Guadalupe Molina: “Después del Erasmus me enamoré de la experiencia internacional y quería otra”

Guadalupe Molina: “Después del Erasmus me enamoré de la experiencia internacional y quería otra”


Nacida en Argentina, Guadalupe Molina se ha criado en España y reside en Almería. Asimismo, se ha graduado en Publicidad y Relaciones Públicas en la Universidad de Málaga; etapa universitaria donde tuvo la oportunidad de realizar una movilidad Erasmus en Bruselas.

Poco después, tras una charla informativa sobre las becas Fulbright, la suerte le sonrió y con 21 años ha sido seleccionada para ampliar sus estudios en Estados Unidos. Una aventura inesperada, en la que está a punto de embarcarse, que quiere compartir aquí y en su canal de Youtube, desde el punto de vista de la solicitud, para así poder ayudar a otros interesados. Para ello, le preguntamos:

¿Cómo reaccionaste al conseguir la beca Fulbright?

No me lo creía. Pensaba que iba a ser como el Oscar a ‘La La Land’, que al minuto me mandarían otro correo diciendo que se habían equivocado, que no era para mí. Después de leerlo varias veces ya me lo creí y empecé a llorar.

¿Cuándo te lo comunicaron?

A finales de mayo, cuatro días después de la entrevista. Podrían haber tardado como tres semanas, yo estaba como loca pensando que nunca iba a llegar la respuesta… y a los cuatro días me llegó al email que me habían seleccionado. Fue todo súper rápido.

¿Cómo fue el proceso?

Me hicieron una entrevista en Madrid, te piden muchos papeles para la preselección. Yo estuve preparando la solicitud seis meses… Seis meses de estar sábados y domingos levantándome temprano porque tienes que buscar una universidad, por qué quieres ir a esa y no a otra… Tiene que ser todo súper concreto porque ellos quieren saber que no te quieres ir por hacer algo.

Parece un proceso largo, ¿cuándo empiezas?

En otoño de 2018. Todo lo que he estado haciendo ahora es para que me den la beca Fulbright.

Vas para estudiar Fotografía, ¿por qué no Publicidad?

Para mi siempre ha sido mi mayor sueño dedicarme a la fotografía pero nunca había hecho ni un curso, FP, ni nada… todo autodidacta. Entonces para mi que después de haberlo hecho todo por mi cuenta ahora me ofrezcan hacer un máster en una universidad en EEUU especializada en el tema es como un sueño muy loco hecho realidad que nunca me hubiera imaginado.

¿Tuviste que presentar alguna muestra fotográfica?

Sí. Si vas por el terreno del arte siempre piden un portafolio y yo pedí la beca con un proyecto fotoperiodístico que hice cuando estaba de Erasmus. Se llama ‘Miradas de Europa’ y es un rédito en el que intento aunar mediante fotografías toda la gente y todos los retratos callejeros que hice en diferentes países de Europa.

Según tú, ¿qué crees que caracteriza a esta beca?

Esta beca es lo más importante porque no sólo te da apoyo económico, sino que te ayuda a entrar a buenas universidades y es como que tienes una invitación oficial de EEUU para que vayas como becario Fulbright. Se considera la más prestigiosa del mundo porque, creo, que es la beca que ha dado más Premios Nobel.

Además, otra cosa que me parece importante es que es meritoria. No se fija solo en la renta o un factor determinado, se fija en todo. Si a lo mejor tienes bajas notas pero un proyecto interesante te la pueden dar. Se fijan en cómo eres como persona y el potencial que tienes. Eso es muy importante.

Y económicamente…

De todas las becas que encontré, es la única que incluye todo: la ida, la vuelta, el máster,… te da hasta el seguro. Te da unos 2.000 euros para que una vez llegues al país sean los gastos para que te asientes. Es la beca más completa y más larga que he encontrado de todas. Te cubre todo desde que sales de tu casa hasta que vuelves a tu casa.

Pero la beca va más allá…

Es algo más que pagarte el máster. Ellos quieren que tengas una relación y te integres verdaderamente en la comunidad estadounidense. Una vez que llegas a EEUU hacen todo para que te integres. Por ejemplo, en Halloween te invitan con una familia para que cojas calabazas con ellos… o te invitan a ‘Acción de Gracias’. La base del programa Fulbright es hacer que haya una relación y un entendimiento entre EEUU y los otros países.

¿Y qué te motivó a pedirla?

Siempre me ha gustado viajar y después del Erasmus me quedé enamorada de la experiencia internacional, sabía que quería volver a tener otra y estaba buscando de qué manera me podía ir a hacer cualquier cosa. Cuando salió la Fulbright dije ‘esta a lo mejor es la oportunidad perfecta para irme a EEUU’. Porque en principio busqué prácticas en el extranjero, pero esta lo cubría todo. Me pareció perfecto pero imposible a la vez.

Para dar un salto así, ¿necesitas una experiencia previa?

Cuando te vas a un sitio, y te vas solo, al principio es duro. Estás más solo de lo habitual y es un reto, una realidad diferente. Entonces, a lo mejor, es un salto muy grande si nunca has salido de tu casa. También tienes que conocerte a ti mismo. Vayas donde vayas el principio es duro porque estás lejos de tu familia, pero si uno se conoce a si mismo y sabe que es capaz y que vale la pena, aunque el principio sea duro aprendes un montón.

Por último, ¿crees que se conocen estas oportunidades?

Creo que no. Una de las razones por las que empecé a poner los vídeos de Youtube fue porque creo que es súper importante y una buena manera de crecer como persona y profesional. Por eso estoy muy contenta de hacer esta promoción de las becas Fulbright porque parece que la gente no las conoce. También supongo que no se ofertan ni se publicitan bien, hay que buscarlas… por eso con mi canal quiero que la gente vea que es posible, si quieres puedes.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *