Julio Camacho: “Por encima de la nota, debemos exigir una enseñanza de calidad”


Julio Camacho Cañamón, alumno de cuarto curso de Ingeniería Informática, es el nuevo presidente del Consejo de Estudiantes de la Universidad de Córdoba (CEUCO), tras ser proclamado como tal el pasado 12 de diciembre, fecha en la que estaba prevista la segunda vuelta de las elecciones a la Presidencia de este Consejo, segunda vuelta que finalmente no se celebró por la renuncia formal esa misma jornada del otro candidato, José Antonio Alés, estudiante de cuarto curso de Educación Primaria.

Por ello, y a tenor de los resultados de la primera vuelta celebrada el 3 de diciembre -donde Camacho se impuso a Alés por 16 votos a 12, quedándose por entonces a un voto de alcanzar la mayoría absoluta del Pleno del CEUCO necesaria para ser elegido en primera vuelta-, este estudiante de la Escuela Politécnica Superior de Córdoba es desde hace poco más de un mes el nuevo presidente del CEUCO. Nueva Mesa del CEUCO: de izq. a dcha. Ángel Valverde, Juan Miguel González, Julio Camacho y Marta González.

Una semana después de su proclamación, el día 19, presidía su primer pleno ordinario del CEUCO, en el que se eligieron a los nuevos miembros de la Mesa -órgano rector- de este Consejo, resultando elegidos Marta González de Caldas, estudiante de último curso de las licenciaturas de Veterinaria y de Ciencia y Tecnología de los Alimentos, y anterior tesorera del CEUCO, como vicepresidenta; Juan Miguel González, alumno de segundo curso de Filología Hispánica, como secretario; y Ángel Valverde, de tercero de Medicina, como tesorero.

De igual manera, quedó constituida una de las principales novedades que, en materia de organización, planteó Julio Camacho durante su campaña electoral, la nueva Comisión Permanente del CEUCO, que inicialmente está conformada por 14 estudiantes que han mostrado su motivación e interés por pertenecer a la misma, más los 4 miembros de la Mesa. Esta nueva Comisión o equipo de trabajo ayudará a la Mesa, está abierta a cualquier alumno que quiera colaborar, sea o no representante estudiantil, y tiene un carácter dinámico y rotatorio, “pues sus miembros pertenecerán a la misma siempre que desempeñen al menos una tarea asignada”, explica el nuevo presidente. Todo ello dentro de su filosofía de desarrollar una representación estudiantil “de abajo a arriba”, más horizontal que jerarquizada, como plantea en su programa.

No en vano, Julio Camacho no es ‘novato’ en la materia, pues llega a la Presidencia del CEUCO con un amplio currículum en representación estudiantil, ya que ha sido, entre otros, representante de la Politécnica Superior de Córdoba desde 2009 hasta el inicio de este curso, años en los que ha venido desempeñando varios cargos en diversas etapas, como claustral, tesorero del CEUCO en el curso 2012-2013, representante de la UCO en la Reunión estatal de Estudiantes de Ingenierías Técnicas y Superiores en Informática (RITSI) y en la Coordinadora Andaluza de Representantes de Estudiantes (CARE), y presidente del Consejo estudiantil de la Politécnica de Córdoba en 2012-2013. Pasadas ya las vacaciones navideñas, Julio Camacho conversa con Aula Magna sobre sus principales objetivos al frente del CEUCO.

¿Cómo vivió el reciente proceso electoral y la incertidumbre de los últimos días, donde no estuvo claro hasta el último momento que no era necesaria una segunda vuelta?

Los días de campaña fueron muy intensos, y tras los resultados de la primera vuelta, mi principal temor era que los plenarios no fuesen a votar en segunda vuelta, al entender que quizá ya no era necesario, máxime tras el anuncio de retirada del otro candidato, pues si bien en segunda vuelta basta con alcanzar mayoría simple, es necesario un quórum mínimo de dos tercios del total de los componentes del Pleno, según el Reglamento del CEUCO. En este sentido, y para evitar que este tipo de situaciones se repitan en el futuro, está claro que el Reglamento hay que cambiarlo, pero ahora no es un asunto prioritario.

Una vez configurada la Mesa y la nueva Comisión Permanente, ¿cuáles son sus principales objetivos y medidas que quiere poner en marcha a corto plazo?

A corto plazo, he planteado un total de diez proyectos o áreas de trabajo en el seno de la Comisión Permanente para empezar a trabajar, cada uno de ellos correspondiente a lo que yo llamo macroobjetivos. En concreto, comedores y cafeterías, la creación del nuevo Consejo de Estudiantes de Postgrado, encuestas y calidad, el proyecto Hackathon del Consejo Social de la UCO que se celebrará en febrero, nuevo calendario académico, premios a la calidad docente -que queremos crear para cada titulación en distintas categorías y entregarlos en la apertura del próximo curso-, nueva página y servicios web, renovación del Consejo de Estudiantes de la Facultad de Educación, puesta en marcha del salón social de Rabanales tras ganar la UCO el reto de Ecovidrio, y solidaridad y cohesión. En cada uno de estos proyectos trabajarán los miembros de la Comisión Permanente que lo deseen, mostrando su interés en participar en uno o varios.

¿Por dónde comenzará a trabajarse la mejora de comedores y cafeterías? Julio Camacho posa junto al nuevo comedor habilitado en Rabanales.

Precisamente, la primera propuesta que he conseguido poner en marcha y que comencé a plantear y gestionar en campaña electoral, es el nuevo comedor en el edificio de Secretaría del campus de Rabanales, nuevo espacio en el que se han instalado varios microondas para uso de los estudiantes, y que hemos inaugurado el 7 de enero. A partir de ahora, y en el marco de las actuaciones más prioritarias a llevar a cabo, lo primero que vamos a hacer es revisar las necesidades de comedores que existen, y comprobar los menús de las cafeterías, para lograr que existan menús especiales, o al menos platos específicos, para celíacos, vegetarianos, etc.

En materia de calidad docente defendió en campaña crear un nuevo modelo para las controvertidas encuestas de calidad con la que los alumnos evalúan a sus profesores. ¿Qué cambios planteará?

En primer lugar tenemos que hacer un estudio de las debilidades y fortalezas de las actuales encuestas, que vienen impuestas por la Junta y son comunes a todas las universidades públicas andaluzas, por lo que de momento plantearemos crear otra encuesta ‘paralela’ que pienso que debería evaluar dos parámetros principales: la asignatura y la docencia. Esta idea ya se la hemos trasladado al vicerrector de Planificación Académica y Calidad, Lorenzo Salas, y está dispuesto a trabajar en ella. Así, por ejemplo, a la hora de evaluar la asignatura el objetivo es analizar si los contenidos que se imparten están actualizados y si se imparte con los medios o instrumentos necesarios; mientras que en docencia podemos valorar el método didáctico del profesor, si explica bien, y si aplica o no las directrices del Plan Bolonia.

Desde su experiencia, ¿qué porcentaje de profesorado de la UCO cree que aplica correctamente Bolonia?

Es difícil responder a esta pregunta, pues en este tema no todo es ni blanco ni negro, aunque yo diría que un 15% de los docentes son ‘profesor Bolonia’, entre un 5% y un 10% no, y el resto forman parte de una gran gama de grises que aplican en ocasiones algunas directrices del Plan Bolonia. No obstante, lo que sí es cierto es que cada año se viene registrando entre el profesorado de la UCO un aumento, a nivel general, en la aplicación de los parámetros de calidad de Bolonia.

En materia de calidad, propone gratificar la buena docencia mediante premios, ¿pero qué hacer con los profesores que sistemáticamente obtienen malos resultados en las citadas encuestas?

Los malos docentes tienen que estudiarse caso por caso, y en ocasiones una solución posible puede ser que hagan cursos de didáctica o pedagogía. En este tema, yo creo que hay dos tipos de profesores: los que imparten su docencia mal, y lo saben; y los que lo hacen mal, pero creen que lo hacen bien. Por otro lado, creo que en todos los centros hay malos profesores, aunque no suenan igual en todas las facultades y escuelas. Solemos hablar de casos en la Politécnica de Córdoba, Derecho y Medicina, pero seguro que también hay algunos casos en el resto, aunque no se publicitan tanto.

¿Un profesor con un alto porcentaje de suspensos es necesariamente un mal profesor?

No tiene porqué. También hay malos docentes que aprueban y dan nota muy fácilmente. En este sentido, yo creo que si un profesor tuviera un porcentaje muy alto de aprobados y de buenas notas también sería un problema, lo que ocurre es que en estos casos los estudiantes se callan. Sin embargo, por encima de la nota, lo que debemos exigir es una enseñanza de calidad.

¿Qué se hará desde el CEUCO respecto al nuevo calendario académico para 2015-2016, con cambios ya para este curso, que fue aprobado por el Consejo de Gobierno de la UCO en diciembre y cómo valora el mismo? (El nuevo calendario supone que el inicio del curso se adelanta un par de semanas, al 9 de septiembre, con lo que el primer cuatrimestre termina antes de Navidad y la primera convocatoria ordinaria de exámenes se celebra en enero. El segundo cuatrimestre comienza en febrero hasta el 20 de mayo, con exámenes, también para asignaturas anuales, en junio; mientras que la convocatoria ordinaria de septiembre se adelanta a julio, y la extraordinaria de diciembre se convierte en una convocatoria de recuperación a principios de septiembre, que no suma convocatoria ni requiere nueva matriculación. En este curso, ya habrá exámenes en julio y el ‘nuevo’ septiembre. Por su parte, las convocatorias extraordinarias de enero y abril se mantienen, aunque la de enero sólo para planes en extinción y no grados). Julio Camacho durante su primer pleno ordinario como Presidente del CEUCO.

Realizaremos una campaña de información y difusión centro por centro, donde el vicerrector de Planificación Académica y Calidad, Lorenzo Salas, y yo explicaremos el nuevo calendario a los consejos de estudiantes y a los equipos decanales. Para esta campaña ya hemos elaborado un FAQ o listado de preguntas frecuentes, que ha sido revisado y completado por los distintos consejos y por el vicerrector Lorenzo Salas. Respecto al calendario aprobado, me gusta, pero la propuesta que llevábamos los estudiantes al Consejo de Gobierno hubiera sido mejor, ya que planteamos que en febrero también hubiera una convocatoria de recuperación de asignaturas del primer cuatrimestre, y hasta mediados de julio recuperación del segundo cuatrimestre. Máxime cuando todo el mundo parecía estar de acuerdo con nuestra propuesta, profesores y estudiantes, pero finalmente no se aceptó, aunque el equipo de Gobierno se comprometió a estudiarla para el siguiente curso en función de cómo vaya este calendario.

Otro de sus macroobjetivos habla de solidaridad y cohesión.

El objetivo es organizar y participar en todo tipo de acciones solidarias, y contribuir a una mayor cohesión entre los alumnos y unión entre los consejos estudiantiles, mediante, por ejemplo, la organización de convivencias, talleres de trabajo, exposiciones, etc. En materia de solidaridad, vamos a visitar comedores sociales, y colaborar con la propia área de Cooperación y Solidaridad de la UCO y con la Unidad de Deporte Universitario en iniciativas de este tipo.

En su programa habla de “mantener al margen cualquier afinidad política o sindical de representantes y sus funciones derivadas de su cargo”. ¿Cree que la vinculación de anteriores presidentes del CEUCO a determinados partidos políticos generó problemas?

Más que problemas, esta situación pudo provocar molestias o reticencias entre los que pertenecían a otro ‘bando’ o partido político. Personalmente, yo ni me he metido ni tengo intención de meterme en política, aunque pienso que anteriores presidentes del CEUCO no han mezclado o ‘llevado’ su vinculación con determinado partido político al debate y al seno de la representación estudiantil. Actualmente, no veo que haya una vinculación clara en CEUCO y entre el resto de consejos de estudiantes con partidos políticos, independientemente de la opinión o ideología que pueda tener cualquier estudiante.

En materia de formación, aboga por dotar a los consejos de estudiantes de un material mínimo necesario, lo que nos lleva a la financiación de estos consejos y del propio CEUCO. ¿Qué novedades hay en este punto?

A partir de este año, y para garantizar que a todos los consejos les llega su 10% anual del presupuesto de la dirección de cada centro como está establecido, la UCO va a habilitar una unidad de gasto específica en la que se ingresará este 10%, que cada consejo deberá ir justificando. Respecto a CEUCO, no hay una partida fija anual, lo que no quiere decir que no tengamos límite, ya que nuestros gastos deben entrar dentro de lo razonable, en el marco de la financiación habitual de los últimos años, unos 2.000 ó 3.000 euros anuales.

También plantea que actividades de vida universitaria y representación tengan reconocimiento de créditos. ¿Qué tipo de actividades y en qué volumen?

En este apartado ya hemos conseguido que se modifique el Reglamento de Régimen Académico, de tal manera que los representantes estudiantiles podrán acogerse a partir del próximo curso a la posibilidad de matrícula a tiempo parcial, siendo la actividad de representación un motivo justificado para poder matricularse de la mitad de las asignaturas, como ocurría hasta ahora por motivos de trabajo o enfermedad, por ejemplo. Respecto a los créditos, se trata de que se reconozcan labores como organización de congresos, preparación de documentación, participación activa en foros, etc; actividades que llevan emparejadas una serie de competencias, que certificaría el Vicerrectorado de Postgrado y Formación Continua, y por las que planteamos que se podrían reconocer 6 créditos al año como máximo.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *