Córdoba se vuelca con la Semana de la Ciencia con un programa de divulgación abierto a toda la ciudadanía

Córdoba se vuelca con la Semana de la Ciencia con un programa de divulgación abierto a toda la ciudadanía


La Semana de la Ciencia de la Universidad de Córdoba concluye su edición de 2018, y lo hace tras dos intensas semanas de divulgación en las que se han desarrollado más de 40 actividades dirigidas, la mayoría de ellas, a todo tipo de públicos. El programa, abierto toda la ciudadanía, ha contado con la participación de un millar de personas y con la colaboración de varios departamentos de la UCO y de distintas instituciones y organizaciones ciudadanas como la Filmoteca, el Instituto de Astrofísica de Andalucía y la Agrupación Astronómica de Córdoba.

La programación, en la que han participado 25 investigadores y 26 investigadoras de la institución universitaria, ha contemplado distintas actividades divulgativas en las que la Ciencia se ha mezclado con el humor, el cine e incluso la poesía con el objetivo de hacer accesible el conocimiento.

La Física ha sido la gran protagonista de la edición de 2018. De hecho, por primera vez en su historia, la Semana de la Ciencia ha contado con la presencia de un premio Nobel. El astrofísico Gerard ‘t Hooft, cuyas investigaciones en el campo de la interacción electro débil le valieron tal condecoración en 1999, llenó el Salón de Actos del Rectorado y congregó a más de 300 personas durante la mañana del sábado del 10 de noviembre para disertar sobre agujeros negros y la Teoría del Todo. También de astrofísica, pero en un tono mucho más distendido, hablaron Antonio J. Cuesta y Enrique Fernández Borja, dos investigadores del Departamento de Física de la UCO que abarrotaron el restaurante el Astronauta con un hilarante monólogo sobre los efectos cuánticos y la expansión del universo. Apenas una hora fue suficiente para demostrar que la física tiene público y que, ni mucho menos, está reñida con el humor.

Notable alto

La evaluación cualitativa realizada por los participantes en las diferentes actividades de la Semana ha dado un notable alto al programa diseñado por la Unidad de Cultura Científica y de la Innovación. Así, por ejemplo, el personal investigador participante en ‘Café con ciencia’ ha ortorgado una nota de 8,5 a la actividad diseñada por la Fundación Descubre, mientras el alumnado participante y el público asistente a la sesión de tarde se ha quedado en el 8,1. La actividad Café con Ciencia acercó el trabajo diario de la comunidad investigadora a más de 150 personas través de 20 micro encuentros de distintas temáticas, 10 de ellos destinados exclusivamente al alumnado de 4.º de la E.S.O.

Por otro lado, ‘Espacios de Ciencia’, valorada con un 8,8, atrajo a un total de 239 estudiantes de una decena de centros escolares de la provincia de Córdoba que han podido realizar 18 visitas a 5 laboratorios del Campus Universitario de Rabanales para comprobar ‘in situ’ los pormenores de la experimentación.

La Filmoteca también se ha incorporado otro año más a la programación con tres proyecciones a las que han acudido más de un doscientas personas. Con ‘Lost in Night’, presentado por el divulgador David Galadí, los asistentes pudieron comprobar los efectos de la contaminación lumínica. El 10 de noviembre fue el turno de otra proyección sobre la declaración de la Comarca de los Pedroches como Reserva Starlight y tres días antes se emitió ‘El Enigma Agustina’, un documental con voz de mujer para divulgar la ciencia de la mano de algunos de los hitos científicos más relevantes acaecidos en la Europa del primer tercio del siglo XX.

También hubo hueco para la cantera investigadora de la UCO en el III Congreso Científico de Investigadores Noveles, en el que 21 investigadores y 19 investigadoras jóvenes dieron a conocer los resultados de sus investigaciones en una actividad planteada como una oportunidad para establecer sinergias e impulsar sus carreras investigadoras.

Por último, el espacio Artístico Juan Serrano, uno de los 11 escenarios en los que se ha desarrollado la Semana de la Ciencia, ha sido testigo de la actividad ‘Versos del Laboratorio’ y el proyecto Almáciga sobre palabras rurales, una proyecto realizado por María Sánchez, diseñado por el artista plástico Rafael Obrero y que demuestra que la Ciencia también puede mezclase con el arte y la poesía.

Todas estas actividades han contado con la colaboración de la Dirección General de Cultura de la UCO y forman parte del V Plan Anual de Divulgación Científica de la Universidad de Córdoba, que coordina la Unidad de Cultura Científica y de la Innovación con la colaboración del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad y la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT).


Compartir