Nuevos exámenes de septiembre en la UCO: respaldo estudiantil y “parche” para el profesorado


Las nuevas características y naturaleza de la próxima convocatoria de exámenes de septiembre en la UCO, aprobada el pasado viernes por el Consejo de Gobierno de esta universidad, cuenta con el respaldo de la mayoría de los representantes de los estudiantes de la UCO, si bien buena parte del profesorado considera que los cambios aprobados siguen siendo un “parche” y aboga por la supresión definitiva de esta convocatoria.

En el contexto de los cambios que el calendario académico viene registrando en la UCO en los dos últimos cursos -y que ha generado no poco debate y controversia en el seno de la comunidad universitaria-, el citado Consejo de Gobierno aprobó que los próximos exámenes de septiembre de 2017 tendrán el carácter de convocatoria extraordinaria para un máximo de tres asignaturas, y pertenecerán al actual curso 2016-2017, como ya informara Aula Magna. Dicha convocatoria se desarrollará del 1 al 7 de septiembre de 2017, y para llevarla a cabo se establecerá durante el mes de julio un plazo para que los alumnos soliciten su concurrencia.

Igualmente, para poder incluir una asignatura en la solicitud será́ necesario haber hecho uso de, al menos, una de las convocatorias ordinarias durante este curso, aunque el alumno también podrá optar a examinarse en septiembre si se ha presentado a las dos convocatorias ordinarias y no ha aprobado.

Al respecto, este nuevo calendario, “a pesar de no ser fruto de una propuesta respaldada por la unanimidad (de representantes estudiantiles), sí lo es de una alta mayoría de las Facultades que conforman la Universidad de Córdoba”, en palabras del secretario del Consejo de Estudiantes (CEU) de la UCO, José Emilio Carbonell; quien también destaca que “la minoría que decidió, por motivos de organización y características específicas de sus grados, no respaldar la propuesta, también quisieron abstenerse y conformarse por el beneficio de la mayoría”. Con estas palabras, el secretario del CEU se refiere a algunos consejos de estudiantes de centros que, como el de Derecho, no estaban de acuerdo con este cambio.

Tope de tres asignaturas y efectos en las becas

No obstante, el respaldo estudiantil mayoritario parece claro, poniendo fin “a un conflicto que lleva siendo el protagonista principal del día a día de la Universidad desde hace tiempo”, recuerda José Emilio Carbonell. No en vano, y según Samuel Cubilla, presidente del Consejo de Estudiantes de la Facultad de Filosofía y Letras -cuyos estudiantes protagonizaron el pasado curso acciones de protesta por el calendario académico que fue aprobado-, la nueva configuración de septiembre “es básicamente lo que queríamos desde un principio”.

Lógicamente, los estudiantes pedían que la convocatoria de septiembre no tuviera tope de asignaturas -como ocurrió en los exámenes del pasado mes-, pero el hecho de que se haya aprobado septiembre para un máximo de tres asignaturas también es considerado un logro por parte de los alumnos, según diversos representantes consultados, ya que el planteamiento inicial del equipo de Gobierno era aprobar un tope de dos.

De igual manera, los estudiantes resaltan el hecho de que septiembre de 2017 sea la última convocatoria de este curso, y no la primera del 2017-2018 como estaba previsto, por los propios efectos que tiene esta cuestión en asuntos como las becas.

“Es precisamente el hecho de que el curso acabe en septiembre una de las modificaciones más perseguidas por los alumnos, pues permite, gracias a esos exámenes extraordinarios, que los alumnos tengan más posibilidad de aprobar asignaturas y, por ende, más posibilidades de cumplir con el requisito académico que exigen las Becas MEC, que tan necesarias son para el alumnado cuya fuente de ingresos para estudiar en la Universidad es únicamente este tipo de ayudas”, apunta el secretario del CEU.

Profesores y personal de administración

Sin embargo, no todo son parabienes con estos nuevos exámenes de septiembre, ya que buena parte del profesorado sigue abogando por su eliminación, y no son pocos los docentes consultados que califican de “parche” el nuevo cambio aprobado.

Profesores como Jesús Claudio Pérez, presidente del comité de empresa del personal docente e investigador (PDI) laboral de la UCO, que afirma que lo aprobado el pasado viernes “es un parche más” a los cambios que viene registrando el calendario académico de esta universidad en los dos últimos años.

Algo que, a su juicio, no hace nada más que seguir “confundiendo a los estudiantes”, y complica sobre todo el trabajo al personal de administración, que ahora tendrá que articular en julio las solicitudes para la convocatoria de septiembre, y el posterior proceso de matriculación a la carrera cuando ya haya empezado el siguiente curso, como ha ocurrido el pasado mes de septiembre.

Con todo, está por ver si los estudiantes de la UCO logran la supervivencia de los exámenes de septiembre en cursos futuros, en un contexto en el que otras universidades andaluzas y españolas han eliminado esta convocatoria. De momento, todo apunta a que la convocatoria de septiembre de 2017 no registrará más cambios. Y meses antes de la convocatoria de septiembre de 2018 se celebrarán elecciones a Rector.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *