Tenor recomienda “saber adaptarse a los cambios y a las diferentes situaciones” a futuros cooperativistas


La cordobesa María Ángeles Tenor, de 29 años, es licenciada en Administración y Dirección de Empresas, y posgraduada en Comercio Exterior e Internalización de Empresas. La joven eligió el Turismo Comunitario en la República Dominicana como tema de su TFM, el cuál tras ser defendido, y gracias a los ánimos de su tutor, provocó que la cordobesa iniciara un estudio más profundo acerca de este tipo de turismo, fundamentado en el imperativo de ser sostenible y de que esté gestionado por y para la comunidad en la que tiene lugar. A la joven le resultó especialmente interesante analizarlo en un país como la República Dominicana, en el que el turismo constituye uno de los pilares su economía, para poder determinar hasta qué punto los beneficios generados por el mismo son percibidos por la población e influyen en su desarrollo. María Ángeles Tenor ha querido colaborar con Aula Magna, ofreciéndonos la entrevista que presentamos a continuación. Presentación de la investigación a alumnos y profesores de UNIBE en el Día del Voluntariado

¿Habías participado anteriormente en algún programa con características similares?

Realicé una investigación similar con motivo del TFM, pero mucho más limitada, contando con una muestra menos representativa, y sin participar en actividades como en las que he tenido la oportunidad de participar en esta ocasión. Gracias al apoyo del Área de Cooperación de la Universidad de Córdoba, y a como han enfocado las ayudas del Plan Propio, he organizado la estancia para el trabajo de campo de mi tesis de una forma en la que le he sacado mucho partido, y he podido analizar muchos aspectos que relacionan el desarrollo de la comunidad con el turismo.

He de decir que soy una persona muy activa en temas de desarrollo y cooperación, y que en la universidad siempre he estado relacionada con actividades de este tipo. Formé parte de AIESEC durante más de 5 años, una organización internacional con la que me impliqué en numerosas iniciativas que fomentaban el liderazgo entre estudiantes y la igualdad de oportunidades, con la que pude trabajar en República Dominicana para promocionarla en las universidades.

¿Qué te incito a participar en una experiencia como esta?

La razón inicial para ser parte de esta experiencia fue poder realizar el trabajo de campo de mi tesis doctoral de forma más accesible económicamente. La realización del trabajo de campo ha sido fundamental para que los resultados de la investigación sean relevantes, y ayuden a tener una visión más real sobre el turismo y la repercusión que tiene en el desarrollo de una comunidad que está relacionada prácticamente en su totalidad, de forma directa o indirecta, con esta actividad. No obstante, fue muy importante para mí el hecho de que la ayuda fuese proporcionada por el Área de Cooperación, ya que suponía conocer mejor su actividad y la importancia de la misma para la universidad. Panel sobre el Beisbol Comunitario, expuesto para una de las iniciativas de Turismo Comunitario desarrolladas en Puerto Plata

 

¿Cómo ha sido el proyecto: temática, lugar, duración, participantes, etc.? ¿Cuáles han sido las tareas que has tenido que realizar durante el plan de cooperación?

El proyecto se ha desarrollado entre el 26 de octubre de 2015 y el 4 de enero de 2016 en la República Dominicana, un país en el que según la información facilitada por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en República Dominicana (PNUD), tiene una economía que ha crecido a una tasa anual de 5.4% en los últimos 15 años, y depende principalmente del turismo, las zonas francas, las remesas, la inversión extranjera y las exportaciones de bienes. Y en el que el 16% de la población vive con menos de dos dólares al día, y el 1,20% de la población vive con menos de 1 dólar al día. Hay que añadir que cerca de la mitad de la población infantil son víctimas de algún tipo de abuso (carencia en el acceso al sistema sanitario, a educación, etc.), siendo fundamental la protección de los derechos infantiles para el desarrollo de la comunidad. María Ángeles Tenor con trabajadoras de Chocal, empresa asociaciativa comunitaria integrada por 22 mujeres, que elaboran diferentes productos a partir del cacao orgánico, en Altamira (Puerto Plata)

Por todo esto, la propuesta es analizar las iniciativas de turismo comunitario en la República Dominicana, para lo que se han realizado encuestas a turistas, empresarios turísticos dominicanos y a la propia comunidad en diferentes puntos geográficos del país. Además, he podido entrevistar a personas relacionadas de forma directa con la actividad turística y que ocupan cargos relevantes en el sector, formulando a todas ellas las mismas preguntas para conocer su visión y conocimiento del tema, y poder contrastar las respuestas que desde muy diferentes ámbitos y posiciones ofrecen: desde empresarios dominicanos que gestionan proyectos turísticos en Cap Cana (una de las zonas más elitistas del país) hasta quienes lo hacen en pequeñas comunidades, de las que un ejemplo puede ser el caso de la Artesanía de Villa Padre Nuestro, una iniciativa gestionada por mujeres que elaboran artículos con cuero, semillas y coco para venderlas a turistas.

Además, durante una semana pude trabajar de forma directa con la universidad de acogida, UNIBE (Universidad Iberoamericana), presentando la investigación a los alumnos y transmitiendo la importancia que tiene el hecho de que los beneficios de la actividad turística repercutan en el desarrollo de la comunidad. Así mismo, me dieron la oportunidad de publicar un artículo sobre el tema en uno de los periódicos más relevantes de la zona, y editado semanalmente. Y pude participar en el Día del Voluntariado de la universidad, hablando a profesores y alumnos de la importancia del mismo y de mi proyecto.

Pero sin duda, la mejor parte fue poder participar en varias iniciativas piloto de turismo comunitario, en la región de Puerto Plata, en las que se está trabajando para que la comunidad sea quienes gestionen el turismo y tanto los turistas como los dominicanos se beneficien de las experiencias propuestas: experiencia de beisbol comunitario y experiencia de ruta del cacao.

A modo de resumen, las tareas principales durante el plan de cooperación fueron: realización de encuestas a turistas, empresarios turísticos y comunidad dominicana en los diferentes polos turísticos del país; recolección de información turística en diferentes organismos, universidades e instituciones; visita a iniciativas de turismo comunitario; participación en actividades de turismo comunitario. Turistas y comunidad dominicana en experiencia turística “Beisbol Comunitario”

 

¿Qué es lo que más te ha sorprendido de esta experiencia?

Lo que más me ha sorprendido de esta experiencia es la visión y conocimiento que sobre el tema se tiene desde diferentes perspectivas. Durante los dos meses y 10 días que he estado en República Dominicana he viajado por todo el país, pasando varios en días en los diferentes puntos turísticos, alargando la estancia en función de la información y de la relevancia de la misma para la investigación.

En las áreas turísticas que visité durante las primeras semanas las personas a las que entrevistaba y con las que me reunía apenas conocían el tema, y muy pocas sabían de él pero no en profundidad, llegando a apuntar en muchas ocasiones en las entrevistas que mantenía con ellas que el turismo comunitario no estaba implementando en el país. Y mi sorpresa fue bastante grata al llegar a la región de Puerto Plata, en la que no esperaba encontrar demasiada información al respecto, y siendo la zona en la que más desarrollado está el turismo comunitario. Tenor con un guía turístico dominicano en Constanza, en el Parque Nacional Valle Nuevo

En Puerto Plata, región situada en el noreste del país, tuve que alargar la estancia prevista en un primer momento, y cada día que pasaba allí encontraba gente distinta implicada en actividades de turismo comunitario, y conocía nuevos proyectos con los que las comunidades se sentían identificadas y que tenían una gran importancia para su desarrollo. Además, hay establecida una Red de Turismo Comunitario, a través de la que se fomenta el empoderamiento de la comunidad, consensuando y realizando talleres con la comunidad local.

Por lo tanto, lo que más me ha sorprendido es encontrar actividades de turismo comunitario implementadas, pero sobre todo, en las que los dirigentes tienen conciencia de que se trata de “turismo comunitario”, y trabajan con un sentimiento de pertenencia que es el que les ayuda a avanzar. Porque, aunque haya muchos proyectos turísticos distribuidos por el país que son gestionados por los propios dominicanos, en la mayoría de los casos no tienen en cuenta el hecho de trabajar en comunidad y ser sostenibles, así como la importancia que tiene fomentar este tipo de turismo.

Tengo que apuntar que también he encontrado una gran diferencia con respecto la investigación que realicé para el TFM, y es una mejor organización de las regiones turísticas, organizadas en clústeres, siendo sus objetivos tener una mayor colaboración/coordinación entre los diferentes integrantes del sector por áreas.

¿Qué te ha aportado este proyecto personal y profesionalmente? ¿Crees que aumentará tus posibilidades profesionales en el futuro?

Este proyecto me ha aportado mucho tanto personal como profesionalmente, ya que gracias a él he podido investigar en el terreno el tema sobre el que estoy desarrollando mi tesis doctoral, y he podido obtener mucha información que no hubiese encontrado en publicaciones científicas o de otra índole.

Además, me ha dado la oportunidad de crear una gran red de contactos en los ámbitos turístico, empresarial y universitario de la República Dominicana, quienes me han facilitado bastante el acceso a información relevante, y con los que puedo mantener un contacto para actualizar periódicamente los datos recogidos durante mi estancia. Y, por supuesto, son contactos con los que espero poder contar en un futuro para lo que respecta a mi carrera profesional.

Personalmente, la experiencia ha sido inmejorable. Como en todo, ha sido un periodo de buenos y no tan buenos momentos, en los que he encontrado muchas puertas abiertas, pero también alguna que otra cerrada, y en los que he contado con gente que me ha ayudado mucho. Sin duda, todos han sido momentos que me han hecho crecer, y aprender. Y haber sido parte de actividades promovidas por la propia comunidad, y conocer desde el terreno cómo trabajan, sus inquietudes y quehaceres diarios me han aportado vivencias con las que la visión desde la que enfoque los nuevos proyectos profesionales tendrá un valor agregado. Sin duda, considero que aumentarás mis posibilidades profesionales. Entrevista a Alexandros Bartzas, Profesor de Universidad Iberoamericana (UNIBE)

 

¿Qué ha aportado tu universidad al proyecto? ¿Qué facilidades te ha dado la universidad?

Desde la Universidad de Córdoba he contado con el seguimiento y apoyo de mis directores de tesis, quienes han estado pendientes de mí durante el tiempo que he estado en República Dominicana, preocupándose siempre por el avance de la investigación.

También desde el Área de Cooperación han dado seguimiento a mi estancia, cumpliendo siempre con los diferentes plazos establecidos para el pago de la ayuda económica, sin la que todo hubiese sido mucho más complicado. Así mismo, organizaron una sesión informativa en la que explicaron la labor de su departamento dentro de la Universidad de Córdoba y la importancia que tiene, y detallaron todos los aspectos relacionados con el Plan Propio. M.A. Tenor en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), en su sede en Puerto Plata, recolectando información muy relevante sobre Turismo Comunitario

¿Qué consejos darías a estudiantes que vayan a realizar algún proyecto de Cooperación en el futuro?

En primer lugar, que no duden en formar parte de un proyecto de Cooperación, tanto por la importancia que tiene su impacto en lo que a desarrollo se refiere, como por los beneficios que le va a generar a nivel personal.

Creo también que es muy importante que mantenga una actitud expectante y de tolerancia ante el avance y los resultados del proyecto, ya que en muchos casos la sociedad en la que se desarrolla difiere bastante de la suya, y puede que no sean siempre los esperados. Por lo tanto, debe saber adaptarse a los cambios y a las diferentes situaciones.

Otro consejo, desde mi experiencia, es evitar hacer comparaciones entre la sociedad a la que los/las estudiantes están acostumbrados y la sociedad en la que llevan a cabo el proyecto de cooperación. Lo relevante es centrarse en las debilidades/carencias con las que van a trabajar, y tratarlas en base a la sociedad en la que se dan, teniendo en cuenta su cultura y la opinión que tienen al respecto.

Y por último, aconsejo a cualquier alumno/a que decida ser parte de un proyecto de cooperación que aproveche al máximo la oportunidad y que saque el mayor partido posible a cada momento, relacionándose con todas las personas con las que se encuentre, ya que con toda seguridad va a aprender algo nuevo de cada una de ellas.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *