Inclusión a través del deporte: la cara desconocida de Erasmus+

Inclusión a través del deporte: la cara desconocida de Erasmus+


¿Qué hacen unos jóvenes de España, Lituania, Estonia, Macedonia, Hungría, Austria y Portugal juntos en un pueblo de Lituania? Esos jóvenes se reunieron durante la primera semana de mayo de este año con motivo del intercambio juvenil “Kick off for social inclusion 2” en Gratiškės, una localidad de Lituania situada 30km al oeste de Vilna, la capital del país báltico. Allí, trataron el tema de la inclusión de los más desfavorecidos a través de la herramienta que supone el deporte.

Durante los días que duró este intercambio juvenil (o youth exchange), los jóvenes de entre 17-29 años realizaron actividades diversas enfocadas a comprender quién, cómo y porqué es excluido de la sociedad y cómo aprender a incluir a esas personas a través del deporte. Participaron tanto en sesiones más prácticas con juegos y actividades físicas como en sesiones más teóricas, debates, reflexiones en grupo…

Además de las actividades en grupo de los participantes del intercambio, también interactuaron con estudiantes locales de la localidad de Varėna (al sur del país), donde todos tuvieron la oportunidad de conocerse, charlar, compartir experiencias y, por supuesto, incluir a todo el mundo a través del deporte, concretamente jugando a baloncesto, voleibol y fútbol.

Fueron varios días de sesiones de deporte entre los participantes internacionales y los estudiantes lituanos donde compartieron vestuario, cancha y balón; para culminar con el campeonato de la inclusión al final de semana, donde se enfrentaron equipos mixtos en las disciplinas nombradas anteriormente. Los equipos contaban con jugadores de ambos sexos y varias nacionalidades.

Se seleccionó esta localidad y a sus estudiantes por las escasas oportunidades que tienen los mismos de conocer y relacionarse con personas de otros países y culturas y poder así hacer un intercambio más amplio, abrir la mente de todos los que quisieron participar, enriquecer la experiencia, etc.

La semana pasó muy rápido para todos, pero será difícil que olviden esos buenos días de deporte, buen tiempo, buena compañía, naturaleza, baños en el lago, sabores diferentes, culturas diferentes… Pero un idioma común: el inglés. Unos objetivos comunes: inclusión, experimentar, compartir, conocer. Una herramienta común: Erasmus+.

Eso es lo que promueve e implementa la ‘educación no formal’ del conocido programa Erasmus+: espíritu europeo, valores, integración, cooperación internacional… Aunque esta vertiente no sea la más extendida entre la población, los intercambios juveniles y los cursos de formación llevan celebrándose durante muchos años a lo largo y ancho de Europa (y fuera de Europa) en proyectos de entre 5 y 21 días, así como los proyectos de Servicio de Voluntariado Europeo.

Si te parece una buena idea y quieres formar parte de Erasmus+, puedes encontrar más información en la web de intercambios juveniles europeos.

Por Carlos Porras, estudiante malagueño que ha realizado una intercambio con el programa Eramus+;


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *