La UMA oferta una gran variedad de estudios de posgrado, ¿qué se opina de ellos desde dentro?

La UMA oferta una gran variedad de estudios de posgrado, ¿qué se opina de ellos desde dentro?


Los estudios de posgrado engloban los másteres oficiales, los doctorados y las titulaciones propias. Estas tres vías están diseñadas para ampliar conocimientos universitarios en determinadas áreas de especialización, encaminar el futuro profesional y crear una red de contactos a la vez que se inicia la introducción en el mercado laboral.

Los másteres son los llamados estudios de segundo ciclo, ya que se considera a los grados como primer ciclo universitario, y se consideran un gran paso en la obtención de conocimientos avanzados, especializados y en algunos casos multidisciplinares. Los doctorados componen lo que se llama tercer ciclo de estudios universitarios, se enfocan a la docencia y a la investigación y para su realización se requiere hacer un máster previamente. La Universidad de Málaga oferta para el curso 2017/2018 62 másteres oficiales, siete dobles títulos de máster universitario y 21 programas de doctorado.

Un estudiante de máster oficial, un profesor coordinador de máster y un estudiante de doctorado revelan sus impresiones y sus propias experiencias en el programa de posgrado de la UMA

 

Diego PérezUno de los alumnos del Máster en Análisis y Gestión Ambiental de la Facultad de Ciencias ha hablado con este periódico para contar su experiencia. Diego Pérez ha asegurado que su motivación para la matriculación en el máster responde a la necesidad de “completar mi formación académica en todos los aspectos, así como la posibilidad que abre el máster a hacer estudios de tercer ciclo”, comentaba el estudiante. Belmonte apuntaba que se hace imprescindible “ampliar los conocimientos del Grado, a veces muy limitado en ciertas áreas”, opinaba.

Diego estudió Ciencias Ambientales en la misma Facultad que realiza el curso presente. Ha contado que el máster está cumpliendo sus expectativas y que la estructura y contenidos del curso coinciden con lo que inicialmente se ofrecía en el programa, pero que “necesita ciertas mejoras, sobre todo en lo respectivo a la coordinación de horarios”, aclaraba. Según él lo que sí necesita una puesta a punto es la estructuración y organización  “porque de repente estabas libre, y a los dos días te encontrabas con mucho que hacer. Eso no es sostenible para un correcto aprendizaje”, sentenciaba.

El alumno califica el planteamiento del Trabajo Fin de Máster como “perfecto”,  añadía que le merece “buena opinión. Es necesario para un científico con estudios de segundo ciclo tener la capacidad de redactar un trabajo a nivel avanzado y defenderlo”, explicaba. Diego Belmonte afirma que recomendaría estudiar un máster en la UMA, “¿por qué no?” y concluye: “si tuviera que puntuar de 0 (mínimo) a 10 (máximo), le pondría un 7”.

Aimiris Sosa

Siguiendo con la opinión de los estudiantes, se ha entrevistado a Aimiris Sosa, doctorando del Centro Internacional de Posgrado y Doctorado (CIPD). Ella cursa su Doctorado en Comunicación en la Universidad de Málaga. La estudiante de nacionalidad cubana es licenciada en Periodismo por la Universidad Central Marta
Abreu de Las Villas, en Cuba, y realizó el Máster en Gestión Estratégica e Innovación en Comunicación de la UMA.

Actualmente se dedica a la investigación, con un puesto de becaria FPU (Formación de Profesorado Universitario) en la Universidad de Málaga. Sosa cuenta que tomó la decisión de hacer su doctorado porque considera que “el Programa de Doctorado Interuniversitario en Comunicación está directamente vinculado a mi profesión y desarrolla líneas de investigación afines con mi proyecto de tesis.”, aclaraba. Ella postula que “además, los estudios de tercer ciclo resultan obligatorios para la acreditación del profesorado en cualquiera de las figuras docentes”.

Las expectativas del programa se cumplieron para Aimiris, que ha testiguado que “los contenidos son variados, actualizados e impartidos por profesionales de prestigio internacional, y organizados de forma progresiva: de los conocimientos teórico-metodológicos generales, a las cuestiones específicas de cada línea de investigación”, explicaba.

La doctorando contaba que la UMA favorece que los que quieren cursar doctorado se beneficien de becas y ayudas mediante el plan propio y la divulgación de convocatorias de otros organismos. La cubana narraba que “desde mi experiencia los aspectos más satisfactorios del programa doctoral que curso son: las orientaciones y revisiones de los directores de tesis, las actividades formativas y la calidad del profesorado”, por lo que recomendaría estudiar un doctorado en la UMA y valora el suyo con un 9.

La facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Málaga oferta tres títulos de posgrados, uno por titulación: el Máster en Creación Audiovisual y Artes Escénicas, el Máster en Dirección Estratégica e Innovación en Comunicación y el Máster en Investigación sobre Medios de Comunicación, Audiencias y Práctica Profesional en Europa.

Francisco Javier PaniaguaFrancisco Javier Paniagua coordina junto con la vicedecana de organización académica, profesorado e igualdad del centro, Teresa Vera, el título cuya docencia asume el Departamento de Periodismo, es decir, el de investigación sobre medios.

De las consideraciones generales de la oferta de posgrado de la UMA el coordinador ha opinado que aunque “no conozco toda la oferta al detalle, pero lo que conozco es una oferta seria y adaptada a los tiempos actuales. Probablemente, echo de menos algún máster que trabaje en varias disciplinas. Ese es el futuro”, argumentaba.

Paniagua ha especificado que el primer año de este máster, curso 2016/2017, no ha sido fácil “porque tienes que posicionarlo en un mercado cada vez más amplio y complejo. El balance yo diría que ha sido positivo. Tendríamos que preguntar a los estudiantes, que en realidad son los que deben opinar”, contextualizaba. El profesor ha explicado que lo que se pretendía era “adelantarnos a algunas tendencias en el ámbito tan cambiante como la comunicación y el periodismo”. El académico considera que “este máster puede a medio plazo convertirse en referente. De hecho, según un estudio reciente, Málaga vuelve a ser uno de los principales referentes para estudiar Periodismo”, contaba ilusionado.

Respecto a la cuestión que se le plantea en torno a las normas comunes para másteres por parte de la UMA, asegura que “hay una normativa a la que evidentemente estamos sujetos todos, pero en los másteres de ésta y de otras universidades. No podemos olvidar además de que estamos hablando de dinero público. Evidentemente, hay un número mínimo de estudiantes para poder sacar adelante un máster. Los presupuestos son los que son”, narraba Paniagua.

Francisco Javier habla sobre las dificultades para profesores en másteres y postula que “en los últimos años los docentes universitarios hemos tenido que asumir muchas tareas administrativas, que nos quitan tiempo para la investigación, por ejemplo. A esto hay que añadir los recortes y la escasa convocatoria a nivel nacional y autonómico de proyectos de investigación. Sin duda, esto repercute en la mejora de nuestra docencia”, relata desde su experiencia. Las faltas se suplen con “creatividad, ingenio y mucha voluntad del profesorado. Con interés y pasión en el trabajo todo tiene arreglo. Solo hace falta voluntad”, reafirma.

El secretario de departamento ha criticado que no todos los másteres encaminan a los jóvenes en su futuro laboral, “ni siquiera los que lo prometen en su publicidad. Yo suelo hablar bastante con antiguos alumnos que se fueron a Madrid o Barcelona, pensando que un máster en TV o radio les resolvería  la vida al día siguiente. Y hoy ya la formación no te garantiza un trabajo. Ayuda. Pero también hay que elegir bien y, en este sentido, lo mejor es optar por títulos que pueden adelantarse en tendencias”.

Dadas las quejas comunes por parte del alumnado, de manera informal, sobre los horarios, el profesor Paniagua alega que “el calendario es el que es. Un máster tiene un número de horas y los meses tienen 30/31 días y los días las horas que tienen. Solo podría criticar aquí la secuenciación de contenidos, en algunos casos. Poco más”, interpelaba.

Al concluir las tres entrevistas se aprecia que desde dentro, visto desde ángulos muy distintos, se valora en conjunto de buena manera al programa de posgrado de la Universidad de Málaga, con matices. Con una setentena de másteres oficiales, entre oficiales y oficiales de doble titulación, y una veintena de programas posgrado la Universidad de Málaga acoge un número amplio de alumnos que se plantean la formación tras el grado.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *