Javier Ramos: “Quiero que la URJC llegué al 10”

Javier Ramos: “Quiero que la URJC llegué al 10”

0


En una agenda muy apretada, Javier Ramos hace un hueco a Aula Magna para una entrevista en el campus de Móstoles. Llega a la cita, a las ocho de la tarde, en moto, una de sus pasiones. La otra es el running, definiéndose como “amante de la media maratón. La distancia que más disfruto. Este año estoy apuntando para la de Madrid (el mes de abril), pero creo que va a ser difícil llegar en buenas condiciones. Desde enero solo he podido salir a correr en tres o cuatro ocasiones”. Son las consecuencias de una campaña agotadora, en la que Rosa Berganza, su rival en las elecciones del día 15, le acusa de no hablar sobre los presuntos temas de plagio o que la suya es una candidatura oficialista. “Al revés, no tengo ningún problema en hacerlo”, sentencia el catedrático en Telecomunicaciones. Javier Ramos aclara en Aula Magna todos estos asuntos y avanza el proyecto de Universidad que quiere si sale elegido rector.

“Si ahora mismo estamos en el 9, mi objetivo es llegar al 10”, expone ante un reto que afronta como una “oportunidad única en la vida. Pienso en positivo, como está siendo todo el desarrollo de mi campaña. Y es que ser rector de una universidad, y más de una universidad como la nuestra, no pasa todos los días”. Su compromiso es “servir a la institución, potenciando todo lo bueno que se ha hecho hasta ahora y mejorando lo que no esté funcionado como debería”. En su programa, construido con ideas propias en relación a su experiencia profesional, apuesta por un futuro con mayor investigación, estabilidad para el personal administrativo y facilitar la mejor enseñanza posible a los estudiantes”.

Se le presenta como el candidato oficialista o como dice su rival en las urnas, Rosa Berganza, “el candidato puesto a dedo por el actual rector, Fernando Suárez”. ¿Qué valoración hace sobre esas palabras?

“Las reglas del juego son que cualquier catedrático a tiempo completo en activo se puede presentar, eso está recogido en la Ley Orgánica de las Universidades y en los estatutos de este centro. En esta universidad somos 65 personas las que estamos en esa situación. Simplemente yo soy uno de ellas, al igual que la otra candidata. ¿Si soy oficialista o no? Es cierto que he hablado con mucha gente de la Universidad antes de tomar la decisión. He hablado con todos los decanos y directores, con casi el 80% de todos los departamentos y también con el actual rector. También con los profesores opositores a la gestión del actual rector. Fueron conversaciones que tuve en Navidades y después de hablar con todos tomé la decisión de presentarme porque sentí, y por supuesto las percepciones de uno mismo siempre son subjetivas, que podría representar un consenso dentro de la universidad. Como no podía ser de otro modo, hubo gente que creía lo contrario, pero la unanimidad de las personas con la que había hablado veía que podía ser un buen candidato”

¿Le pidió el rector Fernando Suárez que se presentara?

“En el consejo de gobierno de diciembre yo hablé con el rector de que veía la situación complicada, y que posiblemente hubiera que adelantar elecciones. En diciembre llegamos a la conclusión de que el 12 de enero se convocaban elecciones. En ese momento otros profesores y yo hablamos con el actual rector y vimos que no era bueno que se presentara. ¿Quién lo vio? El propio rector, quien fue el que tomó la decisión, porque él estaba en todo su derecho de poder presentarse. No fue un diálogo entre el rector Fernando Suárez y yo, sino entre Fernando Suárez y otros cien profesores”

Javier Ramos en Aula Magna: "Estoy en contra del plagio"

Javier Ramos en Aula Magna: “Estoy en contra del plagio”

Javier Ramos en Aula Magna: “Estoy en contra del plagio”También se le acusa de no haber sido crítico con los presuntos casos de plagio del rector Fernando Suárez, que no se ha desmarcado. ¿Condena el plagio?

“Por supuesto. Otra cosa muy diferente es que crea que el rector Fernando Suárez y cualquier otro profesor tenga derecho a la presunción de inocencia. No es que yo no me haya desmarcado. Estoy en contra del plagio y de cualquier violación de la propiedad intelectual. Llevo veintisiete años en el mundo de la investigación y sé el esfuerzo y todos los sacrificios que supone tener una producción científica. Pero no soy la persona que tenga que juzgar esos presuntos casos de plagios, sino que serán los mecanismos (ANECA) que tenemos en este país los que decidirán si realmente es así. Dejemos a los expertos en estos asuntos que dictaminen. Si finalmente es un plagio, la Universidad actuará en consecuencia, pero lo que no me parece justo en estos meses es el linchamiento público al que se ha visto sometido el rector Fernando Suárez”

Han aparecido también titulares como ‘intento de soborno’ o que ‘se saltó la ley de incompatibilidades’…

“Respecto a las acusaciones de soborno, mi intención fue la de mediar en una situación muy complicada en la Universidad. Sí, pido disculpas por mi manera de expresarme, que no fue la correcta, pero mi intención fue ayudar a esta institución. Recordemos que unas elecciones a rector acabaron en el Tribunal Constitucional y eso es muy duro. Señalar también que esas grabaciones fueron en una conversación informal y que está grabada y editada. Y sobre el asunto de las incompatibilidades no hay que buscar mucho. Es un acuerdo público con una sociedad limitada británica que se dedicaba a las planificaciones de redes móviles, que es lo que investigo, y llegamos a un contrato mediante el artículo 83 de la Ley Orgánica de universidades, que dice los profesores de universidad podemos hacer trabajos de consultoría y asesoría con empresas privadas siempre y cuando lo hagamos con unas condiciones. Y esas condiciones se dieron. Se firmó un convenio con la Universidad. Todo el dinero que resulta de esa asesoría se pagó a la Universidad; dinero que fue destinado a los estudiantes para su tesis doctoral”

‘Construyendo Universidad’ es el lema de su programa. En el caso de salir elegido rector el próximo día 15, ¿cuál será su primera medida?

“Reducir la carga docente en 60 horas para permitir que los profesores puedan tener mayor productividad científica. A los que ya tienen un alto rendimiento en investigación les ayudará a crecer más y a los que hasta ahora no han tenido la suficiente pondremos todo nuestro apoyo para que puedan investigar. También unido a una mayor línea de internacionalización, no solo del profesorado, sino también del personal administrativo”.

Habla también en su programa de una institución de servicio público. ¿Cuál será su estrategia en este sentido?

“Esto es una institución pública, por lo tanto no tenemos que tener perdidas, pero tampoco beneficios. Mi programa no es crecer en número de alumnos, creo que es una cantidad adecuada la que tenemos si hacemos un diseño macroeconómico de la Comunidad de Madrid. Nuestra línea será invertir todo lo que podamos en mejorar la Universidad”

Hay un punto que preocupa entre el profesorado, y es la situación de los profesores visitantes. ¿Qué ocurrirá con este punto?

“Debemos tener cuidado con las promesas que no se pueden cumplir. Hay profesores visitantes con muchas horas de carga de clase y sueldos más reducidos, pero si uno conoce la ley de universidades el rector no puede convertir a esos profesores en titulares. Simplificando, es a la ANECA a la que tienes que mandar tu currículo profesional y ellos deciden si puede ser profesor titular a través de tu trabajo de docencia e investigación. Lo que sí haremos es apoyar y facilitar a esos profesores visitantes los mecanismos necesarios para que puedan optar a una plaza de titular”

Javier Ramos presenta su programa en ALcorcón

Javier Ramos inicia su campaña en Alcorcón

Otro de los pilares de la Universidad es el personal administrativo. ¿En qué podría mejorar su situación?

“Hay dos fundamentales: promocionarlos y estabilizarlos. En los últimos años, por los recortes, hemos tenido servicios sobre saturados y hay que ayudarlos. Otra cosa que queremos mejorar es que tengan mucha menos carga de trabajo a través del ‘papeleo’. Son muchas las ocasiones en las que hay que hacer excesivo trabajo con papel y queremos informatizar todo eso para que sea más sencillo, además creando una importante medida de sostenibilidad en la Universidad”

De cara a los estudiantes, ¿cuál es su promesa con ellos? 

“Lo fundamental que tienen que pedir el mejor servicio posible, y ese es la mejor formación posible. Medir la calidad de la docencia para mejorar. Hay sistemas de garantías para medirlo, pero lo que tenemos que hacer es mejorar. También seguiremos apostando por la línea de tasas y becas. Esta institución ya tiene becas para los alumnos con menores ingresos familiares, aunque no las tenemos en posgrados y me gustaría poder hacerlo. También fomentaremos la vida universitaria. Creo que apostar por esta línea, que los estudiantes participen en distintos proyectos una vez finalizados sus estudios, no es caro y merece la pena”

La catedrática Rosa Berganza advierte que la Universidad puede llegar a desaparecer si sigue en la línea que ha llevado hasta ahora. ¿Qué opina? ¿Puede ser así?

“No. No tiene ningún sentido. Esto es un organismo público y solo puede desaparecer si los poderes políticos lo deciden así. Pero se me antoja complicado que algún partido político quiere cerrar la segunda universidad que más profesionales forma y los mejores, según varios informes, como el de Everis. De verdad, lo que me ofende un poco de todo esto es que podemos rivalizar de quién es el mejor rector, pero no de la calidad de esta Universidad”

Sobre el autor
Héctor García

Héctor García

Coordinador en Madrid de Aula Magna/ correomadrid@aulamagna.net Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense. He trabajado para medios como Diario Marca, Qué!, Compromiso Empresarial y Discovery Channel.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *