Patricia García-Rojo: “La escritura es un camino vocacional en busca de la felicidad no del dinero”

Patricia García-Rojo: “La escritura es un camino vocacional en busca de la felicidad no del dinero”


La novelista y antigua estudiante de la Universidad de Jaén, Patricia García-Rojo, ha regresado al campus para impartir el Taller de Escritura Narrativa organizado por el Vicerrectorado de Proyección de la Cultura, Deportes y Responsabilidad Social, que culminó el pasado sábado y en el que cerca de 30 participantes aprendieron las claves de la creación literaria y los principales retos del escritor del siglo XXI. En este entrevista, la ganadora del Premio Gran Angular 2015 reflexiona sobre su paso por la universidad jiennense y sobre su transición intelectual para convertirse en escritora.

¿Cómo fue tu paso por la UJA?, ¿qué experiencias marcaron tu etapa universitaria?
Siempre escuchamos esa cantinela de que los años en la universidad son inolvidables. En mi caso, me veo repitiéndola. Los años que pasé en la UJA fueron un tiempo de desarrollo tanto cultural como emocional. Si tuviese que guardar en una maleta los mejores recuerdos, me quedaría con mis años en la compañía de teatro Mamadou y con el descubrimiento de la literatura y sus engranajes.

“Las universidades tienen un aire especial, se respira sed de conocimiento, hay un algo eléctrico que no está en el resto de los escenarios”

¿Qué profesores de la universidad jiennense han influido más en tu trayectoria personal y profesional?
Es muy difícil dejar algún nombre fuera de esta lista. Creo que todos los profesores que conocí marcaron de alguna forma mi trayectoria profesional. Las lecturas que nos propusieron, los secretos de la gramática que desvelaron o las teorías sobre literatura que pusieron a nuestro alcance fueron perfilando mi prosa y mi amor por la literatura. Si me quedo con un momento, me quedo con las lecturas de José Luis Buendía, cuando llegaba con sus libros ajados y nos invitaba a guardar silencio mientras recitaba a Machado o Garcilaso.

Sobre tu paso por Mamadou, ¿qué recuerdas de estos años de teatro, y qué te han aportado?
Recuerdo los largos ensayos de los sábados (y los viernes y los domingos) los viajes y los pases a la italiana mientras almorzábamos en el césped junto al Aula Magna. Recuerdo crecer y conocerme a través de los papeles que representaba, a través de los directores que nos mostraban su visión particular del arte y del teatro. Mamadou ha sido fundamental en mi desarrollo como escritora. Concibo los escenarios y los diálogos bajo la luz del teatro.

¿Cómo, cuándo y por qué decidiste hacerte escritora?
Gracias a un profesor de literatura en el instituto decidí que, en lugar de pintora, quería ser escritora. Por eso me decidí por estudiar Filología Hispánica. Quería conocer el idioma para poder dominarlo y quería descubrir a los grandes autores de nuestra literatura para aprender a escribir. La constancia y el deseo de ser feliz a través de la escritura han sido mis grandes aliados.

¿Cómo te sentiste cuando recibiste el Premio Gran Angular de manos de la reina?

La verdad es que no podía creérmelo. Era la segunda vez que me presentaba al concurso y no tenía ninguna esperanza. Había utilizado la fecha de entrega de los manuscritos como un resorte para escribir y corregir. Cuando me llamaron y me dijeron que había ganado me senté en la alfombra a llorar de alegría. Recibir el Gran Angular ha sido como poner luz a mi nombre, de pronto existo en el panorama de la literatura juvenil y no es poca cosa.

Sobre el Taller de Escritura Narrativa: ¿Qué te está pareciendo la experiencia?
Me encantan estos talleres porque suponen regresar a la Universidad y alimentarme un poco de su energía cultural y de crecimiento. Las universidades tienen un aire especial, se respira sed de conocimiento, hay un algo eléctrico que no está en el resto de escenarios, quizá esa mezcla de juventud y deseo. En el taller intento convertir la escritura de la novela en algo controlado, en un viaje en el que todo se plantea. Realizamos sobre todo ejercicios para organizar el texto y para generar ideas para futuras obras.

“La escritura es un camino absolutamente vocacional, un acto egoísta en busca de la felicidad, no del dinero”

¿Qué consejos le darías a alguien que quiere dedicarse a escribir?
Que lea, que lea muchísimo. Y que lea de todo. No sólo el género al que quiere dedicarse, hay que leer poesía y teatro, novela de todos los géneros, ensayo. Sólo leyendo conseguiremos desarrollar estrategias como escritores.

¿Es difícil vivir de la escritura en el siglo XXI? ¿Por qué?
No sé si sólo es difícil en el siglo XXI o si ha sido difícil siempre, pero lo cierto es que la escritura no te hace rico a no ser que seas un superventas. Y cuando digo que no te hace rico, me refiero en que no da ni para pagar el alquiler de un año. Necesitas producir muchas obras y venderlas muy bien para mantenerte. Y a esto habría que sumar una buena gira de encuentros con lectores, charlas y firmas, para hacerlo sostenible. Desgraciadamente no lee tanta gente como nos gustaría y un autor suele cobrar un 10% de la venta de sus libros. Así que sólo hay que sumar un poco para darse cuenta de que la escritura es un camino absolutamente vocacional, un acto egoísta en busca de la felicidad, no del dinero.

Taller de Escritura impartido por Patricia García-Rojo

Cerca de 30 personas han participado en el Taller de Escritura Narrativa de la Universidad de Jaén, un encuentro dirigido a estimular el potencial creativo de la comunidad jiennense que se ha celebrado los días 11 y 18 de febrero. Este taller ha sido impartido por la escritora Patricia García-Rojo, y organizado por el Vicerrectorado de Proyección de la Cultura, Deportes y Responsabilidad Social.

Taller de escritura / F. Mármol

“¿Sois escritores de brújula, o de mapa?” planteó la autora jiennense a comienzos del taller. Siendo los escritores de brújula aquellos que escriben sin planificación, siguiendo el impulso creativo inicial. Y los de mapa aquellos que, por el contrario, planifican, estructuran y organizan la trama narrativa. En este sentido, la autora se definió a sí misma como escritora de mapa, y aseguró que un buen esquema y una estructura previa narrativa pueden evitar ‘bloqueos’ en la escritura, y agilizan el proceso de creación.

De esta manera y a lo largo del taller Patricia García-Rojo ha explicado a los participantes cómo es su proceso de creación, que se basa en cuatro fases. Una primera en la que se decide la idea principal y la trama que se va a desarrollar, una segunda en la que se define un esquema narrativo que estructure dicha trama, la escritura y por último la corrección. El taller ha incluido también numerosos ejercicios y dinámicas como describir una nueva raza, inventar un conjuro o crear un personaje con magia y superpoderes, todos ellos especialmente centrados en los procesos de creación de la literatura fantástica, el género que más ha trabajado la autora. Finalmente, la escritora ha incidido en la importancia de romper la dicotomía establecida para crear nuevas historias.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *