“Esta experiencia me ha ayudado a abrir la mente, mi forma de ver las cosas”


La olvereña María Olid Camarena, de 28 años y licenciada en Biología por la Universidad de Málaga, fue una de las beneficiarias de la Convocatoria Única, un programa con el que pudo cursar un semestre en la Universidad de Guadalajara (México) durante el año 2014. Antes de comenzar la aventura, la gaditana contactó con otros estudiantes que se encontraban en su misma situación con la finalidad de ayudarse mutuamente. La bióloga junto a un niño mexicano en Puerto Vallarta.

¿Qué ayudas y facilidades te ofreció tu universidad para realizar el intercambio?

En un principio, nos ayudaron con 600 euros para traslado y alojamiento. Aunque yo recibí 3.000 euros más gracias a la beca Santander. Posteriormente, al llegar a España, solicité una nueva ayuda al Ministerio de la Educación, con la que me dieron 1.000 euros más.

¿Habías participado anteriormente en algún programa con características similares?

No, nunca jamás había participado en un programa de estas características. Era la primera vez que me iba a estudiar fuera de España.

¿Qué crees que diferencia esta beca del resto?

Pues la diferencia es poder estudiar y viajar a otro país fuera de Europa. Las ayudas, especialmente la del Banco Santander, te facilitan poder disfrutar de esta experiencia que hubiera sido difícil de vivir de otra forma, ya que mis padres me hubiesen tenido que ayudar durante todo el intercambio.

¿Qué te incitó a participar en una experiencia como esta?

Estaba en mi último año de carrera, y nunca había vivido una experiencia así. Además, académicamente necesitaba los créditos de libre configuración, que aquí con el plan Bolonia me era más difícil de conseguir.

¿Qué diferencias crees que existen entre la UMA y tu universidad de acogida?

Lo que más me llamó la atención es que allí, las universidades sí que son públicas. Estudiar una maestría en Guadalajara no costaba dinero, a diferencia del gran coste que tiene en Málaga. El sistema de enseñanza sí me pareció bastante bueno, hice muchísimos trabajos y muchísimas exposiciones de las cuales aprendí mucho, creo que hasta más que de un examen. Aunque, también es verdad que, la Universidad de Málaga cuenta con más materiales y mejores laboratorios, y que hice muchas más practicas en el laboratorio de aquí que allí. La gaditana junto a otros españoles en la capital de México.

¿Qué es lo que más te sorprendió de esta experiencia? ¿Y del país de acogida?

Fue una experiencia totalmente positiva, conocí a mucha gente de otros países como españoles, alemanes y muchos mexicanos. Mis compañeros y compañeras de la universidad me ayudaron en todo lo posible, fueron muy amables. Respecto a México, me sorprendió gratamente a pesar de todas las diferencias que tiene respecto a España, fue otra forma de vivir durante cinco meses. Además, la mayoría de la gente era simpática, amable y muy agradecida.

¿Qué te ha aportado este intercambio personal y profesionalmente? ¿Crees que incrementará tus posibilidades profesionales en el futuro?

Personalmente, esta experiencia me ha ayudado a abrir la mente, mi forma de ver las cosas. Me ayudó a saber que soy capaz de hacer muchas cosas que antes ni se me pasaban por la cabeza. Profesionalmente me ha ayudado a trabajar en equipo, nunca había hecho tantos trabajos en grupo. Sinceramente no sé si poner en el curriculum que he estado en México me ayudará a encontrar trabajo en este país. Siempre he leído y escuchado que profesionalmente me ayudaría, pero la persona que leyó el curriculum en mi actual trabajo ni siquiera miró esa parte que hacía referencia a mi estancia en Guadalajara.

¿Qué consejos darías a aquellos estudiantes que vayan a realizar un intercambio?

A mí me ayudó bastante contactar con otros estudiantes que iban a México. Me pusieron al día sobre papeleo y me aconsejaron sobre todas las dudas que pude tener. A todos aquellos que van a realizar un intercambio les diría que se informen sobre el país de destino y sobre todo que disfruten de la experiencia como yo he intentado disfrutarla. M. Olid junto a otros estudiantes de intercambio en Playa Escondida (México).


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *