Carlos Sánchez: “Estoy totalmente obsesionado con cubrir la oferta cultural de los más jóvenes”

Carlos Sánchez: “Estoy totalmente obsesionado con cubrir la oferta cultural de los más jóvenes”


A sus 33 años, Carlos Sánchez ha asumido el mando de la Concejalía de Educación, Cultura y Tradiciones del Ayuntamiento de Almería. Cargo al que ha llegado tras muchos años -comenzó a los 22 como asesor de Juventud– durante los que ha sido concejal de otras áreas “de rango duro” como Salud, Servicios Urbanos o Fomento, entre otras.

Una andadura profesional y vocacional tras estudiar Ciencias Políticas por la UNED, “lo cual es bastante más duro que en la presencial, vaya por delante” asegura, que le sitúa en “la mejor área” pues “en todas las concejalías donde he estado, siempre he dicho que para mi la más bonita es Cultura“, confiesa.

Un cambio de escenario que comenzó a fraguarse hace tiempo cuando Ramón Fernández-Pacheco, alcalde de la ciudad y con quien trabajó codo con codo cuando ambos eran concejales, le comentó que tenía “un perfil chulo” para cultura.

“Le dije que sería el tío más feliz del mundo en Cultura, porque es lo que me gusta”.

Así, desde hace menos de seis meses, Sánchez dirige un área en la que se requiere “mucha mano izquierda” para tratar con un personal muy amplio y variado (desde jurídicos hasta animadores culturales) y aunar la mentalidad creativa con la jurídica para ser capaces de “bichear” que se cuece fuera de Almería y crear un programa cultural “totalmente diferente” y que cubra las demandas de todos los públicos. Por ello, desde Aula Magna le preguntamos:

– ¿Qué es lo más difícil de su gestión y lo más agradecido?

Esta área es agradecida en todo, porque lo único que hace Cultura es vender positividad y buenas noticias, vende conciertos, actuaciones, actividades… Lo malo del área es que no puedes llegar a todo por las dificultades económicas, porque este es un área donde se gasta todo. Es un área en la que lo que tú eches aquí de dinero lo puedes gastar, porque la posibilidad cultural, musical, teatral… es tan grande que lo que tú te quieras gastar, te lo gastas. Yo te puedo garantizar que si el alcalde pone aquí 10 millones de euros, en una hora y media los hemos gastado en contratos.

– En ese sentido, a pesar del poco tiempo al cargo de Cultura, ¿qué proyecto considera su éxito personal?

Yo me siento satisfecho de muchas cosas, de otras no, pero por ejemplo hemos presentado el ‘Cooltural fest’, un festival nacional de música tipo ‘Weekend’, ‘Granada Sound’, ‘Dreambeach’, con el que vamos a entrar en ese circuito. Va a ser un festival que se va a celebrar en agosto en Almería, muy potente, con un cabeza de cartel potente, con grupos del panorama nacional muy buenos… y para un publico de 18 a 35 años.

Vale una pasta, vamos a hacer un esfuerzo económico tremendo, pero yo estoy totalmente obsesionado con cubrir la oferta cultural de los más jóvenes que, creo, en los últimos años la hemos tenido un poco más desatendida. Y estoy, además, obsesionado con que Almería capital entre en un circuito a nivel nacional de festivales. No puede ser que Adra esté en el Top10 con el ‘Juergas’, no puede ser que ‘Dreambeach’ esté en el Top10, que lo es, pero en Villaricos… Es decir, no puedo permitir que municipios de la provincia, a nivel de festival, estén por encima mía siendo yo la capital. Y eso es lo que quiero cambiar con este festival.

– ¿Cuándo y dónde será?

Lo vamos a hacer en el recinto ferial, voy a hacerlo coincidir con el primer fin de semana de Feria y te explico por qué. Yo el primer fin de semana de Feria lo tengo más flojo siempre, porque me solapa con Málaga, incluso tengo gente de Almería que se va a Málaga. Y lo que quiero es que sea al revés, que la gente de Málaga, como ya lleva una semana de Feria, el último fin de semana ya no se quede allí, y se venga aquí.

Son unas fechas, las del 17-18-19 de agosto aproximadamente, donde puedo solventar dos cosas: tener potente el primer fin de semana de Feria y cubrir una oferta en cuanto a festival que Almería no tiene. Porque tú hoy le preguntas a un joven de 18-20-24 años qué oferta cultural tiene Almería para ellos y entienden que no hay ninguna.

– Pero agosto queda muy lejos… ¿hay algo más preparado que quede más cerca?

Vamos a traer a Fito, pero no encaja en ese perfil. Es para un público de 30 y algo para arriba. Vamos a dar un concierto gratis de Lory Meyers en la playa, el 21 de junio. Allí vamos a meter cuatro o cinco mil universitarios, eso sí es para ellos.

Esa es la idea que tengo, fecha en la que ya hay gente en Almería, han terminado la universidad la mayoría y los estudiantes están aquí… respetando un poco esa programación estable que el Ayuntamiento tiene en cuanto a teatro y conciertos para un público determinado, lo que quiero es potenciar a los más jóvenes.

– Centrándonos en el público joven, había una Concejalía de Juventud pero se suprimió hace tiempo. ¿Cuál sería el motivo?

Hará un par de años o así que se suprimió. Cuando yo estaba ya en Juventud, te estoy hablando de hace 10 años, Juventud perdía sentido. Yo no soy partidario de las Concejalías de Juventud, pero es que tampoco lo era cuando tenía 22 años porque yo no quiero que me encasillen como joven a una Concejalía para que se haga un certamen de creación joven o una campaña de uso del condón.

Yo tengo que estar en todas las áreas, soy Asuntos Sociales, Medio Ambiente, Deportes, Vivienda, Emprendedor,… Las políticas de Juventud, como las de Mujer, son totalmente transversales. La Juventud es un concepto infinitamente más amplio que no puede estar en un área en concreto, bajo mi punto de vista.

– Si ‘Juventud’ es transversal en todas las áreas del Ayuntamiento, ¿podría decirme cuál es la inversión general en temas que atañen a los jóvenes?

Por poner una cifra, posiblemente sea más, de la programación cultural destinada a ese sector (menores de 35) casi un 25-30% de la programación va para ellos. Nosotros en cuanto a programación cultural vamos a tener este año 3,2 millones de euros, incluyendo Feria, Navidad,… toda la programación cultural, más la parte de inversiones, convenios…

Evidentemente vamos a destinar 3,2 millones a programación cultural, donde gran parte va a ir para los jóvenes… pero también existen las políticas de vivienda en VPO para gente joven; las de alquiler de viviendas abierta a todo el mundo, pero en especial a los jóvenes; políticas muy concretas para el tema del transporte urbano a los universitarios donde por 11,90 € tienen el servicio de autobús ilimitado al mes. Ahí te he nombrado área de Cultura, Urbanismo, y Seguridad y Movilidad… Te vas a cualquier concejalía… y ya si te vas a Deportes ni te cuento.

– Entonces, ¿en cuánto podríamos estar valorando todo?

Pues seguramente estaríamos en más de 1,5 millones de euros perfectamente. Posiblemente te esté dando un dato erróneo y me esté quedando corto, porque a nivel de Deportes yo no conozco el área pero sé que hay decenas de convenios con clubes deportivos juveniles donde anualmente se le dan entre 8-12 mil euros para ayudarles. Eso también es política de Juventud, se sobre entiende así.

Entonces, bueno no sería una barbaridad si decimos que el Ayuntamiento se puede gastar, directamente en jóvenes, 2 millones de euros perfectamente. Es muy difícil cuantificar, pero yo soy un gran defensor de que se consigue más así. Es decir, ¿qué alcalde le da a una Concejalía de Juventud 2 millones de euros? Ninguno, es imposible.

– Dentro de ese esfuerzo e inversión, ¿hay algún objetivo prioritario de cara al final de la legislatura?

En la Concejalía tenemos como gran proyecto la Biblioteca Central. De hecho, este año aparte de lo que ya llevamos gastado en su remodelación, que la vamos a terminar en los próximos meses, hemos conveniado con la Universidad de Almería porque tiene una biblioteca, la Nicolás Salmerón, que está premiada con varios premios a nivel nacional. Vamos a implantar el modelo de la Biblioteca de la UAL en la Biblioteca Central. De modo que ellos nos van a desarrollar un proyecto de implantación del sistema.

– ¿Cómo va a funcionar esa unión entre la Biblioteca Central y la Nicolás Salmerón?

Tú podrás coger un libro o documentación en la Biblioteca de la UAL y dejarlo en la Biblioteca Central, y viceversa. Como si fuesen bibliotecas hermanas, incluso a nivel de datos y de todo.

Vamos a trabajar conjuntamente, de manera que al estudiante le facilitará mucho porque muchos tienen que ir a la Universidad para entrar en sus ficheros digitales con el tema de las notas y demás. Con esto reduciremos hasta el tráfico, porque evitaremos que muchos universitarios que viven en la zona centro se tengan que desplazar; van a poder ir a la Biblioteca Central andando. Además, está estratégicamente tan bien situada que aglutina una zona de casi 100.000 habitantes.

– ¿Y en qué fase está el proyecto?

La idea es que la Biblioteca esté totalmente a pleno rendimiento a finales del 2018. Va a ser sin duda el eje central, el proyecto estrella del área de Cultura; y quizá está en el Top3 de los proyectos estrella de la corporación. Teniendo en cuenta que este proyecto, además, se inició siendo Ramón (el alcalde) concejal de Cultura… imagínate, es su perita en dulce, por decirlo de algún modo.

Date cuenta que sólo en equipamiento va a ir casi un millón de euros; no te hablo de fondos bibliográficos sino de mesas, sillas, tablets, etc. De hecho, otro proyecto que tenemos es que vamos a trabajar mucho digitalmente. Vamos a tener libros, pero vamos a trabajar sobre todo con el libro electrónico, con la digitalización,… y podemos convertir a la Biblioteca Central en, quizá, una de las punteras de España en cuanto a modernización.

– ¿Qué supondrá este nuevo espacio para la ciudad?

Nos va a permitir una doble cuestión. Por un lado llegar a la gente joven, pues hoy en día hay un déficit importante de salas de estudio en Almería. La gente no tiene donde estudiar, la Biblioteca Villaespesa se ha quedado pequeña, la Universidad también,… y nosotros vamos a solventar este problema con la Biblioteca Central.

Y por otro lado vamos a conseguir también con ese convenio que la Universidad de Almería llegue al centro de Almería. Parece que la Universidad es un ente que está ahí, y ellos están obsesionados -y a mi me parece muy lógico- en llegar al centro de Almería.

– La unión hace la fuerza…

Yo creo que la sinergia de fuerzas entre el Ayuntamiento y Universidad es buena. Además estamos teniendo varias reuniones para, incluso, proponer el promover la programación cultural del Ayuntamiento en el campus; o buscar la fórmula de crear un sistema en el que el universitario pueda comprar entradas de conciertos en la misma Universidad. Claro, eso que parece obvio, no se ha hecho hasta ahora… entonces es una manera también de acercar la actividad cultural a los más jóvenes.

– Hablando de colaboraciones Universidad-Ciudad, el viejo hospital provincial, en un futuro, podría ser sede de la UAL. ¿Qué supondría tener un trocito de la Universidad en pleno centro?

Se está trabajando sobre todo en que el Hospital Provincial se convierta en un gran cajón cultural. Es decir, sede también de la Universidad pero a la vez solventar otros déficits como locales de ensayo, zona de exposición,…

Creo que es una apuesta enorme, primero por lo que supone la rehabilitación del propio Hospital Provincial, que es una joya arquitectónica que está ahora mismo destrozada. Segundo, por lo que supone para el Casco Histórico.

Nosotros podemos hacer mucho esfuerzo en promover el Casco Histórico, pero si al final no tienes vida y ésta acaba en la zona a las 15 horas cuando se cierran las oficinas… tenemos un problema. Así, ese gran cajón cultural ayudaría por supuesto a que esa vida continuara, incluidos los fines de semana.

– ¿Se convertiría así en una ‘Casa de la Cultura’ o ‘de la Juventud’ que ahora mismo no existe?

Sí, no sé cómo lo enfocará la Diputación en cuanto al nombre, pero sí. Va a ser un gran cajón cultural. Date cuenta que el Hospital Provincial no es sólo un edificio, son cinco unidos entre si, y yo dudo que una vez se termine (dentro de unos años porque la inversión es enorme) en Andalucía, y me atrevería a decir que en gran parte de España, exista una concentración cultural en un edificio de esa magnitud, y en un sitio tan céntrico.

Tengo mis dudas, quitando Madrid, Barcelona o Bilbao… pero estamos hablando de que Almería tiene 200.000 habitantes. Nunca podemos perder la perspectiva de que Almería tiene las dimensiones de un barrio pequeñito de Madrid. Sin perder eso de perspectiva, creo que es una apuesta muy fuerte.

– Hablamos de ocio entre los jóvenes y, lamentablemente, en ocasiones las drogas están presentes. ¿Cuál es la línea de actuación del Ayuntamiento para trabajar en contra de las drogas y el alcohol?

Existe el plan ‘Almería contra las drogas’, se hace desde Asuntos Sociales todos los años, y se hace además a través de certámenes de creación audiovisuales. Se va premiando un poco en cuanto a la creación de vídeos contra las drogas y demás. Partiendo de la base de que eso es un tema de educación; no del Área, sino de educación de la persona, yo creo que al final es un tema donde las administraciones tenemos que trabajar.

– ¿Y desde casa?

Mira, aquí hay una cosa que puede no gustarle a la gente… pero es un tema de educación. ¿Quiere decir que es culpa de los padres? No, un hijo drogadicto no lo quiere nadie, ni ningún padre hace nada para que un hijo se drogue.

Pero creo que quizá, en cierto modo, este mundo va tan rápido que se están perdiendo ciertos… valores sociales. El tema de que el padre y la madre trabajen ha dado mucha libertad a que los adolescentes estén, si me permites la expresión, más sueltos… Pero claro, el problema es que si el padre o la madre no trabajan no puedes pagar la hipoteca y no puedes tener niños.

– Entonces…

Entonces hemos entrado en una pescadilla que se muerde la cola, donde yo creo que se nos está yendo un poco de las manos. Al final está cargándose toda la educación en los profesores… que no tienen que educar, los profesores enseñan. Y en los abuelos, que los pobres se pierden… no saben lo que es una tablet o similares y los niños ‘trolean’ a los abuelos que da gusto…

Y eso es un tema que es verdad que la Administración… mira, aunque pueda parecer que no tiene relación, con el tema de la conciliación laboral estoy convencido de que habría cifras que bajarían en cuanto al consumo de drogas, seguro.

– Y al margen de las drogas, que por suerte no afectan a todo el mundo, ¿cuál considera que es el principal problema de los jóvenes almerienses actualmente?

El empleo. No nos falta de nada en Almería, no nos falta vivienda, porque hay vivienda y barata… y si no vives con tus padres. Hay oferta cultural, hay clima y hay empleo… pero ¿qué empleo hay?

Yo me relaciono con empresarios agrícolas que me dicen ‘Carlos me falta gente, nadie quiere trabajar’. Y tengo amigos hosteleros que tienen bares y me dicen ‘no tengo, me falta un camarero y llevo dos semanas para contratar uno y no viene nadie. He puesto carteles, he llamado y no quieren trabajar’.

– Si hay empleo, ¿dónde está el problema?

Mi pregunta es, ¿quizá estemos creando una juventud sobre formada? ¿Hasta qué punto es bueno que tengamos dos carreras? ¿Hasta qué punto no asumimos que un tío con dos carreras tenga que ser camarero? ‘Cómo me voy a poner yo a poner tapas si soy licenciado en Derecho y en Sociología’… Ya, pero es que no hay nada. Entonces ‘la culpa es del sistema’…

No, a lo mejor es que nosotros no nos hemos adaptado como españoles a la realidad. Desde niños se nos mete en la cabeza que tenemos que estudiar en la Universidad… es que a lo mejor no es todo la Universidad. Está la Formación Profesional.

– ¿La llamada ‘titulitis’?

Mi abuelo siempre me decía ‘Carlos, tú de mayor que seas lo que quieras ser, pero el mejor’. Él lo decía, que intentase ser el mejor, ‘si eres camarero, el mejor camarero; si eres abogado, el mejor abogado; si eres barrendero, el mejor barrendero’. Pero nos han metido en que ya no vale ser el mejor en cualquier trabajo, es que tienes que ser más que tu primo, más que tu hermano… si tu hermano tiene una carrera, tú dos. Y si tu hermano tiene dos carreras, tú dos carreras y un máster.

Entonces estamos creando una sociedad sobre formada en educación, en títulos, que no en valores… y trabajo hay. Me van a perdonar, pero trabajo hay porque yo continuamente hablo con empresarios que me dicen ‘me falta gente’, pero la gente no quiere trabajar en un invernadero, ni quieren trabajar en un bar.

– Quizá con la unión de todos… El PP gobierna en minoría en el Ayuntamiento, ¿qué implicación tienen el resto de partidos con los jóvenes??

Yo llevo de concejal 6 años, camino de 7, y no le he oído ninguna propuesta de Juventud ni a IU, ni al PSOE ni a Ciudadanos nunca. Reitero, nunca ninguna para juventud.

– Debería ser un público vital para todos ya que las encuestas de las últimas elecciones presentan cómo los jóvenes se decantan por partidos nuevos… ¿qué opina al respecto?

Es normal, pero esto es exactamente igual que pasaba en los 80, cuando empiezan a crearse partidos nuevos. Después del inicio de la democracia la gente joven apostaba por lo nuevo, no se iba a los partidos más tradicionales; a excepción de la hegemonía del PSOE en el 82 que era lo moderno, lo diferente.

Creo que esto va por etapas, no le daría mayor importancia al margen de que es normal que la gente tenga un cierto hartazgo de muchas cosas, como lo tengo yo. Es decir, que tú seas de Ciudadanos o de Podemos no quiere decir que tengas mayor rechazo a la corrupción que yo. Yo tengo el mismo rechazo o más, en mi caso más porque donde se ha robado ha sido en mi casa, y por lo tanto créeme que a mi me jode el doble.

Pero es verdad que hay un efecto reacción y la escapada a ese efecto, es decir la forma de rebelarte y pelearte con el sistema, es votando a un partido nuevo.

– Entonces es una moda, una etapa…

La prueba de que al final todo se encauza, en cierto modo, es que el Podemos que tú tienes hoy no es ni por asomo el que tenías hace 4 años, con los cinco, seis o siete eurodiputados que sacaron, aquel pelotazo de Iglesias. Ni aquellas encuestas, que se nos olvida pronto, pero hemos tenido algunas en España donde el partido más votado era Podemos, y el PP estaba tercero.

Pero mira, yo soy de los que opina que al PP tampoco le vienen mal (los nuevos partidos) porque nunca ha tenido un partido donde apoyarse. El PSOE los tenía todos, quitando el PP.

– ¿Ahora tiene ‘aliados’?

Bueno, con Ciudadanos el PP ha conseguido en cierto modo un porcentaje de voto moderado, en sentido de que no se iban a ir a un Podemos o PSOE, pero tampoco iban a votar al PP porque no les caemos bien… Bueno, pues nos sirven de muleta en cierto modo.

– Para ir terminando, dice que no caen bien… ¿considera que las políticas del PP están lejos de la juventud?

No, yo creo que las políticas del PP no están lejos de la juventud. Yo creo que la marca está tocada, no hundida, y es cierto que el partido está haciendo esfuerzos en ese aspecto… digamos, en rehacerse.

Nosotros hemos sido el partido más votado por la juventud en España, en el año 96 lo moderno era votar a Aznar. Hoy nos puede parecer una cosa alejadísima pero era así. Y en el año 2000 la inmensa mayoría de los jóvenes votaron al PP, y el PP quitó la Mili, que era una gran queja de los jóvenes que estaban en la universidad y tenían que interrumpir sus estudios para irse a la Mili. Era tremendo y perdían un año de su vida.

– Pero a día de hoy… ¿es menos ‘juvenil’?

Este partido ha sido el más votado por los jóvenes y podemos volver a serlo. Yo no creo que las políticas de Juventud estén alejadas.

Tenemos vicesecretarios de 20 tantos y 30 y pocos años, es decir, yo me voy a la estructura del PSOE y en los cinco primeros puestos el tío más joven es Pedro Sánchez, que ya tiene 40 y tantos…. Y yo me voy a la estructura del PP y la tía más joven tiene 20 y tantos, o 30 y poco, que es Andrea Levy. Pero es que el siguiente tiene 39, y el siguiente 42. A excepción de Rajoy, el resto son gente bastante joven. Hay que trabajar en esas líneas.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *