Cuatro candidatos competirán en las elecciones por el Rectorado en la UMA


El inicio del curso académico se presenta agitado en la Universidad de Málaga (UMA), con unas elecciones al Rectorado que se celebrarán el 26 de noviembre y que, a juzgar por el número de precandidatos, estarán precedidas por una campaña intensa. De hecho, hasta el momento, cuando todavía ni siquiera se ha abierto de manera oficial el proceso electoral (algo que tendrá lugar el próximo 30 de octubre con la constitución de la Junta Electoral) son ya cuatro los que han dado un paso al frente y han mostrado su intención de disputarse el puesto que quedó libre el nombramiento de Adelaida de la Calle como nueva consejera de Educación de la Junta de Andalucía.

Así, al actual rector en funciones, José Ángel Narváez, se enfrentarán el Catedrático de Comunicación, Miguel de Aguilera, quien ya concurrió a los anteriores comicios de 2011; el director de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Informática, Ernesto Pimentel, y el decano la Facultad de Derecho, Juan José Hinojosa.

El último en expresar su intención “decidida” de presentarse a estas elecciones fue Pimentel, quien aseguró que es “la inquietud de mejorar los procedimientos y la vida universitaria en general” lo que le empuja a dar el paso para presentar y defender un proyecto “ilusionante”.

“De mi experiencia como director de Informática observo que hay muchas cuestiones que se pueden mejorar”, afirmó, señalando como algunos de los ejes centrales de su programa la organización de la actividad investigadora y docente, la gestión diaria de los servicios universitarios y la búsqueda de soluciones a medio y largo plazo, a algunas de las reivindicaciones “legítimas” del personal que, según dijo, “si bien se derivan de dificultades externas a la Universidad, sí que se pueden acometer desde posiciones alternativas”.

Según los Estatutos de la UMA, en las elecciones a rector participa toda la comunidad universitaria, de modo que están llamados a votar los profesores doctores con vinculación permanente a la Universidad, el Personal Docente e Investigador (PDI) que no sean doctores, o que siéndolo no tengan vinculación permanente con la UMA, el Personal de Administración y Servicios (PAS), y los estudiantes. Se trata de una elección directa y por sufragio universal libre y secreto. Una vez finalizado el escrutinio global de los votos se llevará a cabo la correspondiente ponderación por sectores.

El proceso electoral comenzará el 30 de octubre, con la constitución de la Junta Electoral, un órgano que, por decisión del Consejo de Gobierno de la UMA, no contará ya con la presencia del rector y del secretario general, tal y como venía siendo habitual, una decisión que se basa en la intención de desvincular el procedimiento que conllevan las elecciones del equipo de gobierno. Así, son miembros de esta Junta tres profesores con vinculación permanente, uno con vinculación no permanente, un alumno y un trabajador de la Universidad. El 10 y 11 de noviembre son otras fechas claves en el proceso, ya que es cuando se abre el plazo de presentación de candidaturas.

El 16 de noviembre será la proclamación definitiva de candidatos y el 17 de ese mismo mes arrancará la campaña, que se desarrollará hasta el día 24. El día de las votaciones será el 26 de noviembre, y la proclamación definitiva se dejaría para el 2 de diciembre. En el caso de que ningún candidato consiga la mayoría absoluta en una primera vuelta, hay prevista una segunda, cuya votación tendría lugar el 3 de diciembre. Una vez agotado este proceso, la proclamación definitiva del nuevo rector sería el día 11.

La UMA, la que más peso da al voto estudiantil

La comunidad universitaria de Málaga en su conjunto participa de forma directa en la elección del nuevo rector de la Universidad, pero no todos los colectivos tienen el mismo peso a la hora de decidir con su voto, ya que una vez finalizado el escrutinio se llevará a cabo la ponderación del voto, según el coeficiente asignado en el reglamento a cada uno de los cuatro sectores en los que esta se divide: profesores doctores, estudiantes, Personal Docente e Investigador (PDI) y Personal de Administración y Servicios (PAS).

De ellos, aunque son los profesores doctores los que siguen teniendo más poder de decisión tienen en estas elecciones, ya que sus votos cuentan un 55% del total, la Universidad de Málaga es una de las instituciones académicas andaluzas y españolas que más peso otorga al colectivo estudiantil. En concreto, los votos de los alumnos tienen un valor del 25% del total de las papeletas emitidas, con lo que es el segundo colectivo cuyo voto tiene más peso en estos comicios. Por debajo están los miembros del PDI y del PAS, ambos con un 10%.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *