El Aula de Debate UAL refuerza la persuasión y la argumentación de sus participantes

El Aula de Debate UAL refuerza la persuasión y la argumentación de sus participantes


‘Persuasión y argumentación’ ha sido el título del nuevo taller formativo del Aula de Debate UAL. Curso que ha ofrecido Enrique Bajo de Luque, uno de los miembros del equipo creado por Manuel Bermúdez desde la Universidad de Córdoba para impulsar esta iniciativa almeriense. Así, “con este tipo de talleres se invita a poder expresar ideas, haciéndolas visibles para los demás”, señala la vicerrectora de Estudiantes y Empleo de la Universidad de Almería, Maribel Ramírez, como responsable a su vez del Aula de Debate UAL.

En ese sentido, la vicerrectora ha manifestado que “se sigue recogiendo la demanda de muchos estudiantes, la de tener una formación transversal en competencias relacionadas con la expresión oral y el debate”; valorando que “esa formación es importante tanto para el desarrollo académico cómo para la posterior inmersión en el mercado de trabajo”.

Por este motivo, insistía Ramírez, “desde el Vicerrectorado estamos convencidos de lo importante que es la formación en competencias transversales, siendo una de ellas la comunicación oral”. Una línea en la que, añadía, “el debate universitario es un objetivo que se quiere mantener y desarrollar” una vez iniciado el camino. “Personalmente, creo que la universidad debe apostar por facilitar a sus estudiantes las mejores herramientas para el desarrollo de su futuro personal y profesional, y sin duda que el debate es una muy buena”.

Así, como viene sosteniendo Maribel Ramírez desde siempre, “los estudiantes son los que marcarán el rumbo de la futura Aula, y los que deben trabajar de forma autónoma, en colaboración con el Vicerrectorado para que crezca, respondiendo cada vez mejor a las necesidades del alumnado de la UAL, siendo protagonistas de su desarrollo”.

Nuevo impulso al Aula de Debate UAL

Enrique Bajo de Luque, ponente en el taller, se mostró encantado de la apuesta realizada por la institución almeriense, algo que valoran desde la de Córdoba ya que es “un caso único porque si lo comparas con otras ciudades de España en las que el debate triunfa, en relación al tamaño-intensidad de debate, es muy relevante”. De este modo, con un profesor “entusiasta” como Manuel Bermúdez, que abrió la serie de formaciones programadas por el Vicerrectorado de Estudiantes y Empleo de la UAL, se inició en la ciudad califal un proyecto que “caló muy rápido”. Y eso mismo está sucediendo en Almería por la apuesta decidida de la vicerrectora Maribel Ramírez, “con una implantación cada vez más y más grande y de calidad”.

Por su parte, Bajo de Luque ha comparado la situación con el resto de Andalucía, lamentando que apenas haya inquietud por un tema que, sin embargo, “está de moda en España, habiendo ido hacia arriba de manera clara en los últimos cinco años”. Para él, la formación integral del universitario, sea cual sea su rama del conocimiento, conlleva el saber expresarse perfectamente, “algo que ahora se ve de manera evidente pero que hace 15 años no era así salvo para los políticos o los periodistas”.

En este sentido, en los tiempos actuales se ha dado un gran paso al llegar la oratoria a los medios de comunicación “con los debates en directo”, y “los jóvenes quieren imitar eso”. En las aulas de debate “hay gente de letras y de ciencias, al verse claramente que es una herramienta muy útil para todas las facetas de la vida”. Además, el ponente desveló que “esto es algo que se entrena”, si bien es cierto que “existe un talento sobre ello, pero debe quedar claro que el 99% es trabajo y solo un 1% es ese talento”, siendo muchos los casos de “la persona típica que llega con timidez y sin saber gestionar una palabra, pero que al cabo de un mes es la que mejor debate”.

Por este motivo, Enrique Bajo de Luque con su taller en el Aula de Debate UAL ha ayudado a desarrollar “la persuasión”, que es “la finalidad del debate”, así como “la argumentación”, que “sirve para convencer junto a la forma de vender los argumentos”, dando relevancia, por tanto, a la expresión corporal.


Compartir