Fernando Bea, catedrático de la UGR, nombrado miembro de la Academia Rusa de las Ciencias

Fernando Bea, catedrático de la UGR, nombrado miembro de la Academia Rusa de las Ciencias


Hasta la fecha, la Academia Rusa de las Ciencias ha tenido entre sus investigadores a más de 20 Premios Nobel. El pasado 11 de junio tuvo lugar la toma de posesión del profesor Prof. Fernando Bea, del Departamento de Mineralogía y Petrología de la Universidad de Granada como miembro de la Academia Rusa de las Ciencias.

La Academia de Ciencias de Rusia es una de las instituciones científicas más antiguas e importantes del mundo. Fue fundada por el zar Pedro el Grande en 1724, incluye a más de 1.000 instituciones y emplea a unas 125.000 personas, de las que 47.000 son científicos. Los miembros de la Academia se dividen en tres categorías; Académicos y Correspondientes, solo para ciudadanos rusos, y Académicos Extranjeros. Desde octubre de 2016, la Academia consta de 845 Académicos, 1074 Correspondientes y 459 Académicos Extranjeros. Los miembros de la Academia se eligen por sus contribuciones científicas.

En 2016, el Profesor Fernando Bea, Catedrático de Petrología y Geoquímica del Departamento de Mineralogía y Petrología de la UGR, fue nombrado Académico Extranjero, habiendo tomado posesión el 11 de junio de 2019 en la reunión mensual del Presidium de la Academia. Actualmente sólo hay tres miembros extranjeros pertenecientes al área de Ciencias de la Tierra.

El Prof. Bea fue propuesto por los más de 30 años de cooperación con investigadores rusos en Ciencias de la Tierra, y por las contribuciones de su equipo en la Universidad de Granada, P. Montero, J.F. Molina, y J. Scarrow, al conocimiento de la Geología de Los Urales, Transbaikalia y Kola. Estos estudios, cuya parte técnica se ha llevado a cabo fundamentalmente en el Centro de Instrumentación Científica de la UGR, han cristalizado en 55 trabajos conjuntos de investigadores de la UGR y de la Academia de Ciencias Rusas.

Nuevas líneas de investigación

Recientemente, el equipo dirigido por F. Bea y P. Montero ha emprendido una nueva línea de investigación conjuntamente con el equipo del Académico N. Bortnikov para estudiar en el laboratorio SHRIMP-IBERSIMS de la UGR la presencia de circones de origen continental en la dorsal Atlántica, que parecen indicar la presencia de masas continentales en el centro del Atlántico hace tan menos de un millón de años, lo que quizá sea el origen del mito de la Atlántida.


Compartir