Tras la Gymkhana: un día detrás de los corredores por las facultades de la UMA

Tras la Gymkhana: un día detrás de los corredores por las facultades de la UMA



Para superar la prueba debo averiguar si los titulares son verdaderos o falsos. Me preparo. “Esta es la mía” pienso mientras selecciono con los dedos el papelito de la suerte que determinará mi nivel como periodista. “En julio aumentaron la cantidad de memes de Julio Iglesias ¿Verdadero o falso?”. Esto es verdad. TIENE que ser verdad. ¡Verdaderísimo! grito al voluntario. “Pues no, es falsa”, me increpa él. Así comienzo la Gymkhana, organizada por el Consejo de Estudiantes de la Universidad de Málaga para dar la bienvenida a los nuevos estudiantes el pasado jueves, 19 de octubre.

“¡BIIIIIIIEEEEN!” escucho justo al lado mía. La voz de la coordinadora resuena con la misma potencia de un altavoz, que parece estar pasando el mejor día de toda su vida. En Turismo, la actividad consiste en encestar una cereza en un vaso. “En esta ni lo intento, mi puntería siempre ha sido nula” reflexiono mientras marcho hacia otra facultad.

Libros escondidos en Filosofía y Letras

En Filosofía y Letras me esperaban los libros. La biblioteca escondía entre sus pasillos unos cuantos ejemplares con páginas marcadas, donde la rapidez para encontrarlos es determinante. “¡Lo tenemos!” Comenta un primer grupo que sale a toda velocidad. Sus caras cambian de expresión cuando se dan cuenta que han tardado 10 minutos, demasiado tiempo para la prueba.

Crimen por resolver en Derecho

Pistas del crimen en la Facultad de Derecho junto a voluntarios del Consejo de Estudiantes.

Tijeras, abrecartas ensangrentados y la silueta de un cuerpo sin vida aguardaban en el suelo de la Facultad de Derecho. Sin duda, se había perpetrado un crimen y estábamos ante las pruebas de un caso, que había que resolver a través de preguntas relacionadas con el derecho y la criminología, dignas del mejor seguidor de CSI.

Concierto de “Las Képchup” en la Facultad de Educación

Un gran número de artistas se congregaron en la Facultad de Ciencias de la Educación para dar un concierto multitudinario. Los cantantes debían seleccionar un tema y entonarlo al ritmo de una sola palabra. Había para todos los gustos, desde Las Grecas con su famoso “ Te estoy amando locamente” hasta Las Kétchup con el temido “Aserejé”. Mi elección fue algo más rústica: El Koala con su “Opá, yo viazé un corrá” utilizando la palabra limón. El oído de mi compañero debía estar algo mal, ya que no acertó la canción.

Diseño de moda, pinceles y colores

Grupo de participantes realizando la actividad de Bellas Artes.

Bellas Artes no quiso quedarse atrás este año, así que trajeron todos los pinceles y pinturas que tenían para poner a trabajar la creatividad de los participantes, quienes debían sacar el diseñador de moda que llevan en su interior. Para ello, debieron decorar unas camisetas que previamente habían tenido que buscar entre los recovecos de la Facultad de Ciencias, enclave en el que se había dispuesto el “chiringuito” de Bellas Artes para que también pudiesen participar. La purpurina, el color y demás materiales se disponían alrededor de la mesa para trabajar con los demás compañeros: aquí no existe la rivalidad.

La ruleta de la suerte y el montón de cerillas

Ciencias había tramado juegos y acertijos para las mentes más hábiles, donde había que emplear la lógica para resolverlos. Una ruleta de la suerte y una montaña de cerillas formaban parte del rompecabezas.

Participantes disfrazados en el punto de salida

El nivel de los equipos fue muy elevado durante la jornada. Todos los aspirantes pusieron a prueba sus habilidades y talentos para conseguir el gran premio: una tablet para cada uno. El segundo premio (bono universitario y pack cultural)  y el tercero (pack uma y pack cultural) también fueron muy peleados, por eso nadie se rindió hasta el final. Indios, curas y payasos se movían por las facultades ganando puntos en su gymkhana personal -la amistad- y alegrando el día a aquellos con los que se encontraban por su paso.

Desconocían que se preparaban para una prueba mucho mayor: su recorrido dentro de la universidad.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *