El Gabinete de Psicología de la UJA abre una línea de apoyo para la comunidad universitaria

El Gabinete de Psicología de la UJA abre una línea de apoyo para la comunidad universitaria


El Gabinete de Psicología de la Universidad de Jaén puso en marcha el pasado 21 de marzo una línea de ayuda psicológica para que permanezca en activo durante el tiempo que dure el confinamiento. El objetivo es ofrecer apoyo a la comunidad universitaria jiennense y recomendaciones para saber gestionar el tiempo en casa, y evitar sensaciones de ansiedad, estrés o depresión.

El director de este gabinete, José Antonio Muela, explica que esta línea de ayuda psicológica contempla a un total de 34 profesionales, 10 profesores y terapeutas de la UJA miembros de este gabinete y 24 psicólogos que actualmente cursan el Máster de Psicología General Sanitaria de la UJA. Las personas que quieran hacer uso de este servicio deben acceder a un formulario online en la página web de la universidad jiennense y explicar las preocupaciones, problemas e inquietudes que les han hecho recurrir al mismo, así como la forma de contacto que prefieren (vídeo-llamada o teléfono). Posteriormente, este equipo de ayuda contactará con el usuario en cuestión. Este servicio permanece en activo en horario de 9:30 a 13:30 horas y de 16:30 a 20:30 horas los siete días de la semana. Y según la necesidad de cada caso se derivará a los profesionales pertinentes de este servicio para realizar terapias online o proceder de la manera que más convenga.

La mayoría de consultas recibidas son fruto de la incertidumbre y de la convivencia ‘obligada’ por el confinamiento

Muela explica que por el momento son principalmente estudiantes los que están recurriendo a esta línea, aunque también hay personal docente y de administración y servicios que, en menor medida, están solicitando ayuda a través de este servicio. “Hemos tenido casos de estudiantes extranjeros que no han podido regresar a su país, que están aquí solos y se sienten tristes y con mucho miedo ante esta situación”, señala el experto. En este sentido el gabinete cuenta con profesionales que hablan inglés para poder ayudar a estas personas. “En general la mayoría de las consultas que recibimos son fruto de la incertidumbre, ya que este confinamiento es una experiencia nueva a la que no estamos acostumbrados, y de los problemas de convivencia, tanto con compañeros de piso como con familiares, ya que esta es una situación forzosa que hace más complicadas las formas de relacionarse, también hay mucha gente que lo que busca es una vía de desahogo emocional”, añade el responsable de esta iniciativa.

Problemas de convivencia

En el ámbito de las relaciones, el psicólogo de la UJA relata que hay muchas personas que ahora empiezan a darse cuenta de lo que supone este nivel de convivencia sin salir de casa, y que hay que estar especialmente alerta a las personas que han podido verse confinadas en compañía de un maltratador. José Antonio Muela explica que es fundamental la manera en cada uno afronta el confinamiento, y que una de las claves es concienciarse de la situación y aceptarla como un hecho que voluntariamente aceptamos. “Si lo vemos como un castigo es más fácil sentirse irritado y perder el control, se trata de verlo y entenderlo como una medida que hemos aceptado, y tener mucha paciencia”, detalla al respecto. Igualmente importante es tener una rutina que nos mantenga en orden, informarse a través de canales oficiales una vez al día pero sin sobrepasarse para evitar sensación de pánico, así como mantener contacto diario, a través de vídeo-llamada, con familiares y amigos. “En definitiva se trata de mantener una higiene mental diaria”, matiza el experto.

Efectos del confinamiento a largo plazo

A largo plazo, los efectos del estado de alarma pueden derivar en casos de estrés postraumático, como sucede ante un accidente o una situación de violencia, o incluso en tentativa de suicidio, según un estudio psicológico realizado en Wuhan (China) sobre los efectos de las medidas de distanciamiento social. De ahí la importancia de aprender a sobrellevar esta situación. “Se trata de aprender a ver esto como una oportunidad para crecer, y para mejorar, en lugar de centrarse sólo en los efectos negativos”, asegura José Antonio Muela.

El Gabinete de Psicología de la UJA aspira a que su alumnado del Máster de Psicología General Sanitaria aproveche esta oportunidad para adquirir competencias, aprender a tratar a las personas afectadas por el aislamiento a través de esta línea de ayuda psicológica y, en definitiva, recibir una experiencia que no obtendrían de otra manera. Por ello en los próximos días se habilitará que estos estudiantes puedan realizar prácticas tutorizadas ejerciendo este servicio terapéutico y prestando ayuda a las personas que necesiten apoyo para afrontar el confinamiento.


Compartir