Las dimisiones del presidente y vicepresidenta del CEU culminan la particular ‘Semana de Pasión’ de la representación estudiantil en la UCO

Las dimisiones del presidente y vicepresidenta del CEU culminan la particular ‘Semana de Pasión’ de la representación estudiantil en la UCO


VACÍO DE PODER EN EL CONSEJO DE ESTUDIANTES CEU DE LA UCO, CON UN AMAGO DE MOCIÓN DE CENSURA Y LA SOMBRA DE PODEMOS DE POR MEDIO

La dimisión del presidente del Consejo de Estudiantes (CEU) de la UCO, alumno de Ciencias de la Educación, José Emilio Carbonell, registrada formalmente ayer lunes culmina la particular Semana de Pasión que la representación estudiantil de esta universidad ha vivido en las últimas fechas, coincidiendo en buena parte con las pasadas vacaciones de Semana Santa.

Así, el pasado jueves día 20 también dimitía la vicepresidenta del CEU y estudiante de Derecho de Córdoba, Cynthia Bustos, y el martes día 18 eran cesados formalmente por José Emilio Carbonell tanto el secretario como el tesorero de la Mesa del CEU -órgano director que representa al Pleno del CEU-, Ángel Capote y Alberto Cruz-Dosch, ambos de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica y de Montes (ETSIAM), dando como resultado una situación inédita en este Consejo tras la dimisión del presidente: la inexistencia de algún miembro de la Mesa que pueda tomar el relevo del presidente dimitido o convocar nuevas elecciones o próxima sesión del Pleno del CEU, situación que no contempla el Reglamento de este Consejo estudiantil, por lo que las distintas fuentes consultadas apuntan a que tendrá que ser la Comisión de Asuntos Estudiantiles de la UCO, presidida por el propio vicerrector de Estudiantes, Alfonso Zamorano, la que tenga que dilucidar cuál y cuándo será el siguiente paso para elegir a una nueva Mesa.

Una situación que, tras la dimisión de José Emilio Carbonell, ha ocasionado que nadie ejerza, a fecha de hoy, la máxima representación estudiantil de los más de 17.500 alumnos de Grado y Posgrado de la UCO en los órganos correspondientes, y a la que se llega principalmente por la división y tensiones generadas en el seno de este órgano a raíz del intento de presentar una moción de censura respaldada por 9 de los 31 miembros actuales del Pleno del CEU, entre ellos el propio secretario de la Mesa, Ángel Capote, que se postulaba en la propia moción como candidato alternativo.

Al respecto, conviene recordar que este Pleno esta compuesto por 33 plenarios -tres por cada uno de los 11 Centros de la UCO, a los que, en su caso, se suma el Presidente si no es plenario de su Centro-, pero que el Centro adscrito de Magisterio Sagrado Corazón lleva tiempo pendiente de elegir a sus plenarios.

Argumentos e interpretaciones sobre la moción al presidente del CEU

Una posible moción de censura promovida por los 2 plenarios de ETSIAM -pues el tercero, el tesorero de la Mesa, inicialmente no la firmó-, por uno de la Politécnica de Belmez y por los tres representantes de la Politécnica de Córdoba y de la Facultad de Ciencias, de la que el resto de plenarios y Consejos de estudiantes de las Facultades y Escuelas de la UCO comenzaron a tener noticia en la primera semana de abril, y que ya era comentada y conocida por todos, incluido por el presidente y vicepresidenta del CEU, el 9 de abril, el Domingo de Ramos de esta particular Semana de Pasión. Aunque no todos los representantes de Centro tenían el mismo nivel de información y conocían con exactitud los argumentos de la moción de censura, según han confirmado las distintas fuentes consultadas.

Imagen de archivo de una sesión del Pleno del CEU de pasados cursos.

Imagen de archivo de una sesión del Pleno del CEU de pasados cursos.

Sobre el papel, los principales argumentos de la moción eran que el presidente y la Mesa del CEU no estaban desarrollando bien su labor, ni por cantidad ni por calidad de trabajo hecho, amén de “varias fallos personales en la gestión y un trato personal con algunos representantes de Centro cuestionable”, que estaba provocando cierto clima de crispación, como indica a este periódico el propio Ángel Capote, el candidato propuesto como alternativa.

El Martes Santo, día 11, José Emilio Carbonell, por motivos obvios, tomaba la decisión de cesar al tesorero y secretario del CEU, que no sería oficial hasta el martes 18; a la par que la Vicepresidenta, Cynthia Bustos, comunicaba a Carbonell su decisión de dimitir, que en principio no le fue aceptada, pero que materializaría el jueves 20 por “el clima de tensión generado, unido a otras cuestiones académicas” y personales, como la necesidad de disponer de más tiempo para su TFG, como ha señalado a Aula Magna.

Ya en la madrugada del Jueves al Viernes Santo, la moción se envió, vía email, a los plenarios, con el objetivo de que fuera debatida en el Pleno del CEU convocado para el pasado jueves, día 20, aunque, entre otras cuestiones, esta moción no cumplía los requisitos formales para su presentación, por lo que no era formalmente válida, y de hecho, finalmente no ha llegado a ser presentada oficialmente.

Lógicamente, el presidente del CEU niega esta falta de trabajo y mal trato con los plenarios, achacando a “intereses personales” el intento de moción, aunque en el citado Pleno del día 20 anunció su dimisión, que presentó oficialmente ayer, por, entre otras cuestiones, no aguantar ya “tanta falta de respeto e intento de humillación por parte de algunos”, según ha indicado a Aula Magna.

Centros de la UCO e intereses políticos

No en vano, algunos representantes estudiantiles, e incluso miembros del personal docente, han achacado a “intereses personales” este intento de moción de censura, entre las diversas interpretaciones y comentarios que este tema ha generado en las dos últimas semanas entre la comunidad universitaria. De igual manera, otros han visto intereses de algunos plenarios de que sus Centros se vieran reforzados con la presencia en primera línea de la representación estudiantil de la UCO, pues no en vano de los cuatro Centros promotores de la moción tendría que salir, lógicamente, la nueva Mesa.

Entre ellos, la Politécnica de Belmez, Escuela Superior de la que, tras las elecciones en las que José Emilio Carbonell alcanzó la Presidencia del CEU el pasado 16 de noviembre, iba a proceder la por entonces anunciada Vicepresidencia de Asuntos Externos del CEU, que ocuparía el hasta entonces vicepresidente del CEU, Pedro Torralbo, pero que finalmente no se nombró.

No obstante, el propio José Emilio Carbonell y Pedro Torralbo aclararon también a principios de mes este asunto, restándole importancia, como ambos han señalado a Aula Magna.

Por otro lado, otras interpretaciones han apuntado a que detrás de esta moción habría “intereses políticos” de determinados partidos como Podemos, entendiendo que detrás de la misma estaría la estrategia de este partido de copar la representación estudiantil en la UCO, al igual que ha ocurrido en otras universidades españolas; y teniendo en cuenta además que, al contrario de lo que ocurre en otras universidades, el CEU y los Consejos de Estudiantes en la UCO no se articulan en torno a colectivos de clara afinidad política.

Un planteamiento que, según algunas fuentes, cobraría peso si se tiene en cuenta el interés de los promotores de la moción de llevar a las formas del debate estudiantil en la UCO “los procesos asamblearios” -una de las marcas distintivas de Podemos-, y las propias ideas políticas del ya ex secretario y candidato alternativo, Ángel Capote, simpatizante declarado de partidos de izquierdas e inscrito en Podemos de Granada.

Sin embargo, esta interpretación pierde fuerza no sólo porque el propio Ángel Capote niega esta supuesta estrategia, sino porque varios representantes de Podemos en Córdoba consultados han afirmado desconocer la situación por la que ha atravesado el CEU y niegan que lo ocurrido responda a ningún tipo de “estrategia de partido”. De igual manera, otros representantes estudiantiles, a priori tanto a favor como en contra de la posible moción de censura, tampoco han percibido intereses políticos, achacando el tema a la “rumorología habitual que se da en este tipo de cuestiones”.

División estudiantil en el CEU

Sea como fuere, toda esta situación ha provocado un vacío de poder en el CEU, y ha dividido de nuevo a la representación estudiantil en la UCO entre los que apoyan la finalmente no presentada moción, entre los que respaldan la labor del presidente ya dimitido, y entre los que critican las formas y proceder de unos y otros. De igual manera, y teniendo en cuenta que la intención declarada de José Emilio Carbonell era no agotar su mandato hasta inicios del próximo curso, sino convocar elecciones en julio para que entrara un nuevo presidente, otros estudiantes afirman no entender “el por qué de esta moción” a estas alturas de curso.

En cualquier caso, y de cara a unas hipotéticas elecciones a corto plazo, o ya en los inicios del próximo curso 2017-2018, tanto José Emilio Carbonell como Ángel Capote manifiestan su intención de no continuar el año que viene a la cabeza del CEU.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *