Sexting y ciberacoso: una realidad presente en la población universitaria

Sexting y ciberacoso: una realidad presente en la población universitaria


Sexting es el acto de enviar a otras personas información propia de carácter sexual (textos, fotos o vídeos) por medio de tecnologías informatizadas como móviles y ordenadores. El hecho de enviar este tipo de información en realidad es tan antiguo como la escritura de cartas entre enamorados desde la antigüedad, el posterior uso del teléfono o incluso los vídeos caseros como una conducta sexual más.

Actualmente, el elevado número de personas que disponen de dispositivos móviles y el acceso generalizado a Internet, facilita que se hayan desarrollado conductas de sexting. Pero si antes un mal uso de esa información podía hacer llegar contenidos íntimos de una persona a un número reducido de extraños, en la actualidad los posibles destinatarios no deseados por el primer remitente pueden ser inimaginablemente numerosos. Así, del sexting consentido puede pasarse al forzado, a la cibervictimización y ciberagresión, pudiendo ser la propia pareja quien lo desencadene.

Recientemente se ha presentado un estudio encargado por la Unidad de Igualdad de la UJA sobre la presencia de estas conductas en estudiantes universitarios. El trabajo ha sido realizado por los profesores Luís Joaquín García, Lourdes Espinosa y José Antonio Muela, que forman parte de la Red PROEM, con la implicación de Maite Garaigordobil, Esther Calvete y Manu Gámez, también miembros de dicha red.

Los resultados del estudio revelan un panorama preocupante: extrapolando los datos obtenidos a la población universitaria entre 18-25 años, alrededor de 300 estudiantes pueden haber sido forzados a enviar fotos, vídeos o mensajes de contenido sexual sobre ellos mismos a otras personas al menos alguna vez en el último año. De ellos, alrededor de 50 pueden estar sufriéndolo de manera reiterada, siendo todas ellas mujeres en este último caso.

Partiendo de estas cifras, 2 de cada 3 estudiantes han sufrido cibervictimización al menos alguna vez en el último año, padeciéndolo 1 de cada 7 casos de manera frecuente. Los resultados de la cibervictimización en el entorno de la pareja señalan que 1 de cada 3 estudiantes pueden estar sufriéndolo al menos alguna vez en el último año, y 1 de cada 10 de manera frecuente. A la vista de estos datos, la conclusión es que son realidades muy presentes entre la población universitaria, por lo que la Unidad de Igualdad que dirige Matilde Peinado va a elaborar un plan de actuación.

Por Luis Joaquín García  

Profesor de Psicología de la UJA e investigador responsable de la Red PROEM


Compartir