Cinco propuestas para mejorar las universidades desde Europa

Cinco propuestas para mejorar las universidades desde Europa



La CRUE Universidades Españolas ha dirigido una carta abierta a los cabezas de lista de las candidaturas españolas de cara a las próximas elecciones al Parlamento Europeo del 26 de mayo. En la misiva, Roberto Fernández Díaz, presidente de Crue Universidades Españolas y rector de la Universidad de Lleida, señala entre otras ideas la importancia de las políticas de Educación y Formación así como el papel de las propias universidades en la innovación y la búsqueda de la sostenibilidad.

En palabras de Fernández Díaz “la Universidad no puede entenderse fuera de su vocación de servicio porque nuestra misión fundamental es el progreso social, entendido como la lucha contra las desigualdades desde la modernidad. Para conseguirlo, todos debemos trabajar por conseguir una Unión Europea más cercana y sensible a los problemas de los ciudadanos. En esa transformación, las universidades deberían ser actores clave a través de la formación de estudiantes, la Investigación y la Transferencia del Conocimiento”. Bajo la premisa de “avanzar hacia una Europa más sostenible”, el presidente de la CRUE Universidades Españolas vuelve a subrayar el papel de las universidades como formadoras de ciudadanos críticos, encargados de “afrontar los actuales fenómenos de desinformación” así como “llevar aún más allá las fronteras del Conocimiento para que nuestras sociedades sigan progresando.”

Esta carta busca mostrar los valores que las instituciones universitarias y políticas tiene en común, aprovechando para solicitar cinco propuestas de trabajo a llevar a cabo en la siguiente legislatura.

La CRUE Universidades Españolas ha dirigido una carta abierta a los cabezas de lista de las candidaturas españolas al Parlamento Europeo de cara a las próximas elecciones del 26 de mayo.Propuestas para fortalecer a la Universidad desde el Europarlamento

  1. Defensa de los valores fundamentales 

Estudiantes y profesores universitarios están sufriendo una fuerte presión política en diferentes lugares del mundo, lo que dificulta seriamente su labor de docencia e investigación, al tiempo que hurta a los ciudadanos un verdadero acceso al Conocimiento. En Europa, la libertad académica es un valor fundamental y está protegida por la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea y, sin embargo, hoy en día se están produciendo en su seno ataques a estas libertades fundamentales. Sin libertad académica y autonomía institucional, las universidades no pueden cumplir su misión.

  1. Una Europa abierta e inclusiva 

Las universidades son un elemento vertebrador del continente. Pero para que actúen como eficaz elemento de cohesión, debemos asegurar que todos los ciudadanos puedan formarse de acuerdo a sus capacidades y no a su situación socioeconómica. Europa debe trabajar por una Educación Superior inclusiva que no se vea restringida por altas tasas de matrícula o insuficientes políticas de becas. Las universidades tienen que ser espacios seguros donde los estudiantes puedan acudir a formarse como expertos en sus áreas, pero también como ciudadanos de una Europa del futuro, que no deja a nadie atrás.

  1. Profundizar en la colaboración académica 

La Unión Europea, al igual que las propias universidades, no puede entenderse sin el fortalecimiento de estrechas colaboraciones internacionales donde las fronteras se difuminan hasta tal punto que dejan de existir. Juntos debemos seguir trabajando por un Espacio Europeo de Educación Superior integrador y que trasciende las fronteras de la propia Unión. En esta misma línea, el programa Erasmus debe ser más inclusivo y dotarse de aún más recursos, tanto para la movilidad de estudiantes y personal de las universidades como para fomentar la colaboración académica y el intercambio de buenas prácticas. Tenemos una gran oportunidad con la iniciativa de «Universidades Europeas», por lo que debemos trabajar juntos para que tenga un gran impacto y pueda beneficiar al mayor número posible de actores del sistema universitario europeo.

  1. Promoción de una investigación de calidad al servicio de los retos actuales 

Vivimos en una era de grandes cambios tecnológicos en la que los avances de la Investigación y la innovación transforman profundamente las sociedades. Europa es un líder mundial en Investigación y debería aspirar a serlo también en innovación. Para liberar este potencial, se requiere una inversión sustancial tanto en la Investigación como en los ecosistemas de innovación en los que se aplican ideas vanguardistas para proporcionar nuevas soluciones. También necesitamos un Espacio Europeo de Investigación con libre circulación del Conocimiento, en particular a través de la Ciencia Abierta. Las universidades desempeñan un papel clave como lugares de creación de Conocimiento, pero necesitan una Europa que invierta en la cooperación y la impulse.

  1. Aprobación de unos presupuestos que apuesten por la sociedad del Conocimiento

Los programas de financiación para la Educación Superior y la Investigación –Erasmus y Horizonte Europa– constituyen una gran ventaja para la UE y sus ciudadanos. Se trata de ejemplos únicos de programas multilaterales que ofrecen a estudiantes e investigadores la oportunidad de aprender y crecer a través de la movilidad y la colaboración con los mejores en cada ámbito. Las universidades han aprovechado estas oportunidades para ofrecer una Educación de alta calidad y una Investigación e innovación de vanguardia. Sin embargo, ambos programas han recibido una financiación insuficiente en el pasado y el actual Parlamento Europeo ha pedido, acertadamente, aumentos sustanciales para el período 2021-2027 (120.000 millones de euros para Horizonte Europa y 41.000 millones para Erasmus).


Compartir