Fórmula URJC: el sueño cumplido de un grupo de estudiantes

Fórmula URJC: el sueño cumplido de un grupo de estudiantes


La URJC tiene su particular ‘box’ en el campus de Fuenlabrada, donde un grupo de estudiantes del Grado en Ingeniería en Aeroespacial apostaron por formar el equipo Fórmula URJC. “La idea del proyecto surge en agosto de 2015, cuando algunos estudiantes se interesan por la existencia de competiciones tipo Fórmula 1 para Universitarios y buscando en internet se topan con la Formula SAE o Formula Student”, nos señala Virginia Huidobro, una de los integrantes del equipo. “Formula SAE o Formula Student es una competición de ingeniería de carácter mundial en la que estudiantes de ingeniería organizados por equipos miden sus capacidades para diseñar, construir y desarrollar un monoplaza de competición.

Más de 20. 000 estudiantes

Desde su creación en 1981, el número de participantes ha ido creciendo hasta contar con más de 550 equipos en todo el mundo y más de 20.000 estudiantes”, añade a Aula Magna. ‘Fórmula URJC’ empezó con cincuenta personas y en agosto de 2016 fueron un total de veinte lo que acudieron a la competición celebrada en el circuito de Montmeló. Una prueba donde “no se compite por ganar una carrera, se compite por demostrar que alumnos de universidad construyen un monoplaza de competición con menos presupuesto y casi las mismas reglas que en la Fórmula 1. Con las desventajas del tiempo y el conocimiento frente a los ingenieros que trabajan ello. El año pasado construimos el coche en 20 días, exactos, el dinero no llegaba y fue un momento bastante angustioso. Al llegar a la prueba del scrutineering nos dieron bastantes indicaciones de que no podríamos competir en las demás pruebas por fallos en el coche. Pero con llegar, para nosotros fue toda una victoria”.

Algo más que una carrera

Este año el equipo cuenta para la competición con 40 integrantes , repartidos en 20 socios y los 20 restantes trainee y cantera. “Los socios son aquellos miembros que al menos llevan un año de antigüedad en el equipo, los trainee son los “recién llegados” los cuales tienen asignadas tareas y están para aprender (como su nombre lo dice) de cara a que el próximo año puedan ser socios del equipo”, explica Virgina sobre la estructura del equipo, muy parecida a la de cualquier equipo profesional. Por otro lado, “la cantera es sobre todo para la gente de primero, que no tiene conocimientos de base, tiempo y que el primer año de carrera es más de aclimatación y por ello participan en apoyo en eventos, talleres, etc; sin tarea asignada sobre el coche”. Entre todos logran poner a punto el coche (estos días son muy ajetreados con la preparación del chasis). Para conseguirlo se traza un detallado plan de trabajo, donde el primer paso “es implantar un modelo de negocio, con estamentos, organización, secciones. Sin eso no puedes empezar a trabajar de una manera ordenada”, explican los integrantes del equipo de la URJC. Conseguida la financiación llega la fase de diseño, marcando unos objetivos muy claros, “con dos o tres es suficiente (coche fiable, ecológico, innovación, bonito, seguro, rápido, etc.), y siempre teniendo en cuenta que lo primordial es que cumpla la normativa.

Coche del Fórmula URJC

Coche del Fórmula URJC

Competir es el “premio”

Es uno de los pasos clave, dado que es lo que más puntuaciones da de cara a la competición, es comparar el diseño que hiciste con el que presentas y justificar que salió bien o que salió mal”. El tercer paso es el contacto con empresas paralelo al estudio de las piezas que se requieren, preguntar a otros equipos sobre dudas que existan. Y es que Fórmula URJC con casi unos “novatos” en esta competición, como puntualiza Virgina: “Es nuestro segundo año, pero que tenemos la suerte de poder aprender de los mejores”. Dentro de ese plan el cuarto paso es la construcción del coche, ensamblar las piezas y testear el coche para ver que todas las mediciones y el coche funciona. Y por último, “competir, al final es el “premio”, donde recibimos la recompensa y feedback de todo un año de trabajo. Poder verlo entero en el suelo compensa, sin lugar a dudas, todos los meses de trabajo”. Una actividad frenética en el ‘box’ que compaginan, por supuesto, con los estudios. ¿Cómo lo hacen? “Pues difícilmente. Hacemos cábalas para que nos dé tiempo realmente a todo. Desde hace año y medio muchos no conocemos los fines de semana, ni puentes y ni que decir tiene que nos pasamos julio y agosto del año pasado trabajando 24/7 para llegar a Montmeló. Este tipo de proyectos requiere de una organización a aplicarlas”.

Conocimientos para desarrollar una profesión

Competir para formarse. Ese puede ser el lema de los integrantes de Fórmula URJC. “Lamentablemente la carrera en ingeniería tiene una carencia en la parte práctica. Proyectos como este nos permiten poder aplicarlo, que, con el apoyo de profesores, podemos aplicar lo aprendido a un caso real”. señalan en la entrevista con Aula Magna. Para Virginia Huidobro y el resto del equipo, “lo importante de este proyecto no es construir el coche, lo importante son los conocimientos que adquirimos. Construir este monoplaza requiere de conocer el mercado del automóvil, piezas, el mundo de la industria del automovilismo, materiales, compra y demanda, estadística, telemetría; una cantidad de ramas del conocimiento que nos enriquece muchísimo como futuros ingenieros.
Aprendemos todos los días, prueba/error, lo aprendido en clase, lo que preguntamos a los profesores… Nos movemos por aprender”.
Son muchos los ingenieros de los actuales equipos de Fórmula 1 que se formaron y aprendieron en esta competición. Ellos también tienen pensando seguir el mismo camino. “¿Si enfocaríamos la carrera a este campo? Probablemente sí. Aunque parezca un proyecto muy concreto, un coche es un todo de muchas disciplinas, aerodinámica, suspensiones, motor, etc. No descartamos la posibilidad de terminar en este mundo, además, por participar en este tipo de proyectos, suele abrir muchas puertas a las empresas de diseño, automóvil, aviación, navíos.  Formula Student es mucho más que una competición y construcción de un coche; es tomar la decisión de marcar y dirigir tu futuro”, explica Virginia. Al final, el objetivo final de esta competición es trabajar como si fueran profesionales. Y como también ocurre al más alto nivel, no todos los equipos cuenta con el mismo dinero para desarrollar su coche. El presupuesto de cada equipo en esta competición es muy dispar. En los equipos españoles con presupuestos pueden oscilar entre los 20.000€ a los 80.000€ (más o menos) y los alemanes o suecos que llegan al millón de euros.

¿Quién es el piloto?

“La financiación se consigue por patrocinios. La idea es que año a año se vayan consiguiendo más patrocinadores, para ellos un escaparate increíble el que su marca esté representada durante 5 días en uno de los circuitos mundialmente conocidos como es el Circuito de Barcelona-Cataluña, en Montmeló. A Formula Student Spain viene prensa de todos los países, es una competición muy bien vista por la industria del automóvil, del desarrollo de I+D que supone y de la captación de talento”. Sin embargo, no habría Fórmula Student sin pilotos. “No está determinado aún. Lo que sí, por normativa puede haber hasta 6 pilotos por equipo. Normalmente el piloto se decide por peso, altura y anchura de cara a seguridad, que salga más rápido del coche y distintos parámetros que nos piden en la competición. Pero es nuestro secreto mejor guardado”.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *