El examen MIR, la prueba más importante en el sector sanitario

El examen MIR, la prueba más importante en el sector sanitario

0

Milagros Cruz Martínez, jefa de estudios del Complejo Hospitalario Universitario de Granada. Facultativa especialista del área de Obstetricia y Ginecología del Complejo Hospitalario y Profesora Asociada de Ciencias de la Salud y docente en el Grado en Medicina de la Universidad de Granada nos abre las puertas de su despacho en la Comisión de Docencia  del Hospital Clínico de Granada para dialogar y profundizar acerca del examen MIR a los que se enfrentarán numerosos estudiantes el próximo 28 de enero.

¿Qué es el examen MIR?

Es un examen que se hace después de acabar diferentes carreras como medicina, enfermería, física, química, biología para poder acceder a una  especialidad.

¿Cuál es el formato del examen MIR?

Depende de para qué especialidad te presentes tendrás unas preguntas u otras, pero el formato es general, son preguntas tipo test. Una vez realizado el examen en función de las distintas calificaciones se establece una nota de corte. Así, en función de esa nota de corte los mejor puntuados van eligiendo plaza, que se compone de especialidad y ciudad.

No obstante, no hay un examen para cada especialidad, sino que te examinas de medicina en general y luego ya en función de la nota puedes elegir una u otra especialidad, es decir, ginecología, obstetricia, etc.

Milagros Cruz habla sobre el examen MIR

Milagros Cruz, jefa de estudios del Complejo Hospitalario Universitario de Granada.

¿En qué consisten?

El examen MIR tiene 250 preguntas y las preguntas erróneas restan puntuación de las que tienen correctas al igual que cualquier otro examen tipo test.

¿Qué se valora en estos exámenes?

Sobre todo los conocimientos de los alumnos. Puede haber alguna que otra pregunta en la que se valore alguna habilidad, pero la mayor parte de ellas valoran los conocimientos teóricos, ya que se trata de un examen teórico no práctico.

¿Es justa y objetiva esta prueba?

Es justa porque no dependes del criterio de un profesor y porque no puede haber ‘enchufe’. Si sabes que has respondido 150 bien es porque tienes 150 bien no dependes de si el profesor está de buen ánimo o mal ánimo y puede interpretar de otra forma tu respuesta. Si la  hoja de respuesta lo dice eso es así, el profesor no puede interpretar otra cosa porque esa es la  respuesta marcada.

No obstante, a la hora de valorar los conocimientos, hoy en día no solo se valoran los conocimientos por un examen, se valoran por competencias pero hacer un examen en el que se valoren las competencias para la gran cantidad de profesionales que se presentan es más difícil. Además, a veces en los exámenes tipo test no se demuestra todo lo que uno sabe realmente, sino que sabe estudiar para aprobar un examen tipo test.

No sé si es lo más adecuado, porque no se valora la habilidad práctica, pero sí es lo más justo.

¿Cómo deben prepararse este examen?

Este examen MIR es una prueba de esfuerzo y sobre todo a largo plazo, es decir, no se puede empezar a estudiar un mes antes. Esta prueba requiere tiempo y al menos desde un año antes se debe empezar a estudiar.

¿Qué recomendaciones les darías a los estudiantes que se presentan al examen el próximo 28 de enero?

Con respecto al día del examen decirles que van a ser unas horas largas y que por ello deben de ir en las mejores condiciones. Es necesario dormir lo suficiente el día de antes y no es recomendable estudiar mucho el día de antes, ni siquiera para repasar o para leer aquello que crees que te pueden preguntar. Eso no tiene sentido, hay que ir descansado.

Por otro lado, yo les recomiendo que estén tranquilos, es decir, por mucho que empiecen el examen y vean una parte que les resulta más difícil, deben tener la tranquilidad de que llegarán a  preguntas que sí se saben. Deben enfrentarse al examen sabiendo que por muy difícil que sea llegarán a una parte que sí sabrán hacer. No es bueno bloquearse, por eso si no se saben alguna pregunta, que sigan adelante sin dudarlo y sin perder el tiempo.

¿Qué ocurre después de realizar un examen MIR?

Hay que esperar unos días para que aparezcan publicadas las plantillas en las que pueden consultar su nota, la que les servirá para elegir plaza y hospital, una vez que se han sumado también los méritos académicos. Los hay que dan prioridad a la ciudad o región en la que quieren desarrollarse profesionalmente aunque no esté la especialidad que buscaban y luego están también aquellos que prefieren sacrificar el lugar de residencia a cambio de realizar la especialidad que buscaban.

¿Es suficiente con aprobar el examen?

A la nota obtenida se le suelen sumar los méritos académicos, pero es muy difícil que con un buen examen alguien se quede sin plaza. No obstante, solo los que tengan las mejores puntuaciones serán los que podrán elegir entre mayor variedad de especialidad y hospital. El resto deberán conformarse con lo que vaya quedando hasta que se agoten las plazas ofertadas.

¿Es necesario tener un gran currículo?

Si tienes un buen examen, puedes obtener plaza si tu currículo es normal. No obstante, si el examen no es muy bueno, sí es necesario tener un gran currículo para poder obtener una plaza y aún así sería muy difícil dado que el examen es muy importante.

No obstante, las circunstancias de hoy día son muy diferentes a las de hace 20 años, aunque se publiquen menos plazas de MIR, se presentan menos personas al examen.

Si estudias lo suficiente prácticamente te aseguras una plaza.

¿Si no llegan a la nota de corte, la puntuación se guarda para futuras convocatorias?

No, deben presentarse al año siguiente de nuevo a otro examen.

¿Qué deben esperar los estudiantes que consigan una plaza tras el examen MIR?

En España a diferencia de otros países al conseguir una plaza MIR consigues un contrato laboral, es decir, estás trabajando y cobrando, y también tienes los derechos y deberes de cualquier otro trabajador. Lo que ocurre es que este contrato tiene una doble vertiente, formativa y asistencial, y básicamente eso es lo que diferencia al residente de otro tipo de contrato. El que consigue una plaza tras el examen MIR  para realizar una especialidad no es un profesional aún de esa especialidad, pero sí tiene un contrato laboral.

¿Y tras la residencia?

Tras la residencia el hospital ya no tiene obligación de formarte en esa especialidad que escogiste, tiene la obligación de ofrecerte formación continuada,  pero su contrato ya no sería formativo y asistencial, solo asistencial.

¿Tras finalizar los 4 años de residencia pueden mantener su plaza en el hospital?

No, ya deberían buscar trabajo de especialista.  Una vez que tengan su título de especialista acceden como facultativos especialistas a las diferentes plazas que haya como especialistas.

¿Hay futuro laboral?

La menor tasa de paro está  en los médicos, por lo que es muy raro que un médico que acaba no encuentre trabajo, aunque sea en una ciudad que no quiere. No obstante, esto no quiere decir que los contratos sean estupendos, pero trabajo hay.

¿Cómo vivió usted su examen MIR?

Con mucho nervio, angustia y estudiando mucho. Es una situación estresante donde te estás jugando los años de estudio que llevas preparándotelo. Además, si no consigues la puntuación que necesitas, durante ese año debes buscar otro trabajo y nada relacionado con tu profesión porque en tu profesión no te van a contratar lógicamente.

En caso de no pasar el MIR, ¿qué alternativas les recomendaría a los estudiantes?

Depende de cuáles sean sus metas, si su meta es ser especialista, volverse a presentar en la siguiente convocatoria, pero ante todo, yo les recomiendo no centrarse únicamente en un solo examen, sino que al mismo tiempo que se presentan al MIR, sigan ampliando su formación, su currículo y realizando cursos que les sirva para su futuro profesional.

También pueden optar por la vía de la enseñanza, cursos acreditados, la universidad, las becas de investigación en hospitales que pueden abrirles las puertas a contratos asociados a asistencial… Hay muchas alternativas y a veces se quedan desiertas porque la gente no las conoce.

Nunca se debe centrar uno en una sola cosa, porque si te falla no has aportado nada a tu vida profesional.

Consejos para el MIR

Desde las diversas academias e instituciones que preparan para el MIR, hacen hincapié en los errores más comunes que cometen los alumnos la semana antes del examen. El sentido común falla y los nervios juegan malas pasadas y empiezan a llegar rumores sobre el contenido y posibles chivatazos que solo provocan más ansiedad. “Hay temas de moda, que salen en los medios, pero eso no garantizan que tengan que aparecer”, indican los expertos, quienes subrayan que “son fechas propicias para la gripe y los resfriados, se deben tomar precauciones para no acudir enfermo”.

Hay que tener equilibrio y confianza en uno mismo. El día del MIR no va a haber sorpresas desde el punto de vista del contenido. “Habrá alguna pregunta un poco rara, algún tema menos habitual y eso es menos del 5 por ciento de las preguntas”, aclaran los preparadores que hacen hincapié en que “existe la posibilidad de tener un accidente por hacer mal algunas de las siguientes cosas: rellenar erróneamente la hoja de respuestas o estudiar hasta las 5 de la mañana el día de antes”.

En este aspecto, se recomienda que el día antes del MIR, además de levantarse un o dos horas antes de lo habitual, para estar más cansados cuando acabe la jornada, se termine de estudiar a las 14.30 horas; “y esa tarde hacer algo placentero, salir con los amigos, pasear, ir al cine porque si se estudia se acaba acrecentando la sensación de falta de dominio y no compensa porque se falla más por el nerviosismo”, especifican.

Comprobar documentación

El llamamiento al examen es media hora antes del mismo, a las 15.30 horas. Aquí la mejor recomendación es intentar comer (nada pesado) por las inmediaciones para que se pueda ir a pie y se tenga todo controlado. Muy importante comprobar que el DNI o el pasaporte no están caducados porque este es motivo de exclusión, al igual que dentro del aula no se puede tocar el examen durante la repartición y hasta que den permiso.

La duración es de cinco horas y se debe empezar por un bloque temático en el que se sienta uno cómodo para que no repercuta en el resto del rendimiento. Los preparadores insisten en la necesidad de contar las preguntas y asegurarse de que estén todas en la versión de examen porque puede haber errores de impresión: duplicaciones o blancos; “y al haber distintas versiones, si te das cuenta del error al final, lo cambian por la versión cero y se empieza de nuevo o haces encaje de bolillos para ajustarlas las respuestas”, añaden.

Además, es necesario comprobar que la hoja de respuestas coincida con la versión del examen y hay que firmar dicha hoja abajo. Los números que se escriben del 1 al 5 deben ser claros. “Si hay equivocaciones se tacha con claridad para que el número quede ilegible y, o bien se deja en blanco o se pone la respuesta final al lado, cualquier otra señal se cuenta como error”, aseguran los especialistas, quienes puntualizan sobre que “tampoco se debe rellenar la hoja de respuestas al final por si no da tiempo. Las respuestas se pasan en bloques de 50 o 100, antes de acabar el examen.

Cuando se termine el examen si sobra tiempo, esos últimos 15 minutos pueden servir para repasar la hoja de respuestas y que coincida con lo que se ha puesto en el cuadernillo. “También se deberían rellenar las preguntas de reserva que, normalmente, van a terminan contando hasta cinco y tienen una dificultad inferior a las del resto del examen”, concretan.

¿Qué llevarse al MIR?

El día del MIR hay que comer cosas ligeras y que os sintáis cómodos y hay que llevarse al examen el DNI o pasaporte; un reloj de pulsera (no dejan encender móviles) y hacer el MIR sin control de tiempo es un reto; puedes comer mientras no molestas al de al lado unos caramelos, chicles, chocolatinas… algo pequeño, manejable y rico en glucosa; y más de un bolígrafo que no sea de inyección de tinta porque no ejercen presión suficiente para el papel copiativo de la hoja de respuestas y puede ensuciarla.

Los opositores señalan que “siempre nos recomiendan ese día que nos arreglemos un poco, sobre todo para sentirnos seguros con nuestra apariencia y ganar confianza; aunque con una ropa cómoda con la que uno se vea bien”.

“Utilizo gafas para el examen porque con las lentillas se secan más, pero eso depende de cada uno”, explica la opositora Andrea Torres, quien insistió en que “con respecto a la ropa se recomienda que sean varias capas porque no sabes la temperatura que va a hacer en el aula, así que mejor poner y quitarse prendas fácil”. “En medicamentos no existe una recomendación general pero por experiencia diría que ibuprofeno, paracetamol e, incluso, Fortasec”, afirma.

Sobre el autor
Aula Magna

Aula Magna

Creado en Málaga en 1998, Aula Magna El Periódico Universitario es un medio de comunicación online e impreso. Actualmente cubre toda la actualidad informativa de las Universidades Públicas de Andalucía y la Comunidad de Madrid, así como las últimas noticias sobre juventud, empleo, emprendimiento y formación. Puedes ponerte en contacto con la redacción en [email protected]

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *