concurso de ideas ‘Hack the city’. Esta iniciativa aspira a fomentar el uso de medios de transporte sostenibles y a estimular la conciencia medioambiental en la comunidad universitaria. En el concurso los alumnos debían presentar un proyecto de movilidad sostenible para el campus, y a los 17 mejores se les ha concedido una bici en préstamo durante todo el curso, además, antes del uno de mayo los ganadores expondrán la memoria de su proyecto y los responsables de los tres mejores trabajos pasarán a ser propietarios de la bicicleta en cuestión.

Las bicicletas son uno de los medios más limpios y de menor impacto ambiental para bajar al campus. Muchos de los estudiantes de la UJA señalan, en este aspecto, que lo peor de usar este medio en una ciudad como Jaén son las cuestas. Y es que, si bien es fácil bajar a Las Lagunillas en bici, ya que está en la parte más baja de la ciudad, volver a casa después de las clases suponer pedalear cuesta arriba. Las bicicletas eléctricas del concurso ‘Hack the city’ tienen un sistema de pedaleo asistido que facilita las subidas reduciendo el esfuerzo, pero este no es el caso de la mayoría de las personas que utilizan la bici para ir al campus.

“La accesibilidad del campus aunque no es mala podría mejorar, sigue bajando mucha gente en coche y aparcar a partir de las 9:30 cerca de la universidad es casi imposible”

El medio de transporte más utilizado por el alumnado universitario jiennense, no obstante, es el autobús urbano. Concretamente son las líneas 4, 7, 9, 12, 14 y 17 las que hacen paradas en la universidad. Pero, ¿hasta qué punto su puntualidad está asegurada? José Chica, alumno de Historia del Arte, señala que  “hay varias líneas que bajan aquí pero me he encontrado muchos días con situaciones en las que durante 20 o 25 minutos no pasa ningún autobús y eso es un poco desesperante”, algo que sucede especialmente en los días de lluvia. En este sentido, Chica remarca que “creo que la accesibilidad del campus aunque no es mala podría mejorar, sigue bajando mucha gente en coche y aparcar a partir de las 9:30 cerca de la universidad es casi imposible, ojalá que eso pueda mejorar”.

Otra forma de reducir el número de vehículos particulares que se desplazan al campus a diario es compartir coche. Alumnos consultados por Aula Magna señalan que, además del uso de plataformas como ‘Blablacar’ o ‘Amovens’, lo más efectivo es ponerse de acuerdo con los compañeros de clase con los que se comparte horario para usar el mismo vehículo.

Por último está la opción más sencilla de todas, bajar caminando. Regina Ruiz es de México y llegó a Jaén en septiembre para cursar Ingeniería Industrial. “Jaén es una ciudad pequeña así que es posible ir y venir andando, yo vivo cerca de El Corte Inglés y tardo 15 minutos en llegar al campus, el autobús cuando lo he usado por lo general es rápido pero a veces he tenido que esperar hasta media hora, al final lo más rápido es ir andando”.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *