¿Cuánto vale tu voto? Depende…

¿Cuánto vale tu voto? Depende…


Un refranero popular decía: “la primavera la sangre altera”, y no es para menos, pues se presenta una primavera cargada de elecciones. La primera cita será el día 28 de abril, con las elecciones generales al Congreso y el Senado. Un mes más tarde, el 26 de mayo, los ciudadanos tendrán que votar en las elecciones locales, autonómicas y europeas. Un dato curioso es que hacía 20 años que no coincidían las primeras con las últimas. Al llegar el momento de votar, la gente se pregunta cuánto vale su voto y la respuesta es: depende.

Todos estos procesos están regulados por la Constitución Española y por la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG), así como por leyes específicas en las diferentes Comunidades Autónomas y, aunque el objetivo sea el mismo en todos ellos, elegir a los representantes, lo cierto es que el voto no tendrá el mismo valor según los comicios.

Para empezar hay que tener en cuenta, por un lado, el número de representantes que conforma cada institución y, por otro, la forma de elegirlos. Según el profesor Luis Felipe Rivera, del departamento de Economía y experto en estadística de la Universidad de Alcalá, en el caso del Congreso los diputados se eligen a través de circunscripciones provinciales. Así, cada provincia es representada por un mínimo de dos diputados, salvo Ceuta y Melilla, con un diputado cada una. El resto, hasta 350, se asignan de forma proporcional a la población de derecho de la provincia.

Madrid es la provincia con más diputados, un total de 36, mientras que Soria cuenta únicamente con dos. “Esta forma de distribuir los escaños garantiza la representatividad de los territorios de menor población“, manifiesta Rivera. Dentro de cada provincia, una vez efectuado el escrutinio, se elimina a aquellos partidos que no hayan superado el 3% de los votos y luego el reparto de escaños no se hace de forma proporcional, sino aplicando un sistema ideado en 1878 por Victor D’Hont.

El voto de un madrileño no vale lo mismo que el de un andaluz o un catalán

Por lo tanto, la cuestión es ¿vale lo mismo el voto de los madrileños que el de los andaluces o catalanes para elegir sus representantes en el Congreso? La respuesta es que no. “En cada provincia el número de votos necesarios para elegir a cada diputado es diferente. Por especificar los casos extremos, en 2016 fueron necesarios 96.272 votos por escaño en Madrid, mientras que en Soria se necesitaron solo 24.809 votos”, explica Rivera.

En las elecciones europeas y municipales la cosa es diferente. La circunscripción es única, “eso hace que los resultados en estas elecciones sean más próximos a los obtenidos en un sistema de proporcionalidad directa”, dice Rivera.


Compartir