“El esfuerzo que supondrá el cambio de calendario para todos vendrá recompensado con la mejora académica”

“El esfuerzo que supondrá el cambio de calendario para todos vendrá recompensado con la mejora académica”


Hace unas semanas, en este mismo periódico, se daba a conocer el futuro cambio del calendario académico de la Universidad de Almería y sus motivos, así como la disconformidad de parte de sus estudiantes. Una información que, si bien despejó algunas incógnitas, también ha suscitado nuevas preguntas. Por este motivo, entrevistamos a la Vicerrectora de Ordenación Académica de la institución almeriense, María Angustias Martos, para buscar respuestas:

De forma muy resumida, ¿puede recordar los motivos?
Es un cambio que comenzó hace tres años, en el anterior mandato del actual rector, y quedó pospuesto a la espera de que los estudiantes realizaran sus consultas y las hicieran llegar a la Comisión de Calendario. Ante la propuesta del Parlamento Andaluz de modificación de las fechas de las pruebas de acceso a la universidad para el curso 20/21, “suprimiendo septiembre”, se vio la oportunidad de retomar el cambio de calendario. Y eso hicimos, poniéndonos en contacto con los estudiantes para que nos mandaran sus propuestas.

Tras los exámenes, ¿ha empezado a recibir feedback de los alumnos ante este cambio?
En el Vicerrectorado solo hemos recibido una propuesta de modificación relativa a la aprobación del nuevo calendario académico, que ya ha sido contestada. También, en actos académicos en los que hemos coincidido con alumnos de las Delegaciones de Estudiantes de las diferentes Facultades, algunos nos han trasladado su preocupación y han hecho sugerencias.

¿Esperaba esta respuesta?
Es normal que los estudiantes manifiesten inquietud ante un cambio que les afectará en los próximos cursos. Y por eso, desde el Vicerrectorado y el Consejo de Gobierno, siempre hemos estado abiertos a sus propuestas.

La UAL no es la única que lo ha cambiado, ¿cierto?
La gran mayoría de universidades españolas tiene este nuevo calendario desde hace muchos años. En Andalucía lo tienen la de Granada, la Pablo de Olavide de Sevilla y las de Córdoba y Jaén. La de Huelva ha dejado la decisión en manos de sus facultades. De esta forma nos incorporamos a la línea de las universidades españolas más avanzadas en programación docente.

“Es normal que los estudiantes manifiesten inquietud ante un cambio que les afectará en los próximos cursos”

¿Este nuevo modelo es permanente e irreversible?
El formato del nuevo calendario es permanente, se suprimen los exámenes de septiembre.

Aún así, siempre hay margen de maniobra, ¿no?
Al ser de transición el calendario del curso 2020/21, tendremos oportunidad de perfilar y hacer ajustes para el del siguiente curso académico, el 2021/22.

Un cambio así tendrá buenas y malas noticias…
Malas noticias no hay ninguna. Es cierto que los estudiantes van a tener menos tiempo para preparar los exámenes de la convocatoria extraordinaria, pero eso se soluciona con una organización responsable desde el principio de curso. Además, y esto es una ventaja que compensa ese déficit, el alumnado tendrá la posibilidad de acudir a tutorías durante el tiempo inmediatamente anterior a los exámenes extraordinarios, lo que actualmente no es posible por ser en periodo vacacional (agosto).

¿Habría entonces más ventajas con este modelo?
El nuevo calendario presenta otras muchas, las más importantes son las académicas. Por ejemplo, el rendimiento académico mejora. Si tenemos en cuenta los datos ofrecidos por otras universidades tras los primeros años de cambio de sus calendarios, es previsible una mejora en el rendimiento académico de los estudiantes, especialmente en lo que se refiere a la convocatoria de septiembre, en la que tradicionalmente se registran altas tasas de fracaso.

También son evidentes las ventajas en el área de la internacionalización, ya se que mejora la movilidad entre universidades. A los estudiantes de movilidad se les facilita su incorporación a las universidades extranjeras, que por regla general comienzan sus clases a finales de agosto o principios de septiembre. Asimismo, al conocer su situación académica con exactitud en el mes de julio, el estudiante puede formular un acuerdo de estudios realista antes de iniciar su movilidad.

“El curso próximo es de transición, para ir adaptando y perfilando los procesos académicos”

Del mismo modo, para los alumnos procedentes de universidades extranjeras, que se incorporan a la nuestra, el cambio de calendario también es ventajoso: desaparece una traba importante que los estudiantes tenían con el calendario antiguo en los convenios de nueve meses, que son la mayor parte, porque no podían concurrir a la convocatoria de septiembre.

Eso quiere decir que afectará al proceso de matriculación…
El cambio supondrá un adelanto del proceso de matrícula que redundará en beneficio del alumnado y de los docentes. Por ejemplo, se podrá disponer del listado de todos los estudiantes al inicio de las clases, lo que mejorará la organización y planificación de las diferentes actividades formativas de las asignaturas (grupos de trabajos, actividades de laboratorio, prácticas) y evitará o minimizará las incidencias que todos los años se producen. Por detallar más, en la actualidad se están incorporando alumnos hasta el mes de noviembre, lo que genera inconvenientes a los recién incorporados y a los docentes.

Todo esto cambia también la dinámica universitaria…
En efecto, el cambio de calendario afecta a todo el personal universitario, así como a los estudiantes, que tienen que organizarse, pero no más que hasta ahora, con responsabilidad.

Entonces, ¿qué aporta acabar entre mayo y julio el curso?
Este cambio resulta imprescindible para el acceso a los estudios de Postgrado y poder competir en plano de igualdad con el acceso a los Másteres. En efecto, los estudiantes, con el nuevo calendario, podrán concurrir al proceso de selección habiendo realizado ya la convocatoria extraordinaria.

Y para los que quieran dar el salto al mundo laboral…
Para los alumnos egresados es igualmente ventajoso ya que muchas de las ofertas de empleo surgen en los meses de junio y julio. Asimismo, los estudiantes que logren superar todas sus asignaturas en las convocatorias ordinarias podrán aprovecharse de tres meses libres consecutivos (junio, julio y agosto), que les servirán para trabajar, mejorar su currículum, buscar trabajo, realizar alguna estancia en el extranjero, dedicar un tiempo al voluntariado,… Incluso para descansar.

“De esta forma nos incorporamos a la línea de las universidades españolas más avanzadas en programación docente”

Al margen del empleo, ¿qué ocurre con las principales inquietudes de los estudiantes?
Respecto de sus inquietudes, la relativa al alojamiento afecta a los estudiantes en régimen de vivienda de alquiler, cuyo mercado tendrá que irse adaptando a esta nueva circunstancia. Mientras tanto, desde el Rectorado se negociará con la Residencia Universitaria de Almería precios excepcionales para el periodo a partir del 31 de junio hasta la finalización de los exámenes. Con relación al transporte, se negociará en la mesa de transporte, donde está la UAL, metropolitano y transporte urbano, el mantenimiento de idénticas prestaciones que en el periodo lectivo y de exámenes, hasta el 15 de julio. En cualquier caso, no olvidemos que estamos hablando de julio de 2021.

¿Y cuáles son los próximos pasos en su agenda?
Los próximos pasos, en realidad, ya los estamos dando y se refieren a la revisión de las diferentes normativas y procesos de gestión universitaria (matricula, cambios de grupo, traslado de expedientes, reconocimientos de créditos), para adaptarlos al nuevo calendario. El más inminente, modificar horarios.

Por último, ¿algún mensaje para la comunidad UAL?
Que con el cambio de calendario se pretende mejorar la organización académica y administrativa de las enseñanzas de la UAL. El curso próximo es de transición, para ir adaptando y perfilando los procesos académicos pero no debemos de olvidar que el esfuerzo que supondrá el cambio para toda la comunidad universitaria, vendrá recompensado con la mejora académica de nuestros estudiantes.


Compartir