Elecciones en la Facultad de Educación: encuentro con Julio Barroso

Elecciones en la Facultad de Educación: encuentro con Julio Barroso



La Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Sevilla finaliza hoy su proceso de campaña electoral para la elegir al que será su futuro decano. El próximo día 15 de mayo se producirá la votación en Junta de Facultad tras la que saldrá a la luz el nombre de la persona que se convertirá en la máxima autoridad en la gestión del centro. De no producirse mayoría absoluta el miércoles 17 deberá realizarse una segunda vuelta.

Tres son los candidatos que han decidido dar un paso en esta tarea y que han explicado a Aula Magna las principales líneas de sus programas electorales: Soledad Romero Rodríguez, del departamento de Métodos de Investigación y Diagnóstico en Educación; Alfonso Javier García Gonzálezde Psicología Social y Julio Barroso Osuna.

Entrevista a Julio Barroso

Julio Barroso pertenece al departamento de Didáctica y Organización Educativa. Su área de especialización es la tecnología educativa. Estudia la orientación curricular de las tecnologías dentro de los diferentes procesos educativos que los maestros y pedagogos pueden usar a lo largo de su trabajo. Imparte asignaturas como Tecnología Educativa en el Grado en Pedagogía y diferentes másteres.

¿Por qué decidió presentar su candidatura?

Llevo en la gestión bastante tiempo. Ya son ocho años los que me he tirado como director de departamento. Por lo tanto iba conociendo un poco la gestión y estaba viendo un poco la facultad. Y después la rabia que me dio fue el momento en el que empezamos a salir en prensa por motivos totalmente ajenos a aspectos educativos. Yo creo que eso fue una de las cosas que me movió. Pensé que tendríamos que intentar que salgan otras cosas. Por ejemplo, tenemos una facultad donde hay muchísimos profesores con proyectos de i+d+i en el ámbito nacional e internacional. Tenemos profesores con un número de sexenios de investigación altísimos, tenemos unos profesores (sobre todo uno) que está dentro de los índices de citaciones a nivel europeo entre los doscientos de Europa. Entonces pensé ¿por qué no salimos en prensa por esto?

Entonces el momento es bueno. Bueno en el sentido de que estamos en un momento donde el proceso de construcción y compromiso al que tenemos que llegar a tener todos si queremos esa facultad que todos queremos. Olvidar el pasado o no olvidarlo.  El pasado ha pasado y vamos a trabajar por un futuro. Entre otras cosas porque creo que los alumnos se lo merecen. Tenemos unos alumnos que son unos benditos, podrían haber puesto el grito en el cielo y sin embargo, ahí están.

Entonces voy en esa línea y eso me llamó la atención: la posibilidad de establecer un periodo en el que vuelva a haber un revulsivo, un compromiso en torno a un objetivo común que es que la facultad crezca y progrese. Para ello necesitamos a alumnos, profesores y a toda la comunidad educativa.

¿Cuáles son las principales necesidades del alumnado de esta facultad?

Yo creo que una de las principales necesidades hoy por hoy es el tema de que el alumnado sepa cómo, dónde y de qué manera puede participar y que tiene voz y voto en todos los estamentos. Eso a lo mejor el alumno no lo percibe como necesidad pero yo creo que solucionaría gran cantidad de las necesidades que tienen. Por ejemplo, hablamos mucho del alumnado por unos espacios dignos, esos espacios ellos nos los hacen llegar pero yo creo que ellos deben saber que tienen la posibilidad de trabajar en esa línea.

El equipo anterior inició unos procesos de cara a la integración del profesorado dentro de los diferentes estamentos de participación que hay que continuarlo. Ellos iniciaron el proceso de mentoría de los estudiantes, algo que yo no me podría atribuir. Eso hay que mantenerlo. Además, la delegación de alumnos debe ser un sitio de intercambio, construcción. En definitiva, creo que una de las mayores necesidades del alumnado debe ser sentirse escuchado, ellos deben sentir que sus necesidades son tenidas en cuenta. A lo mejor todo no es posible.  En esta facultad existen unas necesidades de horarios para profesores, alumnos, etc. Habrá puntos en común, pero a mí me da miedo escuchar y ver qué pasa porque tenemos una facultad con muchos títulos, muchos alumnos y los espacios son los que tenemos y los horarios deben satisfacer sus necesidades.

Yo creo que uno de los problemas, el principal, es el de la participación. Los alumnos deben saber, ayudados por los gabinetes de mentoría, profesores y el equipo decanal, cuáles son sus cauces participativos, dónde se pueden mover, cómo. Yo cuando era alumno tenía eso también, quería saber qué podía hacer por mi facultad y mi facultad por mí. Tenemos mucha ayuda y en esta tarea no va a estar sólo el equipo que gane.  Aquí tenemos en la biblioteca, por ejemplo, un equipo humano, encabezado por su director, que llevan desde hace unos años en un proceso de implicación dentro de la vida de la facultad interesantísimo y desde mi punto de vista debería de ser envidiable por otras facultades. La cantidad de cursos de formación que dan, el asesoramiento, la implicación tan grande que tienen en ayuda (a nivel bibliográfico, de hardware y software) es interesantísimo. Hay que continuar ese proceso.

¿Y qué diría del PAS y PDI?

Vemos dos niveles. El funcionamiento en cuanto a permanencia, recolocación y reubicación del PAS no depende tanto de la facultad como de recursos humanos. Ellos tienen necesidades, por supuesto, y creo que el equipo decanal lo que puede hacer es ayudar, potenciar y un poco apoyar las decisiones que desde la secretaría se manifiesten. Yo creo que también es interesante el integrarlos en la toma de decisiones. Ellos conocen los horarios, espacios y muchas problemáticas e inquietudes de los alumnos y del profesorado porque todos confluimos ahí. Pero gran parte de nuestra función en la línea del PAS sería el escucharlos, el trabajar y apoyar las decisiones que en un momento dado se tomen dentro del organigrama  de funcionamiento que ellos tienen establecido.

Y por supuesto debemos sugerir que exista, al igual que existe una secretaría de prácticas, otra de doctorado bien institucionalizada y con peso. Estamos hablando de un programa de doctorado con unos índices de calidad bastante aceptables y con un número de alumnos que es bastante considerable en los últimos dos y tres años y se llenan casi todas las plazas de matrícula. Entonces sería darle peso a esa secretaría y apoyar en lo posible al sistema administrativo del PAS para la solicitud de ese puesto.

En cuanto al PDI sí que existen serios problemas en cuanto a la estabilidad del profesorado y ahí yo creo que eso sí es un aspecto esencial para apoyar a que la estabilidad se haga efectiva. Un profesor estable será el que sí que haga respuesta de mejor manera al alumnado y a la facultad en general.

¿Cuáles serían las principales medidas que tomaría  a corto plazo si fuese decano?

La primera decisión a tomar y desde ya, el mismo día que te dicen que eres decano y tomas posesión, sería la de hacer efectiva la coordinación vertical y horizontal de los diferentes estamentos. Escuchar, por ejemplo, a los directores de departamentos, escuchar lo que en algunos centros se viene llamando los consejos de curso. Escucharlos e ir escuchando a la gente de la facultad. Eso es lo primero si queremos funcionar desde lo que estamos defendiendo como equipo. Debemos escuchar y que la gente se dé cuenta de que el equipo decanal será un equipo de personas que vamos a dedicar un tiempo al tema del gobierno y trabajo en la facultad pero que sin el resto de gente no valdría para nada, porque volveríamos a caer en errores que se han venido cometiendo.

Por tanto, lo primero es empezar a escuchar a estos compañeros: ¿qué necesidades tienen? ¿qué posibilidades de trabajo?  A mí una de las cosas que me gustaría saber es cómo podemos estructurar mejor esos consejos y escuchar a estudiantes, PAS y profesores.

¿Qué opina de la renuncia del anterior equipo de gobierno?

Hubo un problema, probablemente habría diferentes maneras de enfocar el problema y esa fue la solución que el equipo vio para afrontarlo de la mejor manera. Me gustaría verlo así porque todo lo demás sería entrar en algo que no fuera constructivo. Yo creo que fue la manera en la que el equipo se enfrentó a ese problema, un problema no baladí por su puesto ¿Es la mejor manera? Esperemos que se solucione y que lleguemos a una integración completa de la facultad. Entonces habría sido una gran solución ¿Si no? Entonces a lo mejor habría que haberlo estudiado pero la vuelta hacia atrás no la tenemos.

Parto de la idea de que nos hemos presentado tres personas y es de felicitarse. Mi idea es que cualquiera de los tres lo podamos hacer perfecto y que, cuando empiece el curso de nuevo, podamos hablar de que esa solución fue la mejor y que tenemos una facultad que empieza un poco a andar, independientemente de quién salga. Confío en que cualquiera de los que salgamos vamos a intentar que esta facultad llegue a donde queremos que llegue y esté donde queremos que esté.

¿Qué piensa sobre los reconocimientos en Prevención de Riesgos Laborales de la Universidad de Sevilla otorgados a las personas que han luchado contra las conductas de acoso?

Yo creo que hay que reconocerlo siempre que se produzca un acto del tipo de los denunciados. Ahora mismo lo que sabemos está en manos judiciales y tenemos que esperar. Pero yo creo que todo ese tipo de historias hay que denunciarlas. De hecho la normativa general de la Universidad lo dice, pone lo que debemos y no debemos hacer. Y todo lo que no debemos hacer eso tiene que ser denunciado. Creo que la gente no debe tener miedo a eso. Ningún profesor, alumno o miembro de la comunidad educativa debe tener miedo de denunciar algo que considere que se está haciendo mal. Podemos hacer cosas mal sin darnos cuenta pero hay determinadas historias que todo el mundo sabe que está haciendo mal. ¿Hay que premiarlo? Bueno, pero creo que el mejor premio es el reconocimiento. Creo que el afectado debe sentirse escuchado y realmente deben tomarse cartas en el asunto. Discutiendo y hablando se pueden solucionar cosas y habrá cosas que no serán solucionables desde ese punto de vista y habrá que tomar cartas en la medida de lo oportuno. Creo que nadie tiene derecho de hacer daño a nadie. Yo creo que el premio sería que cuando haya un problema te sientas escuchado.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *