El nuevo CEUAL pide “flexibilidad” a toda la comunidad ante las últimas decisiones por el COVID-19

El nuevo CEUAL pide “flexibilidad” a toda la comunidad ante las últimas decisiones por el COVID-19


Desde el pasado 13 de marzo la comunidad universitaria almeriense vuelve a disponer de un nuevo CEUAL. Un renovado Consejo de Estudiantes de la Universidad de Almería que a día de hoy cuenta con representantes de todas las Delegaciones de Estudiantes en su órgano directivo, compuesto por José Ramón García, estudiante de Derecho, en el cargo de presidente; María del Carmen Muñoz, de Educación Social, como vicepresidenta del Área Social; Carina Tripiana, del Grado en Historia, como vicepresidenta del Área de Comunicación y Extensión Universitaria; Alejo Martín, de Informática, en el puesto de Secretario del CEUAL; Miriam Carrillo, del Grado en Matemáticas, como Vicesecretaria; José Eduardo Rodríguez, del doble Grado en Derecho y ADE, al cargo de la Tesorería; y Álvaro Hernández, estudiante de Trabajo Social, como Vicetesorero.

Una nueva etapa que ha arrancado prácticamente en plena crisis sanitaria por el coronavirus COVID-19; que ha conducido finalmente en los últimos días a la decisión de suspender las clases de manera presencial lo que resta del curso académico 2019/2020. Una medida tomada en conjunto entre los Rectores andaluces y la Junta de Andalucía que comprenden desde el nuevo CEUAL, pues “preferimos saber desde ya cómo van a seguir las clases antes que alargar la incertidumbre en el tiempo”, señalan. De este modo, conociendo sobre qué escenario tendrán que trabajar lo que resta de curso, ahora “tenemos que centrarnos en trasladar todos los problemas que hay y que puedan seguir dándose en las clases virtuales, trasladar las propuestas de mejora y, por supuesto, seguir animando al estudiantado ante esta difícil situación nueva para todos, también para el profesorado”.

“La calidad educativa ha disminuido, eso es así, y esto va a afectar”

Razón por la que piden unidad a toda la comunidad universitaria al insistir en que “tenemos que seguir manteniéndonos unidos, coordinados, y comenzar a trabajar en las evaluaciones y calificaciones finales de los estudiantes”. Todo ello, “partiendo siempre desde un punto de flexibilidad que le pedimos a los estudiantes y también al profesorado y al Rector”.

Renacimiento en plena epidemia del COVID-19

Con un nuevo CEUAL compuesto por 28 personas en el Pleno y siete en el Consejo de Dirección, a falta de que la Delegación de Salud se renueve para sumar así 32 personas en Pleno y ocho en el órgano de dirección; sus responsables han arrancado esta nueva etapa con ganas de ayudar a toda la comunidad universitaria, y en especial al sector del estudiantado; así como aportar posibles ideas y soluciones en cualquier ámbito que sea necesario. Una labor a desempeñar para la que, insisten, sería conveniente que el Consejo de Estudiantes se integrase dentro del Grupo de Seguimiento del COVID-19 de la UAL “para trasladar los problemas existentes en cada materia”.

Petición que ya han trasladado en un par de ocasiones al Rectorado de la institución almeriense, pues consideran que facilitaría el “trasladar directamente al vicerrectorado correspondiente los problemas existentes en cada materia, y también al propio rector”. Y es que, aunque ya tienen el cauce de comunicación a través del Vicerrectorado de Estudiantes, Igualdad e Inclusión, que dirige Maribel Ramírez, señalan que no es lo mismo que haya intermediarios a “estar en la misma mesa y dirigir las propuestas al órgano competente”. “Es buena la creación del Grupo de Seguimiento, pero es preciso que estemos en él para poder plantear nuestras medidas y enseñar nuestro punto de vista. Nadie mejor que los estudiantes sabemos cómo los estudiantes estamos viviendo esta situación, aunque la vicerrectora de Estudiantes, que es nuestra conexión directa, sea magnífica. Pero nunca nos podrá entender al 100% al no estar en nuestra situación”, subrayan en su deseo por formar parte de la Comisión extraordinaria del COVID-19.

“Preferimos saber desde ya cómo van a seguir las clases antes que alargar la incertidumbre en el tiempo”

En este punto, al margen de su inclusión o no dentro de dicho Grupo de Seguimiento, los miembros del nuevo CEUAL valoran positivamente la actuación de la UAL al señalar que se ha actuado “rápido y eficazmente” desde el primer día tomando las medidas necesarias y aportando las herramientas precisas para continuar el curso ‘con normalidad’. Por supuesto, saben que “ha habido problemas y los seguirá habiendo, y nuestra misión como CEUAL es trasladarlos para buscar soluciones”. Una labor que realizan desde sus casas gracias a las nuevas tecnologías, que les permiten realizar reuniones mediante videoconferencias o estar en contacto permanente vía Whatsapp. Y no solo entre ellos, sino también con las distintas Delegaciones de Estudiantes, con el Rectorado de la UAL y con los demás Consejos de Estudiantes andaluces “para sobrellevar esta situación y evitar el mínimo de perjuicios en el estudiantado”.

Así, de manera telemática, tratan de gestionar, solventar y ayudar en todo lo posible ante las preocupaciones surgidas en las últimas semanas entre el sector del estudiantado. Dudas que, por lo general, se centran en la evaluación final y la realización de los exámenes; si se optará por eliminar parte del temario; qué flexibilidad tendrán los estudiantes en cuanto a los métodos para evaluar y aprobar sus asignaturas; o si se cambiarán los criterios de evaluación, entre otras consultas. Los motivos, apuntan, es que “la calidad educativa ha disminuido, eso es así, y esto va a afectar”. Situación que ha generado muchas preocupaciones y dudas desde las distintas Delegaciones “que ya le hemos planteado al Rectorado y a los Vicerrectorados de Ordenación Académica, de Estudiantes y al de Posgrados”.

“Estamos atravesando por una situación excepcional y sin precedentes en la historia reciente y tenemos que adaptarnos y entenderla. Pero aún así, hay preocupaciones y problemas con la docencia. Por ejemplo, no todos los profesores se conectan a las clases y dan las clases. Son muy pocos los que no lo cumplen, pero los hay”, comentan. Algo que podría ir aparejado, sugieren, a evaluar si la docencia impartida ha sido correcta; o a optar por complementarla con prácticas, pero siempre adaptado por titulaciones. Posibles soluciones a las que habría que sumar la opción sugerida por el nuevo CEUAL de que la matricula de prácticas de este año se compute el curso que viene; o, en el caso de tener que repetir una asignatura, que el curso que viene su coste de matriculación sea al mismo precio que el del curso actual y no suponga un incremento por, si fuese el caso, segunda matrícula.

“Este problema lo tenemos en común todos los estudiantes españoles y queremos que haya unos criterios de igualdad”

En este punto, comprenden que la respuesta que obtendrán ante este tipo de inquietudes no será propia del rector de la UAL, Carmelo Rodríguez, pues “tiene que ser una respuesta unificada de todos los Rectores andaluces y de la CRUE en conjunto con el Ministerio de Universidades y la Junta de Andalucía”. Organismos que están trabajando para que sus respuestas estén unificadas a nivel nacional en conjunto con las administraciones públicas ya que “este problema lo tenemos en común todos los estudiantes españoles y queremos que haya unos criterios de igualdad. Que los exámenes tengan un criterio único para todos los estudiantes y que con la igualdad de oportunidades no se vea mermada la calidad educativa y nuestro curso académico, o si lo es, que sea lo mínimo posible”.

Por supuesto, desde el Consejo de Estudiantes de la Universidad de Almería son conocedores de que “son muchas las respuestas que nos deben dar a las universidades y estudiantes. Son complicadas, y por supuesto no nos van a gustar al 100%, pero tenemos que entender la excepcionalidad de esta situación por la que estamos pasando”. Motivos por los que, una vez más, insisten en que “ahora más que nunca tenemos que ser flexibles, y tenemos que serlo todos: los estudiantes, los docentes y también el rectorado”.

Los planes del nuevo CEUAL

Cabe señalar que este nuevo CEUAL ha querido asumir desde el primer momento su papel como órgano de cohesión y coordinación entre todas las Delegaciones de Estudiantes para, así, trasladar las problemáticas existentes en su sector de manera común a los distintos órganos de Gobierno y Administraciones Públicas. Una faceta en la que este nuevo Consejo de Estudiantes hace que cobre más sentido la frase ‘la unión hace la fuerza’ pues, señalan, “si estamos coordinados y sabemos los problemas que tenemos todos, porque aunque sean problemas específicos de cada Facultad o Delegación, hay muchos comunes; podemos darles respuesta y solucionarlos”. Por este motivo llegaron al consenso de que su Consejo de Dirección debía ser un órgano heterogéneo, con una persona de cada Delegación, pues “uno de los principales objetivos es que no es lo mismo hablar desde las Delegaciones o parte de un sector que aúne solo unas Facultades o Escuela, que estar en el CEUAL todos unidos como un órgano común que las aglutine a todas”.

“Nadie mejor que los estudiantes sabemos cómo los estudiantes estamos viviendo esta situación”

De este modo, sus esfuerzos se centran a diario en fomentar la comunicación entre toda la representación estudiantil de la UAL. Además, a nivel de trabajo, han decidido dividirlo por áreas o secciones “y cada uno se dedica a una cosa, aunque todos estemos en contacto, colaboremos y nos ayudemos los unos a los otros. Así el trabajo es mucho más ameno y lo dividimos”. Un desempeño de funciones en el que, tal y como comentan, ayuda que cada uno de sus miembros pertenezca a una Delegación de Estudiantes ya que “conocemos los problemas de primera mano y las peticiones que nos llegan, y eso acelera mucho el trabajo”. Ramas distintas que se unen en un único punto, el Consejo de Estudiantes, que favorece también el número de puntos de vista con los que abordar cualquier situación, lo que “hace que la forma de actuar sea pensando en todo el mundo”.

Así pues, dado que el mandato habitual de este órgano de representación no se extiende más allá de uno o dos cursos académicos, entre los planes a corto plazo del nuevo CEUAL figuran la elaboración de un Reglamento de régimen interno del mismo (para sentar una bases concretas de renovación); la participación activa en la modificación del Reglamento de Evaluación y en la creación del Estatuto del Estudiante Universitario de la UAL; la formación a futuro de los nuevos miembros del CEUAL; o trabajar junto al Vicerrectorado de Estudiantes en la posible modificación de becas existentes o en la creación de nuevas ayudas. Metas en las que, por supuesto, también cobran protagonismo las áreas de diversidad, inclusión e igualdad; relacionadas directamente con el Área Social de la que se encarga en el CEUAL María del Carmen Muñoz, y que “echábamos en falta pues la UAL se involucra, pero no hay realmente una inclusión, sino que es más una integración”. Por ello, comentan, “como aún hay cosas que mejorar, creíamos que era un punto importante donde tratar también medioambiente, concienciación, violencia de género…”. Lo que la convertiría en “un área que va a ayudar al desarrollo integral de las personas”. Todo ello empleando una metodología de trabajo centrada en el asentamiento de conocimientos para que todo lo que se haga hoy en este nuevo CEUAL, y con lo que se trabaje, “se quede marcado para posibilitar una formación a futuro para los nuevos miembros que vayan a sustituirnos”.

“Estamos atravesando por una situación excepcional y sin precedentes en la historia reciente y tenemos que adaptarnos y entenderla”

Así, con la mirada puesta en el futuro del Consejo de Estudiantes de la Universidad de Almería, sus miembros actuales apostillan que “todos estaremos satisfechos de nuestro trabajo si conseguimos que, una vez concluya el mandado, haya una representación estudiantil en todos los órganos de la Universidad y en todas las Facultades. Que haya Delegaciones de Estudiantes con representantes que estén formados, que sepan cuáles son los derechos que tienen por ser representantes y las competencias que tienen todos… y si conseguimos también mejorar un poquito la vida de los estudiantes dentro de la universidad y mejorar la UAL en sí como institución, en todos sus aspectos o en los que podamos, creo que nos sentiremos satisfechos”. Una meta que, reconocen, “es muy difícil” pero, añaden, “si vamos localizando problemas y los vamos solucionando, además de dar esa formación a los chavales que vienen por detrás para que nos tomen relevo, esto continúe y no se estanque como ha pasado ahora; nos daremos por satisfechos”.


Compartir