“El modelo de financiación no puede estar basado sólo en el nivel de alumnos matriculados” (Parte 3/3)


Según una entrevista concedida a Europa Press, la UAL cuenta con un “remanente positivo” y puede hacerse cargo “sin problemas” de las nóminas y los proveedores. Pero ¿durante cuánto tiempo puede afrontar la UAL el impago desde la Junta?

La UAL tiene remanente positivo, pero no lo podemos utilizar, en teoría está en el banco pero no se puede usar porque ese remanente consolida dentro de los presupuestos andaluces; con lo cual si se utilizan esos remanentes podríamos crear déficit en Andalucía. Están muy bien, sirven financieramente para los apuntes contables, para salvar los temas financieros pero no los podemos tocar, por eso las universidades con remanente les estamos pidiendo a la Junta que estudie la posibilidad de que podamos hacer uso de ello, eso nos daría un oxigeno increíble.

Ahora mismo, con nuestras cuentas, problemas de nóminas no va a haber, por lo menos en un futuro inmediato, pero vamos muy justos. Me hubiera gustado poder hacer una política mucho más ambiciosa en contratación de ayudantes, y hemos ido al mínimo para garantizar, sin pasarnos, las nóminas para el año que viene. Si tuviéramos más, nos permitiría hacer unas políticas extraordinarias. Hasta ahora estamos pagando muy bien a proveedores, pero ya hemos llegado al límite, o la Junta hace un esfuerzo con nosotros en reconocernos las cantidades preacordadas de antemano o ya vamos a empezar a tener problemas.

Y si mañana mismo la Junta abonase su deuda…

Si pudiésemos disponer de esos 30 millones podríamos hacer, en primer lugar, unas becas propias de movilidad, un plan de captación de talentos, de profesorado que fuese capaz de invertir en una convocatoria de profesorado, de 15 o 20, que tuvieran la capacidad de sr competitivos a la hora de conseguir proyectos. Hablamos de una política que, en su momento, es lo que pudo hacer la Universidad Carlos III y que le dio muy buenos resultados.

Además, ya puestos podríamos mejorar nuestras infraestructuras; necesitamos hacer una inversión, fundamentalmente lo que me preocupa, en temas de remodelar el mobiliario de aularios, algunas obras de mantenimiento porque cada vez que llueve sigue siendo un desastre,… menos mal que se ha invertido algo en arreglar algunas cubiertas de edificios y las zanjas de desagüe. Pero necesitamos más cosas, realmente el campus está bajo el nivel del mar por lo que necesitamos una inversión para preveer que cada vez que llueva no se inunde.

¿Cuál sería su modelo perfecto de financiación?

Aquel que nos hiciera a los que gestionamos la universidad no preocuparnos, y no gastar tanto tiempo en apretarnos y estrujarnos el cerebro para ver como repartimos los escasos recursos que tenemos (risas). En primer lugar, ofrecer una mejor calidad docente en el sentido de disponer de más profesores, lo que disminuiría el ratio de alumnos por aula. Poder hacer política en inversión de talentos, invirtiendo en investigadores que a su vez, repercutiría en captación de recursos para hacer más políticas de becas y algo de infraestructuras, con eso me conformaría.

¿Y cómo se consigue ese modelo?

Esto es una tarta que hay que repartir, ahora mismo estamos con un modelo que, en teoría, el objetivo final era que las universidades recibiesen el 1.05 del PIB; pero actualmente el año que viene las universidades recibirán sólo el 0.92. Simplemente un primer pasito sería que se cumpliera ese modelo en cuanto a la cantidad a repartir.

Después, en cuanto a los criterios de reparto, el modelo no puede estar basado sólo en el nivel de alumnos matriculados. Hay que cambiarlo porque si, como todo el mundo pretende, queremos conseguir transferencia e investigación, el modelo debe estar también orientado a esos objetivos, entonces haría falta un modelo donde se tenga realmente en cuenta la realidad actual de la universidad.

La Junta ha ofrecido los presupuestos para el curso 2016 ¿cómo cree que afectará a las universidades las nuevas partidas de más 1.400 millones?

Creo que es insuficiente, el crecimiento del 4%, a bote pronto creo que a la UAL en financiación operativa le puede repercutir aproximadamente en 1.6 millones. Hablando de números, por ejemplo, el 25% de la paga extra, sólo eso se llevará 500 mil euros, algo que anticipo que será difícil hacer frente este año porque ya se hizo frente con el otro 25% no presupuestado.

El crecimiento vegetativo de la plantilla de trienios, sexenios, las pocas plazas que hemos podido sacar de necesidades docentes y las plazas de reposición, prácticamente se van a comer ese crecimiento; con lo cual estamos en las mismas. Es superviviencia, no podemos hacer política, la Junta ahora mismo ha autorizado la contratación de ayudantes por motivos de investigación. A mi me encantaría poder decir “podemos contratar 20 ayudantes para potenciar proyectos o grupos de investigación”, y ahora mismo con esa financiación no podemos.

¿Cree que la Junta defiende lo suficiente los intereses de la UAL?

Sinceramente llevo poco tiempo, pero si puedo decir que este Consejero que es un exrector, tanto el actual como el secretario general de universidades, me consta que se están esforzando al máximo por los intereses de las universidades, así que imagino que lo defenderán en el Consejo de Gobierno Andaluz. Pero ellos nos dicen que “hay lo que hay”, entonces a lo que si se han comprometido, y eso es la parte positiva, igual que digo que el aumento del presupuesto es muy poco; pero sí digamos la naturaleza de ese presupuesto.

Es dinero autofinanciable, que no dependerá de justificación de fondos FEDER, que ese es uno de los problemas que tenemos este año, parte de la financiación operativa venía de ellos y en tanto no se justifican esos fondos FEDER, no puede llegar a las universidades. Entonces es un dinero, digamos “limpio”, en el sentido de que está ahí y no habrá ningún problema de que nos llegue al menos eso; y eso me gusta y ha sido una buena gestión de este Consejero.

Como bien sabrá, desde el Ministerio se ha prometido cumplir con las tasas de reposición de profesorado para el próximo curso. ¿Cuántas plazas descubiertas hay a día de hoy en la UAL?

Ahora mismo la UAL debe andar por 90 profesores acreditados, igualados entre catedráticos y titulares, que están en espera. Con el nuevo decreto publicado en septiembre nos permitirá hacer frente a 8, cuatro y cuatro, más un Ramón y Cajal que estamos obligados por convenio. Y el año que viene las previsiones son hacer frente a 7 y 7.

Sin Estudiantes no hay Universidad…

Ante la bajada en el número de becas, aunque el Ministerio dice que no, ¿cuenta la UAL con alguna iniciativa para asegurar la continuidad de los estudiantes almerienses?

Nosotros tenemos, aparte de las becas del Ministerio, unas que sacamos con unos recursos que vienen de la Junta de Andalucía, y nosotros ponemos algunos recursos propios que son los que destinamos a esas becas sociales. Así que sí, tenemos una partida propia, pero muy limitada y que me encantaría subir.

¿Cómo sería el modelo ideal de becas para usted?

Sería, lógicamente, que pudiese cubrir la teoría de que ningún estudiante se quede sin estudiar lo que desea por falta de recursos económicos. Dicho esto, también los estudiantes deben cumplir con un compromiso ya que si se benefician de unos recursos públicos, de unos impuestos que pagan todos los ciudadanos, ellos también deben cumplir, tiene que haber un compromiso.

Pero me consta que ahora mismo, la situación que se vive es que buenos estudiantes, algo que no es solo aquel que saca sobresalientes, es decir, un estudiante regular que vaya sacando curso por curso o que le queden una o dos asignaturas yo eso lo considero un buen estudiante, y más en determinados ámbitos; y si me consta que hay algunos que están teniendo problemas para matricularse o llevar a cabo sus estudios, con lo cual hay un problema de becas. Entonces lo primero que debe cubrir un sistema de becas es que esas situaciones no se den.

Este curso se han matriculado 3200 nuevos alumnos ¿lo considera una cifra positiva?

Es una cifra buena, podría ser mejor, por ejemplo he echado de menos más nuevos ingresos en las ingenierías, pero he consultado con otras universidades y parece que es una tendencia generalizada, están ahora un poco de capa caída.

¿Cuál sería la máxima capacidad de alumnos que podría acoger la UAL?

No tenemos aún los datos totales, el año pasado fueron 14.000, quizá este año sea un poco menos pero es la tendencia natural que está ocurriendo en el resto de universidades. Pero creo que los números que barajamos son los idóneos, para la UAL entorno a los 15.000 estudiantes es un buen tamaño de universidad. Me gustaría que el reparto fuese mejor, por ejemplo con más estudiantes con el ámbito de la Ingeniería y las Ciencias que el que hay ahora mismo; actualmente está muy descompensada hacia el ámbito de la Educación, Empresariales y Derecho, tenemos carencia de estudiantes sobre todo en Ingeniería y Ciencias.

En cuanto a participación con los estudiantes y la vida en el campus, como hablaba en su programa, ¿se está llevando a cabo?

En las comisiones del Consejo de Gobierno que hemos hecho se han incorporado a los estudiantes en todas ellas. La vicerrectora está trabajando también en un reglamento para que haya más participación a nivel de centros, y después lo que aún no hemos conseguido lógicamente es toda esa efervescencia, es algo que cuesta trabajo, en el campus a nivel de actividades presenciales organizadas por los propios estudiantes.

Estamos trabajando y para el próximo Consejo de Gobierno quizá llevemos una convocatoria de actividades para realizar con los propios estudiantes. También desde Extensión Universitaria se está planteándose el tema para intentar conseguirlo.

Por ahora estamos cumpliendo con lo prometido, además en unos tiempos rápidos, sobre temas que les preocupaban mucho a los estudiantes como el tema del B1, las tasas deportivas las hemos bajado a la mitad; es decir, estamos cumpliendo, además recibo correos diarios de los estudiantes y los atiendo todos. Contesto personalmente y cuando llega un tema concreto lo derivo al responsable correspondiente.

Para ir terminando, en materias de Legislación…

¿Cuál es su posicionamiento como rector ante las medidas de acceso propuestas desde la LOMCE?

Van a ser muy complicadas de instaurar, algunas titulaciones no van a tener problemas, pero por ejemplo, pensando en el ámbito de la salud, imagina que cada universidad con Enfermería, Fisioterapia o Medicina hace su propia prueba; ¿qué hacen? ¿la hacen en días distintos o las alternan? ¿Cómo se le va a dar la oportunidad a los estudiantes para que puedan concursar en varias pruebas?, es muy difícil de regular eso.

Yo, más que los sistemas de acceso, creo en un modelo de un sistema de permanencia. Lo ideal sería que cualquier estudiante entrase en la titulación que quisiese, y una vez que entre que ahí estuviese el filtro, antes de proseguir sus estudios. Que de entrada no se quedase sin posibilidad y tras el primer año, se realiza la selección. Por ejemplo, he vivido la experiencia de gente que tiene mucha vocación en medicina y que probablemente hubieran sido unos estudiantes excelentes de medicina, pero a lo mejor han fallado un poco en matemáticas o filosofía y no han tenido la oportunidad. Es una pena que se queden sin esa posibilidad, aunque comprendo que eso también es caro; aquí al final todo desemboca en lo mismo, con recursos…

El sistema de acceso al Distrito Único Andaluz es de lo que mejor ha funcionado, además nos lo dicen desde fuera, y como parece que había esa sensación de incertidumbre con respecto a lo que iba a pasar, especialmente en este año de transición que a lo mejor cambia el gobierno y no sirve de nada regular nada porque después lo cambian. Entonces hay una situación de transición y una idea por lo que comentamos las universidades que los estudiantes de 1º de Bachillerato estuvieran tranquilos.

¿Cómo afecta a la vida universitaria ese baile de leyes de educación?

Afecta que supone invertir muchos recursos y tiempo en normativas y planificación que se podrían dedicar esos esfuerzos a la docencia e investigación, por ejemplo. Está muy bien y soy de los que pienso que si hay que hacer un esfuerzo por mejorar, se hace y se invierte todo el tiempo del mundo, las infinitas reuniones necesarias para elaborar un plan de estudios, el seguimiento de la calidad de los planes, de las acreditaciones,.. pero que sea un esfuerzo que merezca la pena y estable. Que no se haga un esfuerzo como el que se ha hecho, muy fuerte por parte de las universidades, para adaptarnos al plan Bolonia y que ahora veamos que se necesita otro esfuerzo, junto al consiguiente debate, para ver si ahora volvemos a la posibilidad del 3+2. Eso desanima mucho porque son muchas horas las que se invierte.

¿Se contempla la revisión del calendario académico de cara al próximo curso?

De hecho lo anuncié en mi discurso de apertura, hay que plantearse el cambio. Adelantar la convocatoria de septiembre a julio, con lo que habría que adelantar la de junio a mayo y a su vez el inicio de las clases al principio de septiembre. Se adelantarían los exámenes del primer cuatrimestre a antes de navidad, y los exámenes del segundo cuatrimestre a mayo; un calendario que también facilitaría mucho la labor con los erasmus, se adaptaría mucho mejor al calendario que tienen en Europa.

El calendario se consensúa en Consejo de Gobierno, pero no voy a cometer ese error, incluso me planteo en primer lugar debatirlo en Claustro; y a partir de ahí pedir la opinión a los departamentos, al Consejo de Estudiantes, a las representaciones de estudiantes, pero el primer debate, en Claustro. La experiencia que me transmiten los rectores que ya lo tienen, en este caso en Jaén y Córdoba, es que es positiva; incluso la experiencia que recibo de algunos estudiantes, que a pesar de que al principio están reacios, al final acaban dándose cuenta de que es mejor.

Ahora se celebran exámenes hasta bien avanzado julio, y después vuelves a tener exámenes en septiembre. En el mejor de los casos los estudiantes tienen un mes y medio, más o menos, para volver a retomar las asignaturas; pero entre medias están las vacaciones, las ferias, un calor horrible para estudiar, etc. Si se adelantan los exámenes de junio/julio de manera que a mediados de mayo puedas haber acabado, y dejas casi un mes hasta las recuperaciones; tienes las materias más frescas, prácticamente el mismo tiempo, pero además la mayor ventaja es que todos los estudiantes tienen un auténtico descanso de verano que les hace falta. Ahora mismo no acaban de tener descanso, sobre todo para los que estudian a conciencia; no tienen ningún descanso mental de los estudios y creo que eso es malo. Con esto no van a perder ninguna oportunidad de convocatoria, solo habría un año de transición que podría ser complicado, pero ya luego de ahí a ver que pasa.

—————————
**Puedes leer aquí la Primera parte y la Segunda Parte de la entrevista a Carmelo Rodríguez, rector de la Universidad de Almería.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *