‘Boleros Imperfectos’, el grupo de dos profesores y un PAS de la UMA publica su primer disco


Hace años que Eduardo Retamero, PAS del Vicerrectorado de Estudiantes; Aniceto Murillo, catedrático de Álgebra, y Sebastián Escámez, profesor de Ciencia Política, decidieron emprender un ilusionante viaje en busca del camino hacia la felicidad, a base de música y muchas dosis de buen humor. Y lo hicieron los tres, junto a Leslie Sánchez y Maica Sosa, con el grupo Boleros Imperfectos.

Desde entonces han combinado sus respectivos trabajos en la UMA con los ensayos y las actuaciones musicales, que les han llevado a subir al escenario de más de un evento (como en la gala de la Noche de los Investigadores de la Universidad), y hace poco han dado un paso más allá, publicando su primer álbum, un disco “para reír y pensar” que, bajo el título de Palabras Mayores, está ya disponible en Spotify y que presentaron a finales de enero en la famosa sala La Cochera Cabaret de Málaga, ante un público expectante.

El camino hacia la felicidad es largo, tortuoso y lleno de señuelos que nos ofrecen parcelas de la misma a un módico (o no tan módico) precio. Una vez que nos encontramos cómodamente instalados en esa finca con vistas al paraíso comienzan a aparecer negros nubarrones que empañan el estado de nirvana que acabamos de alcanzar. En unas ocasiones en forma mensualidades de la hipoteca y, en otras, por un ansia incontrolable de ampliar las dimensiones de nuestra privilegiada propiedad y evitar el acceso a la misma del resto de mortales. Ansiedad de poseer y de aparentar que somos triunfadores, perfectos. Boleros Imperfectos, en una de sus actuaciones

Pero ellos explican que hay otro camino, imperfecto, como los boleros, pero mucho más divertido; menos tenso, pero más intenso. Esta senda comienza en nosotros mismos y se proyecta hacia los demás y consiste, en primer lugar, en aprender a reírse de uno mismo. Si se logra este primer paso estás en el camino de aceptarte tal cual eres, con tus virtudes y tus defectos. Reírte de tus errores y de las situaciones vergonzosas o negativas que te suceden es una de las maneras más efectivas para llegar a ser feliz.

Este es el camino que iniciaron, hace ahora seis años, cuatro maduritos y una madurita que, después de tan larga gestación, han dado a luz a su primer retoño, con cara de CD y con un nombre sugerente: Palabras mayores. En este tiempo el grupo ha ido creciendo desde un dúo a un quinteto y en la actualidad esta formado por Eduardo Retamero (voz, guitarra), líder y fundador; Leslie Sánchez (voz, congas); Maica Sosa (piano, acordeón, serrucho, coros); Aniceto Murillo (bajo, coros) y Sebastián Escámez, ‘El Tigre’, (percusiones, coros). Miembros del grupo Boleros Imperfectos

Eduardo, miembro del PAS en el vicerrectorado de Alumnos de la UMA, y Leslie formaron el dúo original, al que se sumaron en 2013 Maica, Aniceto y Sebastián, estos dos últimos, también son integrantes también de la comunidad universitaria. Aniceto Murillo es catedrático de Álgebra, Geometría y Topología y Sebastián Escámez es profesor de Ciencia Política. Puede parecer extraño que dos personas con este perfil se dediquen en sus ratos libres a la música y más a este tipo de música; pero ellos no ven ningún tipo de contradicción entre su dedicación docente y su faceta artística. Aniceto Murillo asegura que “las matemáticas también son muy divertidas”, mientras que Sebastián Escámez se justificaba asegurando que “la situación política es un cachondeo”.

Musicalmente, Boleros Imperfectos tocan casi todos los palos desde la milonga al swing, pasando por la bossa, el tango, la rumba, la música popular, el blues sucio y los inevitables boleros, aunque sean imperfectos. La variedad de ritmos y sonidos se ha ampliado con la entrada de Maica, Aniceto y Sebastián. Las letras, sin embargo, siguen siendo fieles al espíritu que animó su fundación, trazando el camino de la búsqueda de la felicidad a base de carcajadas, compartidas con un público cada vez más heterogéneo.

Una risa enfocada hacia sí mismos y sus circunstancias de maduros interesantes: la infidelidad, el paso del tiempo, la angustia adulta ante la performance sexual o el desafío que para la pareja representa la apretada agenda de la mujer de hoy. Todo ello trufado generosamente de sátira política y crítica social.

“Somos una especie de secta de sinvergüenzas”

En las actuaciones en vivo no se puede negar que Boleros Imperfectos se meten en su papel, bueno en el papel de los personajes de sus canciones: playboys venidos a menos, vendedores de enciclopedias de flamenco, sacerdotes con problemas conyugales, macarras conversos, lunáticos doctores, concejales ineptos e incluso urogallos en celo.

“Creo que nos hemos convertido en una especie de secta de sinvergüenzas…, en el mejor sentido de ambas palabras, que quede claro”, confiesa Sebastián Escámez, que añade: “eso nos hace a todos –a ellos y a su público– un poco más felices…y sin necesidad de pagar hipotecas”. A lo dicho por su compañero, Aniceto Murillo puntualiza que “en realidad cantamos a modo de autoayuda”, y que su objetivo no es otro que “provocar risa y, al mismo tiempo, animar a la reflexión”.

Tanto es así que su estilo se puede encuadrar dentro del llamado humor inteligente que cultivaron previamente algunos autores tan ilustres como Javier Krahe, Académica Palanca o Les Luthiers, quienes siempre han sido referentes en su trabajo. Un trabajo que, se acaba de plasmar en Palabras Mayores, su primer disco en el mercado. El disco tiene diez canciones y un tema extra, Pequeño Vals Malagueño, dedicado a los paisanos jóvenes que se han marchado fuera. Es la única canción que se sale de la tónica más gamberra del resto del disco.

Un disco muy malagueño

La fecha de lanzamiento del trabajo también es significativa, fue el pasado día 28 de diciembre, Día de los Inocentes, que es cuando se puso en Spotify. La presentación en sociedad se llevó a cabo el pasado 23 de enero en La Cochera Cabaret, en un concierto con masiva asistencia de público. El primer hijo digital de los Boleros Imperfectos es totalmente malagueño ya que se grabó entre julio y octubre en los montes de Málaga, en el estudio El Artesonao, bajo la dirección del músico y productor Miguel Olmedo. Carátula del disco Palabras Mayores

Para tan feliz alumbramiento contaron con la colaboración de magníficos instrumentistas –el músico de jazz Ricky Vivar, Manuel Esteban (guitarra clásica), José Luis Zambrana (vientos varios), David ‘Guajiro’ Pérez de Carvajal (tres cubano), José Antonio Montoya (batería), Miguel Olmedo (guitarras) y Javi Calleja (pandero de verdiales)– y con las voces de apoyo de Fernando Luigi, Rocío Delgado, Ana Devesa y Esther Pita.

En los créditos del disco, Boleros Imperfectos hace un pequeño homenaje a Moncho Alpuente, Javier Krahe y Daniel Rabinovich, de Les Luthiers, “que se nos fueron este año”.

“La verdad que ha sido un año duro para nosotros en lo sentimental ya que junto a la desaparición de estos ídolos nuestros también falleció un compañero entrañable de la Universidad, Julián Martínez Aramendía, que, además de ser una de las mejores personas que he conocido, fue quien me acercó a estos grupos con aquellas grabaciones tan pulcras con las que nos obsequiaba a los que tuvimos la suerte de conocerle”, explica Eduardo Retamero.  “Por eso una de las primeras cosas que he hecho es llevarle un disco a su viuda, Rocío, para que lo ponga en la estantería donde Juli guardaba sus músicas con la esperanza de que pueda escucharlo y le guste. Para mi sería un gran honor”, concluye.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *