Natalia López recomienda formarse “sobre la historia y la situación actual del país de destino”


La joven Natalia López Solano, de 25 años y estudiante de la Licenciatura de Veterinaria en la Universidad de Córdoba, acaba de finalizar su proyecto de cooperación en la capital nicaragüense de Managua. La cordobesa, que ya había realizado voluntariados en el instituto de su ciudad, nos ha respondido a las preguntas que presentamos a continuación.

¿Habías participado anteriormente en algún programa con características similares?

He hecho voluntariado en mi ciudad, empecé formándome en temas de solidaridad en el instituto con las plataformas de solidaridad de Barbiana que promueven la educación para la paz y la solidaridad en el ámbito local. En la universidad formé parte del grupo de voluntarias de VSF: Justicia alimentaria global, en esos años aprendí mucho sobre las desigualdades Norte-Sur y me hice consciente de que es necesario un modelo de desarrollo rural justo en favor de la Soberanía Alimentaria y generar en la sociedad una conciencia solidaria como principio hacia la transformación social. Es justo cambiar el sistema agroalimentario actual, que oprime y expulsa a las comunidades rurales, y destruye  el medio ambiente.

¿Qué te incito a participar en una experiencia como esta?

Después de conocer la teoría y las experiencias de mis compañeras de VSF, siempre tuve la idea dentro de mí pero nunca la vi factible o cercana. Una compañera de clase me habló sobre SETEM, y sobre el curso que hacen cada año, ella lo estaba haciendo e iba a viajar, entonces vi un camino más fácil, porque durante el curso te forman y te preparan para viajar y después organizan tu viaje. Para ser la primera vez que haces cooperación internacional te da mucha tranquilidad, confianza y despreocupación. Natalia López en el taller de formación sobre alimentación de gallinas

¿Cómo ha sido el proyecto: temática, lugar, duración, participantes, etc.? ¿Cuáles han sido las tareas que has tenido que realizar durante el plan de cooperación?

Mi proyecto ha sido realizado para la mejora de la producción de huevos en un centro de niños trabajadores, en el centro cuentan con un gallinero de 15 gallinas. NATRAS (Niños y Adolescentes Trabajadores) es un proyecto social que nace en 1990 para brindar una formación integral a los niños/as y adolescentes trabajadores de la calle que viven en situación de riesgo y exclusión social en Managua (Nicaragua).Natras ofrece actividades educativas, deportivas y artísticas, y escuela técnica.

El programa actúa a varios niveles ofreciendo apoyo para que puedan acudir a la escuela con reforzamiento escolar, formación fomentando valores éticos y morales vinculados a sus realidades, acceso a actividades deportivas para desarrollar esta disciplina, preparación de talleres culturales de arte y tradiciones nicaragüenses, acceso a medicamentos y terapias a través de los Centros de Salud, así como formación para vivir de forma más saludable.

El proyecto también presenta un espacio de encuentro para las familias en que se propicia la integración familiar, orientándolos en aspectos de planificación y educación de los hijos, y la creación de un área productiva para incorporar a los adolescentes del proyecto en talleres en los cuales puedan desarrollar sus destrezas y habilidades para ya ir enfocándose al mundo laboral formal. Una de estas áreas productivas es el gallinero, en el que se basó mi proyecto.

Natalia López y jóvenes nicaragüenses participando en la mejora de las instalaciones del gallinero

Estuve dos meses integrada en NATRAS, al llegar observé que las gallinas eran jóvenes, que su alimentación no era idónea para su desarrollo sexual y que se podían hacer mejoras en las instalaciones sin necesitar muchos recursos. Es bueno que sean jóvenes porque en los primeros años de vida la producción es más alta, en NATRAS hicieron el esfuerzo económico de proporcionar una alimentación más adecuada, aportando proteína, que anteriormente era muy escasa. Y también hicimos algunas mejoras en las instalaciones del gallinero junto con los niños, niñas y adolescentes (NNA). Paralelamente organicé algunos talleres de formación para NNA, trabajando temas como la alimentación, el manejo del huevo, el manejo antiestrés de los animales o algunas enfermedades comunes y fáciles de detectar, prevenir y tratar.

Pasadas un par de semanas en NATRAS el equipo y yo vimos oportuno mi integración en una de las etapas. Los NNA se organizan en cuatro etapas (Adaptación, Iniciación, Desarrollo y Trabajo en Fraternidad) y acuden al proyecto de 13:00 a 17:00 horas. Desarrollo y Trabajo en Fraternidad se agrupan en la misma aula y fue en esa etapa en la que me integré puesto que los NNA de Trabajo en Fraternidad trabajan en las áreas productivas, una de ellas el gallinero. Les apoyaba en nivelación escolar y reforzamiento escolar, también hicimos juegos, actividades y una asamblea por semana para reflexionar juntos.

¿Qué es lo que más te ha sorprendido de esta experiencia?

Nunca había trabajado directamente con niños o niñas y he descubierto que puede ser una de las cosas que más me apasione. Cómo solo he trabajado con niños de esta realidad no puedo comparar con otras realidades, lo que más me ha sorprendido es su forma de vivir, su forma de relacionarse, su aparente despreocupación, su alegría y sobretodo su manera de sobrellevar los problemas que ocupan su vida, con una sonrisa; sus mil formas de jugar y de divertirse usando su imaginación, sus habilidades. Es sorprendente su madurez, su responsabilidad y a la vez su tranquilidad y su despreocupación. Tres NNA de la etapa de Trabajo en Fraternidad, en el área de heladería. En NATRAS hacen helados y los comercializan sacando así un dinero para financiar su propio proyecto

¿Qué te ha aportado este proyecto personal y profesionalmente? ¿Crees que aumentará tus posibilidades profesionales en el futuro?

Personalmente me quedo enamorada de los NNA de NATRAS y creo que pronto voy a volver, ellos me aportan ganas de vivir porque sé que desde el otro lado del mundo ellos están luchando y sé que siempre por muy desdichados que nos sintamos podemos sacar fuerzas de dentro para continuar nuestro camino de la mejor forma que podamos, me siento muy afortunada porque a pesar de los problemas que podamos tener en nuestra vida y a pesar de que otra gente tenga mucha más suerte que nosotras, sé que tengo mucha suerte; tengo familia, mi familia me valora y he podido recibir una educación sin tener demasiadas responsabilidades u obligaciones, son cosas que me parecían tan necesarias, que aunque sabía que no todo el mundo las tenía, ahora lo he visto y lo he sentido a mi lado. He sentido muy cerca la injusticia global y eso me entristece. Profesionalmente he visto que otras salidas laborales pueden hacerme muy feliz, combinando naturaleza, animales, ambiente rural y personas empobrecidas o en riesgo de exclusión.

¿Qué ha aportado tu universidad al proyecto? ¿Qué facilidades te ha dado la universidad?

Andrés Luis Martínez Marín, profesor de la Universidad de Córdoba en el departamento de Producción Animal ha sido mi profesor responsable, me ayudó y mostró muchísimo interés desde el principio, comenzando con la presentación del proyecto a la Universidad. Al llegar a Nicaragua siguió mostrando su apoyo, nos comunicábamos casi a diario los primeros días, podía preguntarle cualquier duda y me guió en todo momento. Por supuesto, muy importante, la Universidad me ha concedido una beca, que sin ella, debido a mi situación económica no hubiera sido posible esta experiencia.

¿Qué consejos darías a estudiantes que vayan a realizar algún proyecto de Cooperación en el futuro?

Creo que prepararse antes del viaje es importante, formarte sobre la historia y la situación actual del país de destino. Ir con la mente abierta a cualquier posibilidad, a ser crítica por dentro pero a adaptarse por fuera, dar tu opinión cuando crees que puede ser útil y valorar antes si puede ofender o estar fuera de lugar, porque la vida se ve desde muchos puntos y al viajar creo que debemos intentar verla desde el punto en el que se ve allí, después es momento de reflexionar. Niños nicaragüenses llegando al proyecto de Cooperación


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *