El Ministerio de Educación presenta el primer borrador del Libro Blanco de la Función Docente no Universitaria



El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte ha recibido de manos del catedrático de Instituto José Antonio Marina el borrador del Libro Blanco de la Función Docente no Universitaria. Este proyecto, solicitado por el ministro Íñigo Méndez de Vigo, responde a la iniciativa de valorar con una ordenación escrita de la función del profesorado en España. De esta manera, el ministro de Educación ha cumplido con su promesa de tener el borrador del libro antes de que acabe la legislatura.

Aunque el tratado no recoge la docencia universitaria sí que involucra a la Universidad a través de varios compromisos que se expresan en sus páginas. Así, se señala que la formación de los profesores se articule como una titulación de Grado cursada en la Universidad (Grado de Educación Infantil y Primaria o Grado en cualquiera de las especialidades académicas, para secundaria) más un período de formación y habilitación profesional de tres años, al que provisionalmente han denominado DEP (Docentes En Prácticas). Estas prácticas se asemejarían a las que se desarrollan en otras titulaciones como Medicina (MIR) o Psicología (PIR).

En este proyecto se hace mención también a las autonomías universitarias subrayando que:

“está provocando desarrollos de programas de formación del profesorado distintos cuyos
elementos diferenciadores no se centran en la mejora de la calidad del programa, sino en
otros factores de tipo más funcional o, incluso, meramente económico”.

Así se propone la creación de Centros Superiores de Formación del profesorado, los cuales asumirían las competencias de los actuales Centros de Profesores. Estos centros estarían bajo la tutela de un Consejo Pedagógico del Estado, organismo de alto nivel, encargado de asesorar a la Administración Nacional y Autonómica, a todas las instituciones interesadas, a los profesionales de la educación, y a la sociedad en general sobre todo lo concerniente a la Educación no universitaria. De esta forma el este Consejo sería el encargado de diseñar los programas de formación inicial de los Centros Superiores de Formación del Profesorado, y de asesorar sobre los de formación permanente. El Consejo estaría formado por  personas procedentes de la  Universidad y de profesores procedentes de la educación primaria o secundaria.

Finalmente es destacable como se ha realizado el recorrido que deberá formalizarse para el progreso académico, el cual se fundaría en el ejercicio de la docencia y podría contemplar
los siguientes ascensos: profesor, catedrático, tutor de alumnos, jefe de Departamento, coordinador de área, tutor de profesorado en prácticas, inspectores especializados en asesoramiento pedagógico en cada materia, investigador del posible Consejo Pedagógico del Estado, profesor de los Centros Superiores de Formación de Profesorado, profesores de Universidad en Facultades de Ciencias de la Educación, o en la rama de didáctica de otras facultades.

El Libro Blanco se distribuirá a partir de enero al conjunto de la comunidad educativa para que se realicen las aportaciones oportunas. Posteriormente se procederá a la valoración y debate para presentar un proyecto final consensuado que cuente con el máximo consenso.  Todo este trabajo busca el reconocimiento de la función docente.

Puedes descargar el borrador completo aquí, así como derivar aportaciones al mail libro.blanco@mecd.es .

 

 


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *