Elecciones al decanato de la Facultad de Ciencias de la Educación: entrevistamos a Soledad Romero Rodríguez

Elecciones al decanato de la Facultad de Ciencias de la Educación: entrevistamos a Soledad Romero Rodríguez



Continúa el proceso de campaña electoral en la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Sevilla para elegir al futuro responsable del decanato. El próximo lunes 15 de mayo se producirá la votación en Junta de Facultad tras la que se conocerá el nombre de la persona que será la máxima autoridad en la gestión de este centro. De no producirse mayoría absoluta será el miércoles 17 cuando, tras la segunda vuelta, se tomará la decisión.

Tres son los candidatos que han decidido dar un paso en esta tarea y que han explicado a Aula Magna las principales líneas de sus programas electorales: Soledad Romero Rodríguez, del departamento de Métodos de Investigación y Diagnóstico en Educación; Julio Barroso Osuna, perteneciente al equipo de Didáctica y Organización Educativa; y Alfonso Javier García González, de Psicología Social.

Entrevista a Soledad Romero Rodríguez

Soledad Romero Rodríguez se dedica, dentro de su departamento, a desarrollar la orientación educativa y profesional.  Desde que entró en la facultad, hace treinta años, se ha encargado de todo lo que tiene que ver con el desarrollo profesional y personal. Trabaja con herramientas relacionadas con el autoconocimiento, autoexploración y relaciones personales así como en el desarrollo de competencias docentes del profesorado universitario y acción tutorial en la universidad.

¿Por qué decidió presentar su candidatura al decanato?

La candidatura no la llamo mía, la llamo nuestra candidatura porque a partir de todo lo que ocurrió después de la condena, nos planteamos muchos miembros de la Junta de Facultad que como facultad no habíamos dado la respuesta oportuna. No habíamos dado el suficiente apoyo y acompañamiento a nuestras compañeras, aunque algunos de manera individual pues sí lo habíamos hecho. Entonces al entender que como facultad no se le había dado esa respuesta nos parecía que esa Junta de Facultad debería disolverse y que tampoco el equipo decanal debería continuar, más bien como gesto y como reconocimiento de esa incapacidad que había tenido la facultad para que ocurriera y para que no se le diera la respuesta adecuada.

Entonces a partir de ahí, empezamos  a convocar asambleas en las que han participado profesorado, estudiantes y personal de administración y servicios y desde ahí, empezamos a  cuestionarnos qué es lo que queríamos para la facultad. Se crearon varios grupos de trabajo y una de las cosas que veíamos importante era hacer un Código Ético, que de hecho se aprobó también en una asamblea, independientemente de que estemos en decanato o no (lo llevaremos a Junta de Facultad para que se apruebe) y también a partir de ahí empezamos a plantear distintas líneas programáticas que entendíamos que eran como las líneas bases de la facultad que queremos. Esas líneas además se pusieron en un blog a disposición de toda la facultad para que quién quisiera las firmara e hiciera los comentarios oportunos. Creo que vamos por unas 80 firmas, entre profesorado, PAS y estudiantes, y de ahí viene esta candidatura. Tiene que haber una persona que tenga el decanato y un equipo pero responde a todo ese movimiento que se abre a todo el mundo que pueda simpatizar y estar de acuerdo con los planteamientos que tenemos.

¿Cuáles piensa que son las principales necesidades de los estudiantes de la Facultad de Ciencias de la Educación?

En general, la facultad necesita una gestión más transparente, que la información circule y a todo el mundo le llegue toda la información que necesite para desarrollar su vida en la facultad. Su vida en la facultad puede ser el estudio, el estudio y la investigación, la docencia o las relaciones humanas.

Después es necesario que mejoren los canales de comunicación y no sólo los canales de comunicación escritos o virtuales, que también hay que mejorarlos, sino los canales personales. Necesitamos espacios de encuentro donde la gente se pueda mirar a la cara y donde nos podamos relacionar los estudiantes entre ellos y también con el profesorado y personal de administración.

facultad-educación-imagen-recurso

Facultad de Ciencias de la Educación

Además  necesitamos que haya más democratización,  es decir que todas las comisiones, grupos de trabajo funcionen y que en ellos haya estudiantes, personal de administración y servicios y profesorado. Entonces que haya una mayor participación estudiantil y entendemos que para que haya más participación estudiantil los estudiantes tienen que entender que realmente sus propuestas son escuchadas y que lo que se dice en una comisión no queda después en un cajón para que el equipo decanal decida otra cosa. Entonces en la medida en la el estudiantado sea más escuchado entendemos que participará más.  Entonces va vinculado la democratización, con los canales de comunicación y con la información. Es una necesidad de todos.

También hace falta que revisemos profundamente los planes de estudio porque entendemos que en su momento se aprobaron y podrían ser válidos pero como va evolucionando la sociedad, las necesidades sociales, el mundo del trabajo, los ámbitos profesionales debemos hacerlo para que el estudiantado entienda que lo que estudia es útil y además pueda valorar qué es lo que puede ofrecer a la sociedad desde su profesión y cuáles son los nuevos yacimientos de empleo y salidas profesionales que podrán desarrollar.

Teniendo en cuenta estos yacimientos de empleo de los que habla ¿cree que es importante trabajar por la inserción laboral de los jóvenes que desean ser profesores?

En todos los grados es necesario que se trabaje la inserción laboral del estudiantado. Yo, de hecho, mi especialidad es orientación profesional. La inserción profesional del alumnado implica revisar para qué perfiles profesionales estamos formando y a partir de ahí plantear la formación. La formación realmente tiene que ser en competencias profesionales no sólo una transmisión del conocimiento sino que el alumnado desarrolle el saber, el saber hacer y también el saber ser y estar, la parte emocional y actitudinal.

Además, las prácticas curriculares deben estar muy relacionadas con esa formación  profesional del estudiantado, no nos sirve cualquier sitio de prácticas ni cualquier tipo de prácticas. Además entendemos que deben empezar antes y tener más relación entre la teoría y la práctica. Nosotros plantemos la posibilidad de ver la viabilidad de la formación dual o formación en alternancia. Esto no puede ser de un día para otro pero igual tendríamos que tender a eso porque contribuye a la mejor formación e inserción profesional de nuestros estudiantes. Y por supuesto un plan de orientación y acción tutorial serio. Esto implica que desde el primer curso los estudiantes aprendan a explorarse a sí mismos, a conocer cuáles son sus competencias, qué están desarrollando, intereses y en función de eso puedan elegir menciones, itinerarios, optativas, sitios de prácticas, etc.   En el practicum además tiene que haber una relación muy estrecha entre la facultad y las empresas o instituciones con los que se hacen las prácticas. Hay que hacer acuerdos de colaboración en los que no solo sea que el estudiante va a allí a hacer las prácticas sino que se puedan generar proyectos de innovación, investigación y haya relación cercana entre facultad y empresa. Ellas empezarán así a valorar qué pueden aportar nuestros estudiantes y generar puestos que sean para nuestros estudiantes.

Yo creo entonces que hay que trabajar mucho, que una salida laboral pueden ser las oposiciones de todas las titulaciones pero hay otras muchas opciones profesionales y muchas que  están por crear. Nos toca creernos que como Facultad de Educación también podemos montar spin-off y desarrollar el emprendimiento. Además apostaríamos por un emprendimiento social, que vaya a dar respuestas sociales y que no tenga tanto necesariamente un fin lucrativo sino un fin social. Entonces ahí podríamos aportar mucho.

¿Cuáles son para usted las principales solicitudes o necesidades del PAS y PDI de su facultad?

En nuestro programa uno de los apartados hace referencia a las personas. Todas las personas que trabajan a nivel de la facultad son importantes porque todas ocupamos un lugar y desde el lugar que ocupamos podemos aportar algo. No existiría la facultad sin estudiantes, sin personal de administración y servicios o personal docente y administrador. Además soy una defensora de que las personas que eligen una profesión lo hacen porque quieren hacerlo lo mejor posible y parto aquí de esa idea. Desde ahí hay que confiar en todo el mundo.

Entiendo que el PAS tiene que tener más autonomía en sus decisiones, quienes saben si un aula está más en condiciones, se puede utilizar o no, el PAS tiene que poder decidir sin tener que pasar por decanato para tomar la decisión. En cuanto a aspectos de organización, de secretaría, de todo, ellos son los conocen su trabajo. Hay que hacerlos partícipes de todas las decisiones que se toman, no sólo de las que les afectan a ellos sino de otras en las que ellos pueden aportar una mirada desde sus funciones.

En cuanto al profesorado estamos en una situación muy precaria, especialmente tenemos una situación en la que muchos departamentos tienen profesores a más de 24 créditos, más de 240 horas presenciales. Entonces eso, y además tener que responder a las exigencias de investigación, poder realmente hacer una docencia de calidad  es algo difícil de llevar. Entonces, la cuestión del profesorado no solo les afecta a ellos por su situación laboral sino que afecta a la calidad de la docencia. Entonces entiendo que desde la facultad sí podemos hacer mucho, podemos apoyar y acompañar al profesorado en facilitar, por ejemplo, que puedan realizar su investigación en la facultad, en facilitar y apoyarlos en sus publicaciones. Apoyarlos y acompañarlos en todas sus reivindicaciones para la estabilización de sus puestos de trabajo y decir no a la precariedad laboral. Podemos facilitar el encuentro entre profesorado de la facultad para que puedan hacer proyectos de innovación conjuntos, de investigación, etc. Además podemos ponerlos en contacto con entidades externas para que puedan hacer esos proyectos. También debemos hacer unos horarios  (que afectan también a los estudiantes) que permitan favorecer la vida laboral y familiar, que puedan tener descansos, reunirse y hablarse.

Por tanto, apostamos por apoyar tanto al Personal de Administración y Servicios como al profesorado en la estabilización de sus puestos de trabajo y en que puedan promocionar dentro de nuestras posibilidades.

Si sale elegida como decana ¿qué sería lo primero que haría?

Hay temas prioritarios como la democratización de la facultad.  Además, no puede quedar ningún espacio, hueco o resquicio para que se pueda dar ninguna situación de acoso, tanto laboral como sexual. Un no al acoso con mayúsculas y muchos signos de admiración. Podremos todas las medidas que hagan falta para que todas las personas, estudiantes, PAS o profesorado que sientan que pueden estar siendo acosados tengan un espacio donde poder hablarlo, comunicarlo y se sientan apoyados.

Es importante facilitar y desarrollar los canales de comunicación bidireccionales. No solo para contar lo que decide un equipo sino para que todas las personas que formamos parte de  esta comunidad educativa puedan  hacer sugerencias y estas sean escuchadas y sean valoradas.

Las comisiones además deben funcionar, estar completas y que además puedan ser propositivas. Es decir, que la Junta de Facultad no sea solo para aprobar y llegar a acuerdos sino que allí se puedan hacer propuestas individuales, personales, de colectivos y de las propias comisiones donde se hagan estudios de necesidades para hacer propuestas de mejora.

Además es necesario revisar los planes de estudio, todos los que tenemos y trabajar para que la facultad sea un referente en educación. Además ahí está la formación del profesorado en educación secundaria, que no depende de nuestra facultad y entendemos que debería hacerlo. Esto tiene que ser un proceso pero entendemos que si formamos a maestros deberíamos formar al profesorado de secundaria.

Hay que potenciar la investigación, el doctorado y que pueda haber intercambios entre las personas que se forman aquí. Apoyar, además, los procesos de innovación educativa: los que se hacen dentro de la facultad pero que también haya acuerdos educativos con otros centros e instituciones. Cuando hablamos de educación hablamos de educación para todas las personas, a lo largo de toda la vida y en todos los diferentes roles que una persona puede desarrollar en su vida.

Y después mejorar y revisar las prácticas, que sean más profesionalizantes y acompañar al estudiantado en todos sus procesos a través de la orientación. Por supuesto debemos cuidar además a los estudiantes internacionales y ampliar nuestros convenios de colaboración y trabajar la idea de que somos de las culturas y que esto es un espacio de creación artística, cultural y donde además podemos desarrollar muchas vías para el diálogo y relación intercultural, algo que además hace mucha falta en nuestra sociedad. Tenemos la suerte de ser una facultad donde tenemos de todo: artistas, lingüistas, matemáticas, pedagogos, maestros, deportistas. Ese potencial lo tenemos que aprovechar para ponerlo al servicio de la sociedad.

Para todo esto hay que tener un espacio de convivencia. Eso sería lo primero, crear un espacio de convivencia y donde todo el mundo se pueda sentir a gusto trabajando. Así surge la creatividad. Tenemos que ser una facultad donde la gente se sienta cuidada y así sacar lo mejor de cada uno. La sociedad y el mundo no está pidiendo creatividad, ya los paradigmas viejos no sirven, hay que dar un aire nuevo y no nos sirve la continuidad, hay que renovarlo todo.

En relación a la renuncia del anterior equipo y la concesión del reconocimiento en Prevención de Riesgos Laborales de la Universidad de Sevilla a las personas que han luchado contra las conductas de acoso ¿qué opinión tiene?

Respecto a la renuncia del equipo anterior, simplemente, independientemente de las personas, como facultad no hemos sabido dar respuesta clara y contundente a la situación que se dio en la facultad. No tengo nada más que decir. Igual que eso, yo fui de las que dimití de Junta de Facultad, como institución era algo necesario.

En cuanto a nuestras compañeras, bueno, desde que tuve noticia hubo un grupo de profesoras que. de alguna manera, las hemos estado acompañando. La primera palabra para mí sería agradecimiento. Me siento agradecida porque tuvieron la valentía de sacar a la luz una situación que no sólo les afectaba a ellas pero que, de alguna manera, mostraba un dolor y una situación que se estaba dando en el seno de la facultad, de la universidad  y de la sociedad que nunca jamás se tendría que dar. Le tenemos que agradecer que lo hayan sacado a la luz porque eso ha permitido poder poner una lupa y ampliar la mirada respecto a cómo funcionamos en la universidad en general y en concreto en esta facultad. Entonces, gracias a eso pues mucha gente ha podido tomar conciencia de que así no se puede funcionar. Tener más o menos poder no te puede dar derecho a nada sobre nadie. Aquí todas las personas tenemos los mismos derechos y todas debemos ser escuchadas y tener derecho a vivir en paz y desarrollarnos y crecer como personas y profesionales. Entonces hay que agradecer a quienes destapan situaciones. Entonces no sólo era la situación de ellas sino que era la situación de todos y todas nosotras.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *