La estabilidad del personal, el gran reto de los candidatos al Rectorado de la UCA

La estabilidad del personal, el gran reto de los candidatos al Rectorado de la UCA


En el área de Administración y Servicios (PAS) de la Universidad de Cádiz trabajan cerca de 900 personas. De estas, unas 300 lo hacen en situación de interinidad. Un problema que los tres candidatos a rector de la UCA coinciden en señalar como uno de los principales a resolver. No solo por la mejora de las condiciones laborales de la plantilla, sino también por la mejora de la calidad de la universidad misma.

Sobre esta cuestión, el programa de Miguel Ángel Pendón propone elaborar un informe “que analice la posible estructuralidad de las plazas ocupadas, proponiendo formas y plazos para su cobertura”. Si gana las elecciones, Pendón encargará esta tarea al doctor en Informática, Juan José Domínguez Jiménez, aspirante a Vicerrector de Personal. Su “prioridad” será “la definición, la promoción y la defensa de la carrera profesional” tanto de PAS como de PDI. Y es que para esta candidatura, ambos colectivos conforman el “personal estable” de la Universidad. Según su visión programática, son quienes “garantizan” que la comunidad estudiantil logre su formación y “aseguran” la “continuidad” de la academia. Por eso, en su opinión, la acción relativa a PAS y PDI debe estar gestionada desde un único vicerrectorado. Una “perspectiva integrada” que “responde a la constatación de que el personal de la Universidad de Cádiz comparte plenamente su ejercicio profesional con frecuencia, de forma coincidente o incluso conjunta”.

Las propuestas de las candidaturas van desde la revisión de la RPT hasta incrementos de salarios

Entre las medidas concretas destinadas al Personal de Administración y Servicios, Pendón apuesta por “reformular para mejorar” la RPT, introducir el “teletrabajo” y fomentar la “especialización” del personal, mediante un plan de formación “adecuado a las necesidades reales y específicas de cada servicio”.

Para Casimiro Mantell el problema de la interinidad debe estar en primer lugar de los que requieren atención del próximo equipo rectoral. En su opinión, el “elevado” número de personas interinas es “consecuencia de la crisis”. Por ello, considera que “hay que buscar los mecanismos” para que “todos los años” salgan plazas. Es importante, dice, dar “confianza” a esos empleados, para que puedan concentrarse en “continuar con su trabajo”. Y no solo eso. El programa de Mantell apuesta por “adaptar” la actual RPT (2017), de modo que pueda avanzarse en la “especialización” y “profesionalización” del PAS. Además, se compromete a “acordar” criterios de incrementos retributivos para quienes no puedan promocionar, mediante la “carrera horizontal” y propone ideas como una jornadas de bienvenida destinadas al nuevo personal.

En el caso de Mantell, la gestión relativa al PAS se realizará desde una Gerencia. No obstante,  ni tiene nombres decididos para el puesto, ni elegirá ninguno durante la campaña electoral, ha asegurado en sus encuentros con personal.

Por su parte, Francisco Piniella resalta la “precariedad” e “inestabilidad” de la plantilla de la Universidad de Cádiz. Su candidatura promete “avanzar en la estabilización”, revisar de “forma anual” la RPT “hasta alcanzar los máximos que permita la legislación”, “mantener las bolsas de interinos y eventuales” y “dar pasos” en la “recuperación del poder adquisitivo del PAS”. De modo expreso, Piniella recoge en su programa un incremento de salarios “por encima del IPC” y estudiar la implantación de “nuevos complementos retributivos”.

Además, todas las candidaturas recopilan medidas relativas a la conciliación laboral y familiar del personal. De forma general, la de Piniella. Más concretas, las de Pendón y Mantell. El primero, creará el “aula de conciliación”. Mantell propone “escuelas infantiles/ludotecas” en los cuatro campus.


Compartir