‘Mens sana in corpore sano’: hacer ejercicio protege contra la depresión

‘Mens sana in corpore sano’: hacer ejercicio protege contra la depresión


‘Mens sana in corpore sano’, dijo Décimo Junio Juvenal en sus Sátiras, en el siglo II. Ahora, este dicho se ha confirmado científicamente. Investigadores de la Universidad de Granada y el Hospital Universitario San Cecilio de Granada han demostrado que aquellas personas que practican ejercicio físico, de manera regular, tienen hasta un 40% menos de riesgo de desarrollar depresión que las personas sedentarias.

Los investigadores, dirigidos por el catedrático de la UGR Jorge Cervilla, han analizado una amplia muestra, formada por 4.507 personas que participaron en un estudio epidemiológico en toda Andalucía (Estudio PISMA-ep), en el que se recogió información sobre el ejercicio físico que realizaban, su salud física y su peso. Asimismo, se administró a los participantes una batería de tests diagnósticos validados para establecer el diagnóstico clínico de depresión.

El estudio ha podido demostrar que aquellos sujetos que practican ejercicio físico de forma regular tienen hasta un 40% menos de riesgo de desarrollar depresión que las personas sedentarias. “Además, dicho efecto es mayor cuanto mayor es la regularidad y la intensidad el ejercicio”, explica el coordinador de este trabajo, el catedrático de Psiquiatría de la UGR Jorge Cervilla.

Comparar los efectos del ejercicio con otros tratamientos como los psicofármacos

Según la investigación, el efecto protector del ejercicio se mantiene significativo en sí mismo incluso después de descontar los efectos que sobre la depresión tienen factores como el peso (ya que esta enfermedad aumenta el Índice de Masa Corporal del paciente) o la salud física. En este trabajo han participado también las profesoras Margarita Rivera, Esther Molina y Blanca Gutiérrez, además del psiquiatra Alejandro Porras y el médico David López Chaves.

En la actualidad, el grupo de investigación elabora un trabajo de intervención para comparar los efectos del ejercicio físico reglado con otros tratamientos de la depresión como los psicofármacos o la psicoterapia, para los que podría resultar un tratamiento coadyuvante.


Compartir