¿Sabes cómo influyen las emociones en la racionalidad?

¿Sabes cómo influyen las emociones en la racionalidad?


El rectorado de la Universidad de Málaga acogió este jueves la última charla de los ‘Encuentros sobre Transversalidad del Conocimiento’, que ha sido impartida por María Isabel Holgado González, bajo el título ‘Emociones en la racionalidad‘, y donde la investigadora en formación (FPI) del Departamento de Filosofía Moral y Política de la UMA alabó el “enriquecimiento de la interdisciplinaridad, sobre todo, en un tema tan fascinante como las emociones”.

Según María Isabel Holgado, también licenciada en Filosofía y Periodismo por la UMA, “comunicamos las emociones incluso por emoticonos del móvil, prevalencen en la historia y tienen que abordarse interdisciplinarmente a través de las ciencias cognitivas, la medicina, la filosofía o la inteligencia artificial, entre otras muchas”. De este modo, la ponente propuso un viaje por el “tren de la emoción”, que recorrió, a lo largo de tres paradas, su importancia para detectar qué son y el papel que ocupan las emociones en la racionalidad.

“Las emociones tienen un papel central en todas las decisiones, son parte de nuestro juicio, forman parte de la racionalidad”, explicó la investigadora, quien hizo hincapié en que “la ciencia comprobó la universalidad de las emociones básicas: que están programadas, grabadas en nuestros circuitos neuronales por nuestros genes, más que por nuestra cultura, como parte del diseño mental básico que es común a todos nosotros”. Así, sentir alegría, pena, miedo, ira, sorpresa o asco es algo que comparte el ser humano.

“La ciencia comprobó la universalidad de las emociones básicas: que están programadas como parte del diseño mental básico que es común a todos nosotros”

En cambio, “las emociones cognitivas más altas, que han evolucionado después, como la compasión, la envidia, el orgullo, la piedad, el resentimiento, la culpa, el amor, los celos, la vergüenza, la admiración, el asombro o la diversión, entre otros, se producen en otra parte del cerebro y sí están inspiradas en la cultura y las vivencias de cada uno”, concretó la especialista que nombró a António Damásio y su obra ‘El error de Descartes’ como ejemplo de que las emociones en la racionalidad influyen para la toma de decisiones. “Este estudio presentaba a un hombre con la capacidad de percepción, la memoria pasada, la memoria a corto plazo, el aprendizaje de nuevo, el lenguaje y al capacidad de realizar operaciones aritméticas intactas, pero incapaz de decidir, había perdido la capacidad de sentir: sabía pero no sentía”, concluyó la conferenciante.

El acto de clausura estuvo presidido por el vicerrector de Investigación de la UMA, Juan Teodomiro López, quien mostró su satisfacción por el éxito del ciclo y reafirmó su compromiso para que continúe el próximo curso “con la realización de una publicación que recopile cada una de estas conferencias como la que cierra el ciclo sobre las emociones en la racionalidad”.

A este respecto, Antonio Heredia Bayona, catedrático del Departamento de Biología Molecular y Bioquímica, vicedecano de Estudiantes y Extensión Universitaria de la Facultad de Ciencias de la UMA, afirmó que “recogemos el desafío para seguir en esta gran aventura” e insistió en la necesidad de formar un grupo de personas comprometidas con la transversalidad, para avanzar hacia un “saber holístico” y “mirar la realidad superando la fragmentación que existe en el área del conocimiento promoviendo el lenguaje de las conexiones entre áreas”.

Emociones en la racionalidad, clausa el ciclo sobre transversalidad.

Antonio Heredia, Juan Teodomiro, Clelia Martínez y María Isabel Holgado.

En este sentido, Clelia Martínez Maza, coordinadora del ciclo y profesora titular del Departamento de Ciencias Históricas, vicedecana de posgrado e investigación de la Facultad de Filosofía y Letras de la UMA, recalcó la importancia de contar con el compromiso de los jóvenes investigadores para conseguirlo. En unos tiempos en los que se fomenta e impone la especialización, trabajar por una auténtica transversalidad del conocimiento debe convertirse en una opción paralela y alternativa de futuro. Trasladar estas ideas y convertirlas en metodología de trabajo, contribuye a formar unos estudiantes, futuros graduados y doctores más creativos, innovadores, capaces de trascender los hechos y entrenados en una mirada más serena y holística, más rica, de la realidad de nuestro mundo.

La primera edición de ‘Encuentro sobre Transversalidad del Conocimiento’ ha celebrado cuatro conferencias, la primera de ellas el pasado 16 de febrero, imparitda por el catedrático de Filosofía Contemporánea de la Universidad de Barcelona, Manuel Cruz sobre ‘Del pensar al conocer (y vuelta)’. El investigador del Centro de Física de Materales de San Sebastián, CSIC-UPV/EHU, Gustavo A. Schwartz, con la ponencia ‘Hacia un conocimiento transdisciplinar’, y la catedrática de Álgebra de la UMA, Mercedes Siles, con ‘Ciencias y Letras: hijas de un mismo dios’, han sido las otras dos citas que han completado el programa de esta iniciativa del Vicerrectorado de Investigación de la Universidad de Málaga.

Estos primeros ‘Encuentros sobre Transversalidad del Conocimiento’, organizador por la Universidad de Málaga como ciclo de cuatro conferenccias, pretenderon servir de estímulo académico e intelectual a profesionales, estudiantes e investigadores interesados en una apuesta decidida y comprometida con una visión más amplia y ambiciosa del trabajo docente e investigador. “Estamos convencidos de que la sociedad demandará y valorará en el futuro este tipo de profesionales tanto como lo hacen en la actualidad los grandes proyectos científicos y tecnológicos”, dijeron desde la organización.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *