De mayor quiero ser abogado

De mayor quiero ser abogado


Una vez finalizado el grado en Derecho, muchos de los egresados se plantean seguir su carrera en el mundo de la abogacía, pero ¿cuál es el paso previo?.

Para ser abogado no solo se necesita tener un grado en Derecho, sino que es necesario disponer de la capacitación que ofrece el Máster de Acceso a la Abogacía, que es habilitante. Es decir, no se podrá ejercer como abogado si no se cursa antes este postgrado.

En este tipo de programas se dan las posibilidades de profundizar en las herramientas necesarias para enfrentarse en un tribunal, defender o acusar y conocer todos los movimientos que se pueden dar ante un tribunal. Las soft skills, es decir las habilidades sociales, juegan un papel fundamental en este tipo de formaciones, donde se pude diferenciar entre los postgrados ofrecidos en cada centro.

En España, casi todos los centros que disponen de una Facultad de Derecho cuentan con este tipo de postgrados. Entre los ránkings que comparan los estudios de las diferentes instituciones destaca la Universidad Pontificia Comillas, cuya Facultad de Derecho (Comillas ICADE) –de la que depende el Máster de Acceso a la Abogacía– ha sido reconocida por el Financial Times como una de las mejores escuelas de Postgrado de Derecho del mundo.

Tal y como señalan desde Comillas ICADE, esta puesta en valor responde a “nuestra excelencia, basada en tres ejes: contenidos, claustro de profesores y prácticas”. Es así como, en el caso de su máster, la institución trabaja por “disponer de unos contenidos formativos perfectamente adaptados no solo a las necesidades actuales del mundo de los negocios y de la sociedad en general, sino, incluso, que prevén cuál va a ser su evolución a medio y largo plazo”. Se une además el cuadro de profesores, entre los que se encuentran los principales abogados españoles, así como la metodología de aprendizaje eminentemente práctica, basada en las simulaciones y método del caso, sin dejar a un lado la importancia que los conocimientos teóricos y el estudio tienen para las profesiones jurídicas.

Un centro para la innovación

Para llegar a ser los mejores, la Facultad de Derecho de la Universidad Pontificia Comillas (Comillas ICADE) cuenta con el Centro de Innovación del Derecho (CID-ICADE). Este espacio se encarga de las distintas actividades y programas formativos de los estudios de Grado. Entre sus funciones se encuentra el apoyo y coordinación de los programas de postgrado de la Facultad, en especial, del programa de Acceso a la Abogacía. También se encarga de la gestión de los programas formativos para profesionales, muchos de los cuales, se desarrollan in company con otras entidades u organizaciones, como el programa de RRHH y trabajadores expatriados con el Foro Español de Expatriación y el Máster en Negocio y Derecho Marítimo con el Instituto Marítimo de España.

Además, desarrolla una labor de apoyo y coordinación en la actividad de transferencia del conocimiento (dictámenes, informes, elaboración de texto normativos, periciales jurídicas…) que realizan los profesores de la Facultad. Por último, presta apoyo a los alumnos de grado y postgrado en la orientación e inserción profesional a través del desarrollo de seminarios y encuentros con profesionales.

Se enmarca así un trabajo “donde la práctica es la mejor herramienta para poner en valor los conocimientos adquiridos. Es así como los programas de prácticas del postgrado incluyen, fundamentalmente, firmas legales, entre las que se encuentran todas las de mayor prestigio de España, incluyendo también prácticas fuera de España en oficinas internacionales de firmas españolas y extranjeras, y también en empresas, en sus departamentos jurídicos o de estrategia internacional”, afirma Federico de Montalvo, director del CID-ICADE.

A la cabeza de las nuevas tecnologías y del servicio social

Dentro de la Universidad Pontificia Comillas se encuentra, además, el primer laboratorio de investigación blockchain de España. En este espacio se desarrollan programas y actividades vinculadas al impacto que el avance de las nuevas tecnologías (inteligencia artificial, Big Data o Blockchain) está teniendo en el mundo jurídico, tanto en lo que se refiere a la necesidad de formar a nuevos abogados y juristas en un entorno de los negocios que está cambiando notablemente por el avance de dichas tecnologías como formarles en el uso de las mismas en el propio sector legal.

Se trata de una doble formación del Derecho en las nuevas tecnologías hacia fuera, para aplicar el Derecho a un mundo de los negocios tecnologizado, y hacia dentro, hacia el propio sector de servicios jurídicos. A este respecto, en octubre de 2019 se ofrecerá un programa de Legal Business Analytics y Legal Tech para alumnos y alumni que abordará de manera muy ambiciosa y completa ambas dimensiones.

Un espacio parecido son también las clínicas jurídicas, donde se busca la conexión real con la práctica jurídica a través del servicio social. Así, en estas “clínicas” se presta un servicio a la comunidad al trabajar sobre casos reales en los que subyace un problema social o un interés público. “La práctica de los estudiantes sirve, además, para el desarrollo social de sus comunidades junto a la formación en valores de los futuros abogados. En estos espacios los estudiantes adquieren un compromiso más allá de los deberes deontológicos que le exige su profesión, un compromiso de servicio a la sociedad y a los individuos y grupos más vulnerables que trascienda a la relación de negocio o económica habitual entre profesional y cliente”, afirma Concepción Molina, directora de la Clínica Jurídica de Comillas ICADE. Durante cinco meses, los alumnos disponen de estos espacios para hacer sus prácticas, manteniendo un contacto real con el mundo de la abogacía.


Compartir