Diseñan un calzador flexible para evitar que las personas mayores tengan que agacharse al ponerse los calcetines

Diseñan un calzador flexible para evitar que las personas mayores tengan que agacharse al ponerse los calcetines


Investigadores de la Universidad de Jaén patentan un nuevo calzador que permite a las personas mayores ponerse calcetines o medias sin necesidad de agacharse. Se trata de un dispositivo flexible y extensible que permite colocar y ajustar la prenda en el pie evitando que el usuario tenga arquear la espalda o forzar sus articulaciones.

Este proyecto ha sido desarrollado por científicos del grupo ‘Investigación y desarrollo e ingeniería gráfica, diseño industrial y SIG’ de la UJA, según un comunicado enviado por la Fundación Descubre. La idea es facilitar la ejecución de esta acción cotidiana y diaria en personas mayores o con algún problema de movilidad con el objetivo de favorecer su autonomía e independencia, así como evitar dolencias y el deterioro de las articulaciones.

Cristina Martín, una de las autoras de esta patente, explica que “a la abuela de uno de mis alumnos, tanto ponerse como quitarse cada día las medias le suponía un gran esfuerzo debido a sus dolores de huesos y continuos mareos después de agacharse para meter el pie en el calcetín, por esta razón decidimos diseñar un sistema de fácil manejo que ayudara a estas personas en un hábito tan simple y cotidiano, pero casi imposible para ellas”.

Manejable, ergonómico y ligero

El dispositivo está formado por un cuerpo base que eleva ligeramente el pie y que, con ayuda de un mango extensible conectado en la parte trasera, guía su inclinación dentro del calcetín. Al mismo tiempo, coloca la prenda realizando giros pasivos de la articulación de tobillo. “El objetivo es que ayude, soporte y encamine al pie en su movimiento natural de colocación del calcetín, desde su introducción hasta su colocación completa sin que el usuario tenga que forzar la postura”, destaca la investigadora de la UJA.

“Los calzadores comerciales presentan muchas desventajas por su rigidez y, hasta ahora, la solución consistía en utilizar dispositivos caseros como patas de sillas o alambres doblados como medio de sujeción del calcetín, pero además de no solucionar el problema, son procedimientos poco precisos que conllevan mucho tiempo y que casi siempre finalizan con una colocación defectuosa de la prenda”

La principal innovación de este dispositivo, según indica Cristina Martín, consiste en su capacidad de adaptación a la forma del pie, independientemente de las limitaciones físicas que tenga, como juanetes, pie ancho o piernas hinchadas. “Los calzadores comerciales presentan muchas desventajas por su rigidez y, hasta ahora, la solución consistía en utilizar dispositivos caseros como patas de sillas o alambres doblados como medio de sujeción del calcetín, pero además de no solucionar el problema, son procedimientos poco precisos que conllevan mucho tiempo y que casi siempre finalizan con una colocación defectuosa de la prenda”, añade. Además, otra de las novedades de este invento radica en que todos los procesos de utilización están pensados para hacerlos con una única mano y garantizar así su uso a cualquier tipo de persona, independiente de sus condiciones físicas.

Por otro lado, este invento puede plegarse completamente reduciendo el volumen para su almacenamiento o uso en viajes y desplazamientos. Esta particularidad, junto con su bajo peso, facilita su transporte en un bolso o una maleta para su uso en distintos lugares. Este aparato ha sido financiado con fondos propios de la Universidad de Jaén a través de la Oficina de Transferencia de Resultados de Investigación.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *