¿Se puede prevenir la violencia desde la ciencia?

¿Se puede prevenir la violencia desde la ciencia?


La sociedad actual tiene una enfermedad endémica: la violencia. Para combatirla existen diversos cuerpos de seguridad y entidades encargadas por la seguridad y el control de la ciudadanía. Pero ¿se pueden aplicar los métodos científicos a la prevención de la violencia?

Para dar respuesta a esta pregunta, la Universidad de Córdoba ha acogido las I Jornadas de Prevención de la Violencia, organizadas por la Oficina de Transferencia de Resultados de Investigación (OTRI) de la UCO y la Guardia Civil de Córdoba. La relación entre las dos instituciones viene de largo, hecho por el cual la Guardia Civil ha sido galardonada con una de las distinciones Tomás de Aquino del curso 2019-20. Para inaugurar las jornadas, además de la Guardia Civil han estado presente la subdelegada del Gobierno, Rafaela Valenzuela, el vicerrector de Investigación y Desarrollo Territorial de la Universidad de Córdoba, Enrique Quesada Moraga así como agentes de la Policía Nacional y Local, Guardia Civil, profesionales de la educación y tutela de menores e investigadores de universidades europeas.

Con las I Jornadas de Prevención de la Violencia la UCO busca conocer de primera mano las evidencias científicas en la prevención de la violencia y cómo las fuerzas y cuerpos de seguridad pueden aplicarlas en pro de la consecución de una sociedad más segura. En esta línea Enrique Quesada ha subrayado que “el futuro es ya presente y pasa por la adaptación progresiva de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado a través de la innovación y la investigación, para lo cual pueden contar con el conocimiento que se produce tanto en los equipos de investigación en Psicología de la Facultad de Ciencias de la Educación como los de la Facultad de Derecho”.

Por su parte, el Jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Córdoba, Juan Carretero Lucena, destacó como“estas jornadas suponen un salto cualitativo en la labor preventiva que ya realizan tanto Guardia Civil como Policía Nacional y Local, puesto que aúnan la perspectiva científica y el afán investigador que tanto necesitamos en el trabajo de campo”.

España se sitúa en niveles bajos de criminalidad extrema

Dentro de las intervenciones de las I Jornadas de Prevención de la Violencia, Manuel Eisner, catedrático de Criminología en la Universidad de Cambridge y director del Violence Research Centre de dicha universidad ha presentado la situación de España. Actualmente, el país se sitúa en los bajos niveles de criminalidad extrema aunque ha indicado que es reseñable que  casi un 50% de niños y adolescentes sufra o haya sufrido algún tipo de violencia, ya sea acoso, bullying o violencia sexual, entre otras. Eisner ha presentado el estudio Effective violence protection, consistente en una colección de evidencias científicas internacionales exitosas en la prevención de la violencia

Siguiendo esta línea, el catedrático de criminología ha lanzado la idea de que Córdoba podría ser una ciudad pionera en la prevención de violencia contra los niños, mediante su adhesión e implementación de la estrategia de Inspire impulsada por UNICEF, a la que se están adhiriendo ciudades de distintos continentes.

Junto a Eisner también ha destacado la presencia del Capitán de la Sección de Análisis de Comportamiento Delictivo (SACD) de la Jefatura de Policía Judicial de la Guardia Civil, José Manuel Quintana Touza, quien ha explicado a los asistentes cómo utilizan los perfiles criminales para ayudar en la investigación de casos concretos. Quintana ha anotado que la SACD de la Guardia Civil atiende los casos más graves contra las víctimas especialmente vulnerables, aplicando metodología científica para minimizar los daños emocionales a la víctima y ser más eficaces en la investigación y esclarecimiento del delito.

Para concluir las jornadas el jefe de Operaciones en la Comandancia de la Guardia Civil de Córdoba, el comandante Emilio Muñoz Arcos, y la profesora titular de Psicología de la Universidad de Córdoba, Izabela Zychm, han hecho un llamamiento a incorporar las capacidades de la ciencia a la investigación policial, subrayando que “esta jornada ha sido un paso muy importante y hay mucho por hacer con una perspectiva global y multidisciplinar (científica, social, policial…) para prevenir la violencia”.


Compartir