“La transferencia de conocimiento es un eslabón importante”

“La transferencia de conocimiento es un eslabón importante”


Gregorio Vicente Jiménez preside el Consejo Social de la Universidad de Granada desde 2011. Licenciado en Ciencias Químicas añade a su curriculum la especialización en Nutrición ambas titulaciones por la UGR.

Su trayectoria profesional está vinculada a la firma Puleva, donde donde comenzó en el departamento de I+D y de la que actualmente es presidente y consejero delegado dentro Puleva Food. Además, Jiménez suma a labor la de director general de Líquidos de Lactalis Iberia.

Como presidente del Consejo Social granadino, señala entre sus principales objetivo el trabajo entorno a la economía del conocimiento, potenciando, generando valor y riqueza por medio de la transformación a información creada desde la Universidad.

¿Cuál es el papel del Consejo Social en la UGR? ¿Podría existir una universidad ajena a los sectores empresariales y sociales de donde se ubica?

El Consejo Social de la UGR, como el resto de Consejos Sociales representan los intereses de la sociedad en la Universidad y por  tanto debe ser el órgano que relacione los intereses sociales con el mundo universitario y viceversa.

El Consejo esta compuesto por 26 vocales, 6 representantes de la propia Universidad y el resto 20 que representan distintos intereses sociales.

Junto a las relevantes funciones que tiene el Consejo Social, no me cabe duda que su principal objetivo es fomentar una relación efectiva entre Universidad y sociedad, facilitando la función de transferencia de conocimiento e incentivando los procesos de innovación.

El Consejo Social debe identificar las demandas que la sociedad requiere, para transmitir y dar respuesta estratégica desde la Universidad a ellas, posibilitando el crecimiento sostenible de su entorno junto al bienestar de las personas, a fin de construir una realidad sólida que podamos transmitir a las siguientes generaciones.

Cada vez se le da más importancia a la transferencia universitaria ¿cómo puede actuar el Consejo Social para fomentarla?

La transferencia de conocimiento es un eslabón importante dentro de la actividad universitaria, sin embargo, no es el eslabón final, ya que la transferencia, para que sea eficaz, requiere que el conocimiento  se implemente en las empresas y se active el proceso de innovación; una empresa que no innova, está amenazada en su crecimiento y existencia, en el medio y largo plazo.

La innovación, requiere, necesariamente, conocimiento para ser aplicado en  la actividad empresarial y debe permitir la mejora en los procesos de crecimiento y rentabilidad empresarial.

El desarrollo de la producción científica de la Universidad de Granada tiene una entidad diferencial extraordinaria, siendo la primera Universidad de Andalucía en este ámbito, una de las primeras de España, y ocupando posiciones muy privilegiadas, dentro de los principales ranking internacionales.

Con esta indiscutible fortaleza, el principal reto es referenciar la marca Universidad de Granada en los ámbitos empresariales. Estas actuaciones se llevan a cabo con una relación permanente con la representación empresarial, clusters tecnológicos como On Granada Tech City, reuniones estratégicas con empresas de alto nivel, todo ello con la finalidad de identificar a Granada en el mapa como un punto estratégico de conocimiento.

El desarrollo del Parque Tecnológico de la Salud juega un importante papel dentro de este escenario para empresas tecnológicas de Salud, a la vez que la investigación generada por la ETS de Ingeniería Informática, reconocida en el Ranking de Shanghai entre las primeras posiciones a nivel mundial, lo hace para empresas del sector TIC; son valores tan extraordinarios como estos los que impulsamos desde el Consejo Social para hacer partícipes de ellos y atraer una inversión empresarial sostenible hacia Granada basada en el conocimiento.

Además, con los cambios que están sufriendo las relaciones laborales en el sector empresarial, donde se pone de manifiesto la progresiva disminución de horas de trabajo que demanda el sistema productivo, y la cada vez mayor cualificación especializada de aquellas que demanda, el horizonte del emprendimiento como motor individual de generación de riqueza en la sociedad, se manifiesta como una respuesta a este cambio de la actividad económica, siendo uno de los objetivos al que ya contribuye la Universidad de Granada de forma eficaz y estratégica con especial apoyo e interés del Consejo Social.

Gregorio V Jiménez Consejo Social UGRSe suele asociar al Consejo Social con las empresas de la provincia, ¿quiénes son los que lo integran y por qué se les ha llamado a tener presencia en la UGR?

La composición del Consejo Social está determinada por la Ley Andaluza de Universidades, en la que el legislador definió una representación de los intereses académicos, por un lado, y los intereses sociales por otro. En este ámbito de representación de los intereses sociales tiene presencia toda la sociedad a través de las respectivas designaciones que realizan organizaciones empresariales, sindicales, de economía social, del Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía, del Parlamento de Andalucía y la propia Universidad de Granada. De forma, que las personas que componen el Consejo Social, en ningún caso son designadas por este órgano de gobierno, sino por los diferentes agentes sociales anteriormente citados, a fin de garantizar una efectiva representación poliédrica de los diversos intereses sociales.

¿Cuál considera que ha sido uno de los grandes avances del Consejo Social de la UGR en los últimos años?

Considero que uno estos grandes avances del Consejo Social, ha sido conseguir acreditar el prestigio de su gestión como órgano de gobierno mediante el impulso de propuestas estratégicas que configuren una transformación diacrónica de la Universidad de Granada, comprometiéndose, desde una actuación crítica y constructiva, a desarrollar actuaciones estratégicas en las políticas universitarias, de supervisión económica, de fomento de la captación de fondos de la Universidad de Granada, de establecimiento de cauces de comunicación con la sociedad dando respuesta a las demanda que esta requiere.

En este sentido, ha comenzado a ocupar espacio propio en la Universidad de Granada iniciativas propuestas en su momento por el Consejo Social, como el desarrollo de la enseñanza virtual de enseñanzas oficiales, la captación de fondos por vía de mecenazgo y patrocinio, y la más reciente de ellas, la reciente presentación del programa ALUMNI-UGR que va a representar un modelo paradigmático en las relaciones de la Universidad de Granada con el importante caudal de personas egresadas que aspiran hacer efectivo un sentimiento de pertenencia una Universidad de gran prestigio en el panorama nacional e internacional.

Ceuta y Melilla

La UGR también se ocupa de la formación universitaria de Ceuta y Melilla ¿cómo influye este hecho en las relaciones de las sociedades ceutíes y melillenses? ¿Están representadas en al Consejo Social granadino?

La Universidad de Granada tiene a gala un importante hecho diferencial, y es el de su compromiso con los territorios y personas de Ceuta y Melilla; en este sentido las políticas universitarias han abordado importantes actuaciones en materia de infraestructuras, de planes de estudios, y de titulaciones para ofrecer una oferta de enseñanza superior de calidad en cada uno de los campus universitarios, pese a las dificultades que en materia de financiación  se esta sufriendo.

Hay que recordar que las Ciudades Autónomás de Ceuta y Melilla son territorio MEC y su financiación, en la misma forma que la Junta de Andalucía lo hace para su territorio, lo hace el Ministerio para éstas; en este ámbito el último reto que tiene asumido la Universidad de Granada, es conseguir una correcta financiación que considere el coste real del mantenimientos de estas enseñanzas, ya que se vio seriamente afectada con la reducciones motivadas por la última crisis económica.

Gregorio V Jiménez Consejo Social UGR¿Qué papel juega la comunidad ceutí y melillense en el Consejo Social? ¿Hay alguna línea de actuación propia?

Ceuta y Melilla, están representadas indirectamente en el Consejo Social a través de la representación de los intereses académicos y sociales de su composición. Hay que tener en cuenta que la regulación y composición de los Consejos Sociales, está regulada por la Ley Andaluza de Universidades, y la sensibilización de las políticas universitarias hacia Ceuta y Melilla es un compromiso permanente del equipo de gobierno que el Consejo Social visualiza en aquellas actuaciones que directamente le afectan como es en los correspondientes presupuestos, y en los correspondientes planes propios de infraestructura, docencia, etc. El Consejo Social, tiene asimismo un compromiso de relación con la sociedad que, en el caso de Melilla, se ha puesto de manifiesto recientemente mediante la concesión de un Premio del Consejo Social que ha sido fallado a favor de la Ciudad Autónoma de Melilla por el desarrollo de sus Planes de acción para la inclusión social de las personas con discapacidad en materia de empleo.

¿Cómo se les puede animar a los sectores empresariales y sociales de Melilla y Ceuta a participar en su universidad?

Mi experiencia y convencimiento personal pasa por identificar estratégicamente las fortalezas y hechos diferenciales que tienen ambas ciudades autónomas. Su especial localización en norte de África abre un importante abanico de posibilidades a la inversión empresarial innovadora, y en este sentido debemos estrechar los lazos entre los sectores empresariales para explorar proyectos de colaboración.

Entiendo que la fórmula de emprendimiento es extraordinariamente adecuada a estas actuaciones, y ya hay ejemplos de éxito empresas spin-off de la propia Universidad basadas en conocimiento, nacidas en esos territorios a partir de la iniciativa de investigadores de la Universidad de Granada.

500 años de historia

En una universidad con más de 500 años de historia ¿cómo puede mejorar la influencia de la misma en la provincia?

El argumento más potente que avala su actuación es el conocimiento; la Universidad de Granada, cuenta con una prestigiosa trayectoria como centro docente; es una referencia de planificación y gestión en el desarrollo de la investigación y en la obtención de una producción científica de alto nivel que goza de un elevado reconocimiento en los principales rankings de referencia.

En los últimos años la Universidad de Granada ha pasado de ser una Universidad enfocada a las Humanidades a desempeñar un papel relevante en el resto de áreas científicas como las Ciencias, Ciencias Sociales, Ciencias de la Salud y en la Tecnología. 

Debemos fomentar desde el Consejo Social que ese caudal de conocimiento pueda llegar a las empresas para desarrollar modelos basados en la innovación. Este es el reto que actualmente aborda el Consejo Social.

De igual forma, la Universidad de Granada tiene que afrontar un cambio respecto de la composición actual en su estructura de financiación; desgraciadamente las administraciones púbicas no están destinando recursos suficientes para la educación y la investigación y será necesario acometer en el medio plazo estrategias que permitan incrementar las vías para la captación de fondos de origen privado ya sea por transferencia, mecenazgo o patrocinio.

¿Podría entenderse la situación actual económica de Granada sin su universidad?

Pretender entender Granada sin su Universidad es generar un escenario que arrojaría a la frustración cualquier ilusión de futuro para nuestra sociedad.

En el escenario actual, con un entorno global, debemos incentivar modelos de competencia intensivos en conocimiento. Difícilmente podemos competir solo mediante modelos de bajo coste, por lo que a la función docente e investigadora de la Universidad es necesario fomentar los procesos de transferencia e innovación. La Universidad debe ser el centro neurálgico para estimular la economía del conocimiento y generar riqueza.

La aspiración del Consejo Social se orienta hacia la transformación del actual modelo económico por otro sustentado en los pilares de una economía del conocimiento que es, sin duda alguna, la mejor respuesta y garantía del desarrollo y crecimiento de nuestra sociedad.

Vivimos momentos de dificultad, la crisis económica ha provocado el aumento de la desigualdad y del desempleo. Personalmente creo que si no dotamos de los recursos suficientes la educación y la investigación no podremos combatir este escenario tan negativo. En mi opinión hay recursos suficientes pero necesitamos priorizar donde invertirlos.

La aspiración del Consejo Social se orienta hacia la transformación del actual modelo económico por otro sustentado en los pilares de una economía del conocimiento que es, sin duda alguna, la mejor respuesta y garantía del desarrollo y crecimiento de nuestra sociedad.

¿Considera que el futuro empresarial de Granada debe estar o estará vinculado a su universidad?

Es una realidad puesta de manifiesto en las principales economías mundiales, donde el desarrollo socio económico está directamente relacionado con la inversión destinada a educación e investigación. Este es uno de los principales cambios que han de abordar las políticas nacionales hasta alcanzar niveles de inversión similares a los países más desarrollados de nuestro entorno. Las políticas de austeridad indiscriminada han reducido fondos para educación e investigación y desarrollo. Nos estamos quedando muy rezagados respecto a países de nuestro entorno. Es necesario cambiar esta situación

Sin embargo, mientras se alcanza este objetivo, la aportación de la Universidad de Granada, ha de ser escalable a su realidad y la de su entorno, y por ello debe aspirar a colocarse en el centro de un nuevo sistema económico de Granada, sobre el se articulen políticas institucionales, proyectos empresariales, e inversiones públicas y privadas. De cualquier forma el futuro empresarial directamente relacionado con el conocimiento va a estar muy unido a la Universidad de Granada, ya que la transversalidad del conocimiento generado es aplicable a sectores estratégicos como TIC, BIO, salud, Cultura, turismo, servicios, etc.

Se trata de una universidad que ha “apadrinado” a otras muchas, como es el caso de la Universidad de Málaga ¿se busca mantener los lazos con otras provincias donde sus universidades han guardado tanta relación?

La Universidad de Granada tiene asumido en su propia identidad su carácter de servicio público, y en este sentido mantiene un elevado nivel de compromiso con los sistemas públicos universitarios de Andalucía, y de España, respectivamente. Este nivel de compromiso, la lleva a abordar proyectos compartidos de titulaciones, institutos universitarios, financiación, etc. Los lazos que unen a la Universidad de Granada con aquellas que, en su día fueron parte de ella como Colegios Universitarios -Málaga, Jaén y Almería- son estrechos y los diferentes equipos rectorales han contribuido a mantener esta relación. Claro ejemplo de esta fraternal relación está el hecho de la reciente concesión de la Universidad de Málaga de su Medalla de Oro a la de Granada.

Un perfil científico

Dentro de su perfil, ¿cuáles cree que son las aptitudes que debe tenerse para dirigir un Consejo Social? ¿Qué considera que aporta su perfil al Consejo?

Bueno, es difícil un perfil único. En mi caso yo he desarrollado mi vida profesional en Puleva donde trabaje durante 38 años, y tuve la responsabilidad de la Direccion General durante 20. No cabe duda que a lo largo de estos años aprendí que la investigación, la innovación junto a personas con buena formación son los pilares para construir empresas con alta capacidad de competencia.

Usted forma parte de uno de los sectores de alimentación más importantes ¿considera que la deriva de los estudios hacia el sector agroalimentario por parte de muchas universidades andaluzas es una inversión en los recursos propios de Andalucía?

La industria agroalimentaria es uno de los pilares de la economía andaluza y se debe prestar especial atención a su desarrollo. Estamos asistiendo a un proceso de cambio profundo por la aplicación de la tecnología a los modelos de producción; también por el desarrollo de las ciencias relacionadas con la Alimentación y la Nutrición y con el extraordinario desarrollo de las Ciencias de la Vida. Si a estos cambios unimos la transformación de los hábitos de consumo, podemos establecer que estamos ante un cambio disruptivo en la alimentación, donde debemos invertir más recursos en investigación y desarrollo.

 ¿Se debería trabajar más por áreas de estudios específicas o es mejor una universidad generalista?

La pregunta que nos deberíamos hacer es, ¿tenemos recursos suficientes para poder atender las necesidades del sistema universitario andaluz? También nos podemos preguntar si todas las Universidades deberían ser generalistas.

Creo sinceramente que es un debate que deberíamos acometer. La educación se ha convertido en la necesidad más apremiante de nuestra sociedad, una sociedad sometida a un profundo cambio que debe analizar y definir  cuál debe ser el modelo de futuro.

Como egresado de la UGR ¿Qué le pediría a los estudiantes que actualmente se están formando para que se preparen ante el futuro laboral pos universidad?

Mi recomendación sería explorar las capacidades individuales para orientarlas a los mejores resultados; la ambición de crecimiento personal debe estar presente durante todo el período de formación, pero debe mantenerse durante el ejercicio profesional. La empresa, siempre busca a los mejores, y estas personas son aquellas que aportan valor a su actividad empresarial.

Con esta finalidad la formación debe tener una transversalidad de conocimientos que permitan actuaciones expeditivas y un carácter resolutivo en su actividad individual en la empresa; considérese por ejemplo, la importancia y trascendencia que tiene en la imagen de una empresa a través de internet la creatividad de una egresada en Bellas Artes, la aportación en materia de composición y sintáxis de una lingüista; la correcta traducción;  la identificación de las necesidades de los destinatarios, la gestión documental de toda la comunicación digital de redes sociales, etc. Gran parte de los perfiles profesionales de los próximos años no están todavía en los planes de estudios, pero serán desempeñados por las personas mejor cualificadas y con mayores capacidades para aceptar el continuo reto de innovación y aprendizaje.

Un Consejo Social para atender a todas las demandas

La UGR es la mejor posicionada en Andalucía y está entre las mejores de España ¿es este hecho un sello de calidad que exportar hacia los sectores sociales y empresariales?

La Universidad de Granada es reconocida por el ranking de Shanghai como una de las principales universidades del mundo ya que junto a la Universidad de Barcelona y la Pompeu Fabra. En relación a áreas de conocimiento especificas, tenemos muchas entre las 100 mejores del mundo en un universo entorno a 20.000 universidades. Este es el potencial, la materia prima que tenemos y debemos aprovechar: el conocimiento. Fomentar el conocimiento y transferirlo es la misión que todos debemos asumir si queremos generar riqueza para acabar con la pobreza, la desigualdad y el desempleo.

El Consejo Social de la UGR pertenece al Foro de Consejos sociales Andaluces ¿qué beneficios tiene esta presencia tanto para la UGR como para la provincia de Granada?

El Foro de los Consejos Sociales se ha manifestado desde su inicio como un instrumento útil para la coordinación de las iniciativas que impulsan estos órganos de gobierno; en este Foro cada uno de los Consejos Sociales articula los intereses propios de su Universidad con los intereses generales del sistema público universitario de Andalucía. Las iniciativas y orientaciones suscitadas desde el Foro ayudan a la definición de los diferentes planes de actuaciones que se desarrollan por los Consejos Sociales.

¿La conexión entre Consejo Social se puede traducir en conexiones entre los sectores que representan (empresas, colectivos sociales…)?

Evidentemente, la coordinación entre Consejos Sociales es susceptible de aprovechar las sinergias internas que tienen cada uno de ellos para unir esfuerzos. Sin embargo, hay que tener en cuenta, que los Consejos Sociales representan a cada Universidad, y los intereses que puedan tener sectores de intereses sociales en provincias diferentes, pueden entrar en conflicto con los propios de cada provincia. No obstante, la actuación que desarrollan los Consejos Sociales se hace siempre con un espíritu constructivo que localice puntos de encuentro entre intereses diversos.

El Consejo Social de la UGR también está presente en la Conferencia de Consejos Sociales a nivel estatal ¿cómo influye esto a las dinámicas universitarias propias de la UGR?

La Conferencia de Consejos Sociales realiza una importante labor de coordinación, planificación y asesoramiento a los Consejos Sociales; el ejercicio de las funciones que tiene encomendadas el Consejo Social,  se ve respaldado en sus tomas de decisiones por la importante contribución que en este ámbito se hace desde la Conferencia aportando líneas de trabajo, mejores prácticas, asesoramiento especializado etc. La repercusión en las dinámicas universitarias está directamente relacionada con el liderazgo y prestigio de sus actuaciones a que está obligado ejercer cada Consejo Social en su actividad.

El Consejo Social sigue siendo un espacio que pocos conocen ¿cómo cree que se debería potenciar que la sociedad granadina conociera al Consejo Social y lo que este puede aportarle? ¿Y en el caso de la comunidad universitaria?

Los Consejos Sociales son órganos con amplias atribuciones pero poco dotados y que se han  centrado más  en aspectos internos de la Universidad como la responsabilidad económica. Sin embargo debemos centrarnos mucho más en acercar la Universidad a las empresas y a la Sociedad en general. El consejo que yo presido ha aprobado un para hacer mas visible el extraordinario trabajo que realizan las universidades.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *