Reconocimiento al emprendimiento andaluz en la UJA

Reconocimiento al emprendimiento andaluz en la UJA



La Universidad de Jaén acogió ayer la entrega de los Premios de Emprendimiento de las Universidades Públicas Andaluzas, donde se ha reconocido el talento y la innovación de diez proyectos emprendedores nacidos en el seno universitario (tres ganadores y siete finalistas). El objetivo ha sido premiar a las mejores iniciativas presentadas a esta convocatoria, impulsada desde la Universidad de Córdoba, la Fundación FUNDECOR y la Consejería de Conocimiento, Investigación y Universidad, así como recalcar la importancia de sembrar el germen del emprendimiento en el alumnado. El acto ha estado presidido por la consejera de Conocimiento, Investigación y Universidad de la Junta de Andalucía, Lina Gálvez, el rector de la UJA, Juan Gómez, el presidente ejecutivo de FUNDECOR, Librado Carrasco, y el vicerrector de Investigación y Desarrollo Territorial de la UCO, Enrique Quesada.

Lina Gálvez: “Estos premios son una manera de mostrar el talento y la innovación que hay en Andalucía, y lo que se trabaja en las universidades por promover ese talento y por formar a los jóvenes en materia de emprendimiento”

El primer premio, de 6.000 euros, ha sido para el proyecto BIOFY, desarrollado por estudiantes de la Universidad de Málaga. Daniel Gil-Félez, unos de los promotores de la idea, explica que todo empezó en un hackatón celebrado en la UMA. “Biofy es una iniciativa para transformar los residuos plásticos que tradicionalmente no se pueden reciclar en combustible, un combustible que tiene aplicaciones directas en la industria, también se puede refinar en todos los derivados como si fuera un petróleo de segunda mano, con lo que también podría usarse para el coche, aunque no es ese nuestro objetivo, ya que nuestra idea es destinarlo a la industria y a los grandes consumidores”, explica el joven emprendedor. “Actualmente estamos en fase de búsqueda de financiación, nuestra idea es poder crear una planta piloto para abrirnos paso en el mercado, este premio supone un gran reconocimiento a mucho trabajo, y lo que esperamos es que este esfuerzo no se quede sólo en eso y llegue a la industria”, concluye. El segundo premio, dotado con 3.000 euros, ha sido para el proyecto ADWALK, de la Universidad de Sevilla, que ha trabajado en el campo de la realidad aumentada sin que el cliente tenga que portar un dispositivo que permita su visualización. Y el tercer premio, dotado con 1.500 euros, ha sido para SMARTPV de la Universidad de Jaén, una aplicación que aprovecha una tecnología espacial para ‘interactivizar’ procedimientos habituales y complejos que conllevan grandes volúmenes de datos.

Juan Gómez: “En la universidad nos posicionamos en favor de un emprendimiento que va más allá del simple hecho de montar una empresa, y que también es una actitud vital de asumir riegos, del interés por la mejora continuada, un distintivo de una sociedad madura y un elemento fundamental para el futuro de nuestra comunidad”

El resto de proyectos finalistas recibieron también un diploma y han tratado sobre muy diversa temática, como el diseño de una aplicación móvil destinada a la mejora de la seguridad de los motoristas, una web que nace con el objetivo de agrupar paquetes de material escolar fungible en función del colegio y curso, un servicio profesional de terapia online o una herramienta de gestión online para congresos, eventos y actividades formativas dentro del ámbito académico e investigador, entre otras ideas. Durante su intervención, Lina Gálvez destacó que “estos premios son una manera de mostrar el talento y la innovación que hay en Andalucía, y lo que se trabaja en las universidades por promover ese talento y por formar a los jóvenes en materia de emprendimiento”. En este sentido la consejera añadió que “en Andalucía hay mucho talento, gente muy preparada y también oportunidades para desarrollar empresarialmente las nuevas ideas”, y recalcó el impacto económico, social y cultural que tienen las universidades en su entorno. Por su parte, Juan Gómez subrayó que “en la universidad nos posicionamos en favor de un emprendimiento que va más allá del simple hecho de montar una empresa, y que también es una actitud vital de asumir riegos, del interés por la mejora continuada, un distintivo de una sociedad madura y un elemento fundamental para el futuro de nuestra comunidad”.


Compartir