Blue Monday, ¿te sientes triste?

Blue Monday, ¿te sientes triste?


El tercer lunes de enero se le ha otorgado la curiosa cualidad de ser el “lunes más triste del año”. Bajo el nombre de Blue Monday el profesor en el Centre for Lifelong Learning, adjunto a la Universidad de Cardiff, Cliff Arnall, presentó en 2005 un ‘estudio’ en el que analizaba el por qué de este día tan triste.

La realidad de esta supuesta investigación, para nada científica, responde a una petición de agencia de relaciones públicas Porter Novelli, la cual trabajaba en una campaña de marketing para promocionar una agencia de viajes. De esta petición, nació una “ecuación matemática”, por la que se tenían en cuanta varios factores relacionados con las fechas y costumbres asociados a enero. Así, el Blue Monday surgió de las condiciones climáticas, el tiempo pasado desde las vacaciones de Navidad, la deuda que estas ocasionaros y los bajos niveles de motivación ante los propósitos de año nuevo, sumados todos ellos a las asociaciones negativas de los lunes.

La realidad es que ninguna teoría científica respalda esa fórmula ni la investigación, pues responde únicamente a una campaña de marketing que buscaba vender y promocionar paquetes de viajes. Ya en 2006, pocos años después de su aparición, el profesor de la Universidad de Oxford, Ben Goldacre, señalaba el “sin sentido” de la fórmula,  en la que “fallan incluso para tener sentido matemático en sus propios términos”.

Realidad frente a fraude

Tras tener en cuenta la falta de criterio científico del Blue Monday, sí se puede estudiar el declive psicológico que puede aparece tras las vacaciones y relacionado con cuestiones económicas. Enero se conoce como un mes en el que las deudas aumentan por los excesivos gastos de la Navidad. El clima más frío también puede afectar al estado psicológico, lo que no significa que el tercer lunes sea más frío o menos que el resto del mes.

Los lunes, como cualquier día de la semana, pueden ser deprimentes. Volver a la rutina es cuestión de actitud más que de ciencia y el uso que se le dio para crear el Blue Monday solo buscaba “vaciar bolsillos con compras de viajes”. Si estás triste lo mejor es cambiar la actitud y no echarle la culpa a la ciencia.

Consejos para “despertar un lunes”

Si tras conocer la historia del Blue Monday sigues manteniendo que el nivel de tristeza aumenta, puedes hacer uso de estos consejos para subir tu nivel de ánimo:

  • Descansa tus siete-ocho horas. Dormir y llegar al trabajo descansado ayuda a mantener una buena actitud. La falta de sueño puede acarrear trastornos psicológicos.
  • Un buen desayuno y una correcta alimentación hace que el día se haga más llevadero. Recuerda que el café despierta, pero también puede alterarte.
  • Actitud. Si piensa que todo va a salir mal ayudas a tu mente a confirmar todo lo negativo.

Recuerda que los lunes son solo un día de la semana, que aunque haya pasado el fin de semana se presentará otro y el trabajo no puede ser la excusa para no ser feliz. si después de todo sigues sintiendo que las matemáticas van en contra de tu felicidad, lo mejor es que consultes a un especialista.


Compartir